Páginas vistas en total

sábado, 30 de enero de 2016

Inicial


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.259-


                                                                                              Aurora Venturini


Poetisa, cuentista, traductora y ensayista argentina, nacida en La Plata en 1922 y fallecida en noviembre de 2015. Se graduó en Filosofía y Ciencias de la Educación en la Universidad Nac. de La Plata, conoció a Eva Perón de quien fue amiga íntima y con quien trabajó. En 1948 recibió de manos de Jorge Luis Borges el Premio Iniciación por su libro "El solitario". Estudió Psicología en la Universidad de París, ciudad donde vivió 25 años y trabó amistad con Albert Camus, Jean-Paul Sartre, Eugéne Ionesco y otros. Por sus traducciones de autores como Rimbaud, Ducasse y Lautréamont  recibió la condecoración de la Cruz de Hierro otorgada por el gobierno francés.



                                                                                  "Yo todo lo miro con brazos quietos
                                                                                   y piernas de barro. Barro seco, inmóvil.
                                                                                   Porque es verdad:  me abaza la fatiga.
                                                                                   Me abraza y yo no la hecho afuera"





POEMA INICIAL

Con este cielo diáfano, parece
que el corazón se hubiera levantado
desde el húmedo lecho del otoño
hasta la cabellera de algún árbol.

Un quieto ruiseñor amanecido,
abrió las alas y partió su canto
y compartió una flor, con una abeja,
debajo de la copa del espacio.

Yo siento que en mi pecho
ahora, el corazón acobardado,
quiere hablar a la hierba, entre las lilas,
con una leve ondulación de pájaro.

Como un muchacho triste,
corazón de recuadro.
Corazón escolar
que alguien, muy terco, dibujó en un árbol.-


TRANSMIGRACIÓN

Sé que vendrá la noche de mi muerte
entre una doble floración de lilas,
con balido de oveja, con cencerro,
con olor a naranja mandarina.

Mi alma por los campos
será otoño de fiesta
y desde el agua inquieta de la infancia
volveré como quiera.

Y seré lo que quise ser, un árbol,
una leve mariposa leve,
el corazón helado de la lluvia
y el surco en que se vierte.

Y seré lo que quise ser, un río,
un mapa, un perro. Noche de mi muerte
vendrá muy sola por el campo solo,
callada y bellamente.-


EL ROJO

Si muerto el labio, no murió el acento,
adónde el rojo irá, ya desprendido?
Al rosal florecido,
a la amapola que nació del viento.

Irá la muerte con andar de cirio
de rojos corazones enhebrados
por tantos labios que hubo desangrados,
tiñendo la alta plantación del lirio?

O nutre, allá, su entraña,
para vivir la vida que no espera
con lumbre verdadera,
cuando los vidrios del amor empaña.-


GALEÓN PINTADO

Sobre mares pintados van a caer gaviotas
y las ondas errantes transparentan naufragios.
En el alma del agua duerme el gris de las cosas
que lábiles fugaron del universo alto.

Alas como plumas, picos, marineras canciones
de pájaros que fueron piratas como hombres
transcurren raudamente y al fatigarse ponen
ancla en los arenales, raíces en las orbes.

En resaca de orillas grises como la pluma
duendes del fondo juntan una por una astillas,
reconstruyen galones que flotan en las brumas
y galones avaros de la costa fenicia.

Sidón y Tiro vuelven a la resaca azul,
las viejas factorías desenrrollan sus telas
y el ancho mar se tiñe como un
cartaginés de múrez purpúreo de acuarela.

Grande melancolía de los puertos empieza,
lampos de fuego arrojan desde proa fantástica
y los trirremes hunden a los galeones, sea
en las batallas phoenix o en las batallas áticas.

Y uno que está pensando que ha perdido la vida,
que ha perdido la luna que era suya en la infancia,
sube a la nave fiera que el mascarón deriva
en los estriberones ilusos de la página.-


                                                                                          Aurora Venturini




Imágenes: Pinturas del argentino Héctor Basaldua




quiquedelucio@gmail.com

viernes, 29 de enero de 2016

El grito del viento


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1.258-
               

                                                                                              Estefania Almonacid

Poeta y narradora de Colombia, nacida en Bogotá en 1991. Estudiante de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad Minuto de Dios. Es además fotógrafa y amante de la danza. Ha publicado sus poemas en el libro: "Piedras en el Trópico", en memorias de encuentros literarios de la Universidad del Norte y en la antología  del XVI Encuentro Internacional de Poetas en Zamora (2012), México. Ha publicado crónicas en el periódico Nuevo Milenio y reseñas en la comunidad de escritores y lectores de bibliotecas públicas, entre otros.


                                                                                      "Porque a un pez como yo
                                                                                       le toca vivir con el agua
                                                                                       hasta el cuello. De malas
                                                                                       como la piraña mueca"







EL GRITO DEL VIENTO

¿Cuántas veces
nos engañamos
con el cariño de los escombros?

Dime

¿A qué edad nos hicimos alientes
y rasgamos la última oportunidad?

Dime

¿En dónde vengamos
los recuerdos que repudiaron la esperanza?

Si quieres callar
comprendo.

En nuestras bocas hay sapos rojos,
dormimos en camas de piedras,
amamos con los sentidos usados.

Las paredes se están matando,
bastones que se quiebran,
se miran fijo.
Nos esfumamos para siempre.-


BESOS TEJIDOS

Las calles se envejecían
dentro de las lámparas de los siglos.
Era una mujer de charlestón de seda
la depresión cantaba blues
con los zapatos empolvados
y una sonrisa por dólar.
Andabas por el aire entre periódicos
que empapelaban la fábrica,
te vi por la terraza
encendí la lluvia para que bajaras
en una pirueta de naranja,
       y desde allí sonara el tocadiscos
que recuerdan
a los besos tejidos
la calma en tiempos de guerra.-


OLOR A LUNA

Dicen
que en la luna
habita una mujer
que renunció a los placeres
de la tierra:
Odiar, ambicionar,
temer y envidiar.

Ahora cultiva en cada cráter
su femineidad olor a canela,
sándalo, miel y frutas silvestres.

Dicen
los viajeros
que una mirada de ella
es sabiduría cautiva,
explotando en el alma
de cada uno de ellos.
Haciéndoles volver
a la tierra y regresar a la luna
para ofrecerles
las maravillas del arte.

Dicen
los meteoritos
que cuando duerme,
las luciérnagas
se posan en ella
le acarician los sueños
se van deseando volver.

Dicen
que es una sinfonía escondida,
una palabra exiliada,
una pintura admirada,
dicen también,
que es arte
en forma de mujer.-


INSTANTES DE OLVIDO

Cuando la tristeza
corrompe mi sueño
le doy unos cuantos
golpes al corazón,
no sigue asesinando.
Pero al final
nos enfrentamos
y mi sueño se transforma
en sentencia a muerte.

Dándole la espalda
a ese espacio frío de la cama,
me reclaman los anhelos
por estar orbitando
en los pliegues de tu cuerpo,
en la sabiduría
de tus versos,
en los que callas al mirar.

Las paredes
son las que sufren
por mi discapacitado sentimiento,
humedecidas
empiezan a lastimarse:
Las voces con el eco de
nuestras promesas
me condenan a una eternidad
de instantes olvidados.

Pero aun así,
no iré por ti
porque soñarte
fue dividirme en tiempos perdidos.-


SOLEDAD

En la intimidad no estoy sola
tengo miles de demonios en mi cabeza
que susurran la resistencia del enemigo:
El amor.

No estoy sola,tengo unos cuantos rebeldes
que desean lanzarse a mi abismo despiadado.
Ellos son los solos,
acompañantes
de una musa vagabunda y fiel noctámbula
de las caricias rebuscadas en una juventud carnívora.

Falta de alas ausencia del viento,
asfixiada naturaleza del placer,
se lo dejaré todo a los ecologistas,
ellos harán con mi piel materia prima
entre tus hojas y mi sabia.-



                                                                                                  Estefania Almonacid



Imágenes: Pinturas de la artiste de Estados Unidos, Colette Calascione.






 quiquedelucio@gmail.com

jueves, 28 de enero de 2016

Una y mil veces

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1,257-


                                                                                             Marcela Predieri

Poeta y narradora argentina, nacida en Buenos Aires el 9 de junio de 1960. Entre 1989 y 2007 publicó los poemarios: "Sangre de amarras", "Invierta un hijo", "La pancarta", "Los andamiajes del miedo", "Ébano", etc. Su quehacer literario fue incluido en antologías de poesía, poemas ilustrados, cuentos y relatos infantiles.. Desde 2006 coordina libros colectivos de cuentos y poemas, tal como lo hizo con la novela "Puzzle", concebida entre once narradores. Dirigió las revistas literarias "La Mazmorra1 y "La avispa" y es colaboradora del diario La Capital de Mar del Plata. Desde el 2000 organiza el Café Cultural "De la palabra"


                                                                                 
                                                                                    "Ella defiende con garras
                                                                                     el derecho a ser parte de su hombre
                                                                                     apenas delgada invisible a su costado
                                                                                     la costilla de Adán que lo sostiene"





  1. UNA Y MIL VECES
Juré no volver a escribir
y acá estoy
encadenada a un círculo de ébano

Un poema para quién
       o para qué
si una vez más
me amortajo a la blancura

Rea de tu red
       me hago antifaz

No quiero sumergirme en otra temporada
ni hacer símbolos de mis ebriedades

Como un barco
       naufrago
            otra vez en mí

y me aburre

tanto.-



TANDEM

No he de quererlo
pero es inevitable como la sombra esclava a los tobillos

No estoy segura de mis brazos
ni es lugar de la razón la boca contra el pecho

pero no encuentro otra manera de quedarme
si no es bajo tu asombro
que me envuelve de lámparas y miedo

Ya no estamos juntos
pero igual amanece
a pesar de nosotros
a pesar de los bostezos y las tazas vacías de café

Habrá que demorarse en el tacto imperceptible
quebrarle las piernas a las horas
para que se queden
para que no ocupen el lugar de nuestros cuerpos

"Porque hay dos historias"
una nos demora y otra nos arranca
de la feroz realidad de baldosas
Ser dos rutinas que se besan
sin encontrarse jamás
sin haber sido nunca

Por eso barro lágrimas de los rincones del cansancio
Sé que hay una capaz de mi nombre y la estocada

Estoy segura a una milla de la dársena más oscura del puerto
precisa como una luz de banda
desgarrada en su mitad
abierta a las leguas de las olas

Estoy iluminada por faros invisibles
a espalda de tu nombre marinero
de la obscenidad de los portazos
y la desnudez que el viento nos reclama

Recorramos entonces los bares de muelle
bebamos vodka y miseria
Podemos renguear y seguir vivos
como viejos amantes
ante el temblor de cicatrices jamás besadas

Porque la espera marcha hacia el costado
tibio de los relojes
como siempre
antes de dormir desnudos
usando el monólogo del sueño se encabrita
y las curvas de la noche nos entrelazan.

No me siento sola
El cielo está sangre de mis dedos
aguachea

pero sabe de mí

Por eso aguardo
paciente
a que haga un dosel con todos mis reparos
y lo derribe por fin
como a cualquier invierno.-



DUERME MI BOCA

Ciega del oficio de increpar a Dios
pongo mis manos dóciles sobre todas las cabezas
y me hinco ante Su Nombre

Mi alma se hace tarde
pero no soy yo
herida
sino sus uñas las que tienen el nombre de mi grupa

Es que veo en la Custodia el azote de sus ojos
es él quien se encumbra
-tan niño que da pena-
con su cáliz vencido ante mi embriaguez

Por eso mi arrogancia se reclina
pujo otra plegaria
-tal vez un pésame
que no llega a consumarse-

Hoy
es el bautismo de la culpa
Mi madre está pariéndome
pero no creo que haya agua
que me devuelva a la inocencia

Sobre ella cabalgo
como un eterno domingo
sin fiesta de guardar.-


RUTINA

Los puños se clavan a las sábanas
la boca mordida
su queja apenas diente

Él sabe amarla
muda
ella no sabe

Ella enciende la luz frente al espejo
Para salvarse
se pinta los ojos
masturba su imagen
Y por fin se abre
todo rouge y sangre
en una sola mueca

Ellos se aman así
en silencio de noche
a pura lágrima.-



                                                                                             Marcela Predieri


Imágenes: Pinturas de Gabriela Munter.



quiquedelucio@gmail.com

miércoles, 27 de enero de 2016

Despedida

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.256-


TRES POETISAS ACTUALES DE ECUADOR


Mariella Toranzos: Poeta de Ecuador, nacida en Guayaquil en 1988.

Renata Artieda Centurión: Poeta de Ecuador, nacida en Guayaquil en 1985.

Delaura Paz: Poeta de Ecuador, nacida en Guayaquil en 1972.




                                                                       "Hace días que rehuyo al silencio,
                                                                         que desdigo mis pasos, que escapo
                                                                         que corro colérica y ofuscada por las calles
                                                                         grises de este infierno de cláxones"








DESPEDIDA

Durante el mes que te tomó dejarme
llené el tanque de gas con treinta y tres dólares
y treinta y tres centavos.
Te dije que era un regalo porque era
tu número favorito.

Organicé nuestras cosas.
"Amor, acá están los sweaters",
"Acá está tu cepillo".
Como si al llamar las cosas "nuestras"
me pudiera incluir en lo que tú llamabas "casa".

Le compré flores a un vagabundo.
Quería traértelas, marchitas y feas,
para demostrarte que  podía devolverles
la vida.

Hay una cicatriz con la forma de tus dedos
justo sobre mi seno izquierdo,
que quedó como resquicio de todas las noches
que me sostuviste
como solo se sostiene algo
que se resbala.

Ahora hay seis provincias entre nosotros,
entre la última vez que nos besamos y hoy
guardadas como flores marchitas
al interior de un libro.
A veces aún te siento como un ruido
atascado en  mi garganta.-



                                                                                      Mariella Toranzos


***************************************



EL HUMANO - LA RATA


Va sangrando por la nariz la paternidad
el universo que no tuvo de niño
y el camino que le ofrenda la vida.
Su cuerpo es un hilo sangrando
por el laberinto que le dejó la ausencia
hasta esconderse entre un montón de cajas
y debajo de su cama,
ya lleva un hueco con costras en el cuello
los dientes podridos,
escuálido
con los huesos brotándole de la piel.
Me mira como si aún conserva infancia.

No sé qué clase de nudo lleva.

Él convertido en rata dentro de un mundo humano
entre gente que busca salvarlo
entre gente que ya lo ama con pena
entre gente envuelta en el espesor del drama
de un muerto huesudo
donde su voz sólo es escuchada para observar
si se le quiebra la quijada,
para odiarlo.

Llegan los cumpleaños
imagino regalando objetos desde la nostalgia
desde el secreto que uno supone ser
desde la nostalgia que se pelea por mantener
sólo porque el dolor te hace seguir vivo
sufriendo se vive sintiendo pena de sí.

-Ya se me agotaron las razones para estar viva
pero la muerte no es tan natural,

no es tan liberadora como nos dicen de niños-

-La locura es así- te sostiene-
logra hacerme fingir que nada me ha roto-

Pero la vida se entrega,
no hago lo suficiente estando simplemente muerta.
Se espera algo más y nunca llega.-


                                                                       Renata Artieda Centurión


*****************************



AFTER PARTY

Rompí el vaso de la última gota
que derramó el vaso
Lo siento
      Vaso nuevo
Lo siento
       era tu preferido
(también me gustaba pero me dio rabia.)

Me perdí en dos segundos y me desconecté
Close session
Close Account
I hate this service !

Ya no creo
Ya no creo
Ya no creo
A M O R no se escribe con letras
no hace dieta
Come
no engorda
Corre !

No más pesadillas
tengo una resbaladilla por compartir
dentro de un auto deportivo para 2
No chicken !
I'm vegetarian.-


YA NADA ES IGUAL

Tus palabras -el filo - el papel - hicieron sangrar las flores -
tapiz - pared se despega de. Una habitación vacía.
Nadie - real - Tú y yo - respiramos.

La moda vs. La moda se desactualiza dentro del invernadero
y te veo a través del cristal sin poderte tocar.
No recuerdo quién era cuando comía caramelos
y me ruborizaba las mejillas para el panal
que me daba empacho y me hacía llorar.

Extraño tus brazos apretándome para que no vaya a desaperecer,
extraño la timidez de tu cuello y el nacimiento de tu pelo,
extraño tu voz juntándose con la mía,
los besos que me doy cuando te beso, las noches de furor,
Extraño.

El limbo se tragó las sombras.
Estaba escrito: esperar que amanezca despejado cuando
el vacío salte de lugar.-



                                                                                           Delaura Paz




Imágenes: Pinturas de Eugene de Blas (Austria)






quiquedelucio@gmail.com

martes, 26 de enero de 2016

Con mi permiso


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.

Publicación N° 1.255-


                                                                                                Sara  Zapata

Poeta de España, nacida en Madrid en 1977. Es maestra en Educación Primaria. Ha participado en diversas revistas literarias así como en recitales poéticos por su ciudad. ¨Palabras para salvarse" es su primer poemario.


                                                                         "Nada, no sabemos nada y pese a esa nada
                                                                           somos capaces de vivir como si nada.
                                                                           Vivir cada día
                                                                          como si lo supiéramos todo"



 

CON MI PERMISO

Me permito vivir como quiera
porque esto, la vida,
es lo único realmente mío.
Me permito por tanto
tropezar las veces que sea necesario
y también vaguear,
tumbarme al sol y dejar que pase el tiempo
sin que nada pase.
Me permito también
adelgazar y engordar a mi antojo
puesto que este cuerpo es mío
y darle placer sin reproches.
Me permito amar y que me amen
sin ridículos límites
que endulcoran al amor
e intentar
aceptar el fin con valentía
sin miserables reproches,
pero si llegado el momento
me falla la entereza,
me permito convertirme en escarabajo
durante un tiempo determinado.
Me permito cambiar de opinión
sin sentirme culpable
ya que nada es estático.
Me permito además,
permanecer en la confusión del ser
en la intriga de las sombras
en esta interrogación constante.
Me lo permito
porque ya me cansé,
de apuñalarme a cada instante.-


PUESTOS A ELEGIR

Puestos a elegir elijo:
El mar embravecido
tu lunar de la espalda
la sonrisa de Jimena
el abrazo de mi padre.
Puestos a elegir elijo:
cañas en el Mercado de San Fernando
a cena en el Ritz
tus poemas a Neruda
Lope o Góngora
vez por enésima vez una de Billy Wilder
a la última de Ridley Scott
diez días de verano al invierno de Madrid
volver a ver a mi abuelo
preparar sus migas al Cuponazo
al asiento de atrás del Corsa
a una suite francesa.
Pero todos mis elijo cambiaría.
Cambiaría mis pequeñas batallas cotidianas por una mayor,
por ver a Lorca escribir en su patio de Granada
por no ver a Machado pisar Colliure
por ver a Hernández acercarse a una cuna con un saco
lleno de panes, queso y jamón del bueno,
por no ver a Alberti a bordo del "Mendoza".
Cedería mis elijo
por ver bailar juntas a las trece rosas
por no contar los muertos
por ver a los maestros en sus escuelas
por ver desterrado al que vino de África
en un remoto rincón de Groenlandia
por ver vacíos los Pirineos y no escuchar La Pirenaica.
Mis elijo daría
por haber ganado esa Guerra
por sentir la vida,
la libertad.-


AUSENCIAS

He recorrido años, otras ciudades,
he sentido el vértigo de varios precipicios,
anduve otras tierras, soñé otras lunas.
He vivido sin ti todo este tiempo
otros llenaron de besos y palabras
mi alacena,
a otros amé, olvidé,
me amaron, olvidaron
ya sabes como es esto...

Y pese a todo, pese a este reloj
que avanza por segundos que son años,
siempre hubo un momento
en aquella terraza en Nápoles,
en algún paseo frente al mar,
en aquel inolvidable concierto
o en un mirar la lluvia tras el cristal,
en el que me acordaba de ti
y te imaginaba allí,
en esos pequeños instantes
en los que nunca estuviste.-


ADVERTENCIA

No quiero promesas,
no se pueden cumplir.
No espero tu todo
ni deshilacharte a poquitos
ni que me mires y mueras
porque yo
te quiero vivo.
No hagas de mí tu centro
no me lleves por bandera
que mi luz no te ciegue
ni mis besos te callen.
Cédeme rincones,
avenidas, portales
pero guárdate lugares
en los que yo no entre.
Prótejete de mí
que tiendo a la expansión
a poblar todo un mundo
para después huir
ante el horror que supone
sólo verse a una misma
cuando dos, se hacen espejo.
Recuérdalo compañero,
yo sólo,
te quiero libre.-



                                                                                               Sara Zapata



Imágenes: Pinturas de Serge Marshennikov  (Rusia, 1971)




quiquedelucio@gmail.com

domingo, 24 de enero de 2016

Balance

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.254-

                                                                                            María Ángeles Lonardi

Poeta y narradora argentina, nacida en Larroque, Provincia de Entre Ríos. Participó en varios encuentros nacionales e internacionales y posee numerosos premios literarios. Fue socia fundadora de la Sociedad Argentina de Escritores en su ciudad. Ha publicado los poemarios:"Amores" y "Entre calamidades y milagros". En noviembre de 2014 el Instituto de Estudios Almerienses, España, publica el libro: "Cuatro poetas" que incluye su libro "El Jardín azul" junto a otros autores. Colabora en las revistas literarias "Agora", Tqplusart", "Revista Sur", "Con Luz y Poesía", "Transparencias", "La Galla ciencia" y otras.


                                                                             "Las calamidades marcan laderas
                                                                               abriéndose tras la fatiga, sin embargo,
                                                                               al escalar la cuesta en cada gesto
                                                                               flota lo elemental"







BALANCE

Qué ha sido hasta aquí
si no, una suerte de intentos vanos
sobre papeles blancos,
manotazos inciertos
         y espigas de miradas cautivas.
Qué ha sido hasta ahora
sino una montaña de ropa azolada de inviernos.
Un montón de recuerdos
sobre el sillón, la cama
          y los huérfanos libros.
Una mancha en la pared que no me abandona.
Una opresión en el estómago
            ceñido por el grito.
Y qué ha sido hasta ahora
sino una suma de intentos
              en perfecto equilibrio...
Un sueño sujeto al cielorraso
y la ilusión aprisionando el mejor destino.
Un puñado de nostalgia
y la pimienta derramada en la mesa de cada día.
Mañana ataviada de luces,
tardes vestidas de durazno romántico
y noches dispuestas en círculos por la memoria.
Un apartar de los hombros
la pesada cruz para seguirte
en busca del sitio donde ocultar
                    esta llama que se extingue...
Muecas clandestinas,
palabras dichas y las no dichas también
...esa aquilatada inseguridad que nos domina.
Y que ha sido hasta ahora,
puertas adentro,
sino el sacrificio de las horas
                       en el umbral de una sonrisa.-



TÓMATE TU TIEMPO

Deja que crezca la hierba donde existe la piedra.

Deja que brille el sol
      sobre los hombres
            y desnude su pequeñez.

Mientras el viento mece las horas
el paisaje reverdece,
         cuando te nombra.

Deja que sea hoy el mejor de los días
que sueñe con el paraíso
que envuelva el hechizo a los incrédulos.
Estamos en el tiempo de existencias fugaces
          y el último cansancio
                            acudirá a nosotros.

Después del gran salto,
todo permanecerá allí, intacto.

Sólo deja que te arrastre una sonrisa,
una hora desheredada y única,
ataviada de eternidad,
           pero tuya.

Tómate tu tiempo
       contempla el jardín
              con mirada de luna que todo ilumina.-



ES NECESARIO

Vuelan libres las palomas en el cielo.
En ese cielo que sueñan mis ojos
       y tantos otros

Las horas en la tierra se estiran
        y el tiempo no cede.
El ayer duerme en las raíces silenciosas
pero el hoy, levanta su voz
           a pesar del dolor en carne viva.

Porque es posible que existas.
Porque es necesario que vivas
      aunque parpadee la memoria.

Es necesario fundar al hombre nuevo
sobre el nefasto desquicio
       que perpetró una condición humana.
Es necesario derribar los muros
       y desdibujar las fronteras.
Y es necesario asirse a quiméricos sueños
que no mueren aunque falte el aliento.

Y es necesario al fin
      dejar que griten libres
          los silencios que duermen dentro.

Es necesario que existas
después de todas las pruebas...
aunque las fechas acoten tu existencia.-


NADA NUEVO BAJO EL SOL

¿Hasta dónde tirarán las cuerdas
que ciñen a los exiliados del paraíso?
Sólo sabemos de idénticas noticias
de cazar, sin ser cazados:
eligiendo con cuidado la presa
de rehusar la salvación,
la manta mística y consolarnos
con plegarias fraccionadas
antes de morir indefensos.

Pero más acá surge tenue
el brillo del mensaje desoído
en los ojos trapecistas de un niño
en la sonrisa que se erige augural
en el pedestal de la esperanza.

Larga la enfermedad no se disipa.
Hoy transitamos juntos
la más feroz agonía
sin éxtasis permitido ni soñado...
hasta que la luz nos enceguezca
y a medias podamos ver la verdad
para volver una y otra vez
a lo que creímos válido,
inventar nuestra esfinge,
persistir en la entrega
y buscar nuestra perdida dignidad
y la discreción
que nos rescata y humaniza.-




                                                                                          María Ángeles Lonardi 



Imágenes: Pinturas de Louis Anquetin  (Francia)





quiquedelucio@gmail.com

sábado, 23 de enero de 2016

Sacrificado


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1.253-

                                                                                                     José Córdova

Poeta  narrador y editor peruano, nacido en Porcón, La Libertad en 1979. Cursó estudios de Arquitectura y Sociología en la Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa. Ha publicado: "Depredación de las ganas" (2002), "Perfil del desencuentro" (2007), "Animal desbocado" (México, 2012), y las compilaciones 17 cuentos peruanos desde Arequipa (2012) y "El árbol onírico", antología poética de Luzgardo Medina Egoavil  (2015). Algunos de sus poemas se encuentran en antologías como: "Rito verbal" (2011), "Me Usa" Breve Antología Arbitraria (Perú-Uruguay, 2012), "Barcos sobre el agua natal"  (2012), "Tea Party II" (Chile, 2013), etc.



                                                                  "Decir que también se mastica la carne del agua
                                                                    por eso el azúcar amarga la miel de mis dedos
                                                                    por eso...por ello...la yel no endulza mi aljibe
                                                                    en esta crecida ciudad de palabras" 








POESÍA

Sacrificado mi pellejo sobre el esqueleto
mi cuerpo se convierte en instrumento castigado

donde la espalda
mejor dicho
ocultando la cara

para reírse o para llorar
un poco doblado o descontento
más mejor,
desgranado y clandestino-o quién lo sabe, ¡nadie lo sabe!-

porque este cuerpo es un enorme vano hacia la muerte
por eso nomás voy a limpiarme los lentes de toda tristeza
y con mi piel apenas asida en mi palma recalada
al rincón de este sistema

voy a puñetearme secas lágrimas de la noche
y me voy a retirar disimuladamente a mi fúndica camisa
este cuerpo humillado
tal/ porque rehusó nacer vegetal
y sostenerse de su propio suelo

si así no hubiese sido
leche verde irrigaría y crearía un cuerpo de secoya
y me vestiría de rugosa corteza
descifrándome en las estaciones como pájaros de fruta
y semillas que
al menos servirían para algo:
y jamás tendría que pelear por mi sustento

por un poco de agua hundiría mis pies
y mejor mi lengua

y extendiendo mis brazos y dedos como miradas
finales de hombre
nomás tomaría en mi estomago verde y mi sangre
legañas de sol para vivir
(lo demás sería fácil)
pero abro los ojos y -este es el resultado-
de que soy medio samsa
inverso
por eso estoy ingresando al píloro
(hasta ahora el camino bajo el pie -y que me abandona-
aun no se detiene)
esta realidad animal que me envuelve
me hace pensar en la manera
más
ordinaria de lograr que te acerques y te quedes a la sombra
de mi ala
y cansado de saber
cuando estuve en lo alto viendo al hombre como hambre
desperté erguido y de polvo
y me encuentro atascado en el yeyuno por la prisa
entonces
hecho tierra me pongo a llorar
golpeando el suelo de por gusto
rasguñando el polvo
sin poder alimenarme de mi clara

y doliéndome el saber que ya no puedo
ni siquiera en mi función testicular
gimiendo por mis manos tan pequeñas
mi felicidad hecha bagazo
de vuelta invisible
voy corriendo atroz hasta mi altura
y que me pierdo

no hallo la palanca o un cuchillo
para darle enseguida la vuelta a mi hambre

el poco excremento se me divorcia
y así como ahora me voy quedando solo
otro sujeto se gesta en mi cara
me he sentado a descansar sobre mis huesos
y le ruego a mi cama esta noche
no sea una tumba
para vivir todavía hasta mañana
y mañana lo mismo
así hasta no ser más
en mí
natural

luego
poder componerle un gran agujero a la máscara
de la noche ¡y gritar!
(de alguna forma morimos
algunos, ni siquiera vivimos...)
enfrentarme otra vez al mismo cuarto
encontrar la tarima aguantando tres cuerpos
muertos
los mismos cartones y oscuras ollas
como costras secas en el piso y la pared
sin contener ni proteger la pus para saciarnos
y mientras los otros van en auto
(y yo voy elegido en tran/vía
a píe/ de página)
nos cierran la sonrisa sin que uno lo autorice
"juran por dios y por los pobres"
y "mío" es de propiedad privada para ellos

me siento en las rodillas de mi muerte
mi cuerpo como un jonás
toma la forma de cuatro paredes que lo contienen
y es otro día...
olvidado que me pongo en una piedra de cuclillas
contemplo este cierzo en mi mano
para ver si es que aparecen algunas partículas
trozos de enlutada caca que me indiquen
puedo sostenerme aún sobre estos huesos
por simple vocación y mérito adquirido
a/ mi espalda es) una cordillera y todos mis nudos
por eso ya no puedo destornillarme las heces
y sentado en la misma piedra y de reojo
bostezo fúnebre entrañas de reloj
entonces medito:-¡hasta cuanto más he comido!-

y me interpreto
ya no puedo erizar de excremento el suelo
y herir este denso aire oscuro que me esfixia
éste es mi alfabeto
mi abecedario insustituible:
a b1 b2 b3 b6 b12 ca d e4 e5 fe fe1 k mg na p
las demás las he comido
y me faltan para escribir un nombre
darle vida a mis tejidos
y volver a construírme sin placenta
vomtando el hueso verde de la manzana

por eso
vamos a cazar con la lengua
cúmulos para comerlos en cocina
cirros de algodón y calorías
o (mejor
dejémosle para la verdura
y después de amaestrarlas
-llenas de saliva-hay que untarlas a estratos cocidos)
nimbos en pastillas para esta fiebre

en este excremento sin
sombra, se me va la vida
si es lo último
-y yo me quedo-
qué he tenido
disforzando tenté presentirme
ver s en este mundo de carne
cabe aún mi esqueleto
solo de mujer y de migaja
sólo acompañado de sus piernas
que deambulan como pluma desde siempre
sobre un pedestal digestivo de melancolía para huesos

aún mi cuerpo en polvo
se arrastra impulsado or el viento
buscando en mi propia posibilidad
una verdadera bola de barro
con un verdadero  gran alfarero:
yo.-




                                                                                                     José Córdova


Imágenes: Pinturas de la artista francesa Gabrielle Munter





quiquedelucio@gmail.com

viernes, 22 de enero de 2016

Alegría


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por elescritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundienda los hacedores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1.252-


DOS MUJERES POETAS DE PORTUGAL


Fernanda de Castro: Poeta y narradora de Portugal, nacida en diciembre de 1900 y fallecida en diciembre de 1994. Escribió poesía, novela, teatro, y una introducción a la botánica. Tradujo  a Rainer María Rilke, Pirandello, Ionesco, Sófocles y Veléry Larbau, entre otros. Sus principales obras poéticas son: "Poesía I y II" (1969), "Urgente" (1989), "Jardim" (1928), "Asa no espaco" (1943), etc.

Inés Leitao:¨Poeta de Portugal, Nacida en Lisboa en julio de 1981. Se graduó en Estudios Anglo-Americanos, de la Facutad de Artes de la Universidad de Lisboa. Publicó su poesía en la revista "Casi" en 2001,y posteriormente en "Hacedoras de Cartas" (2003), colabora en distintos medios gráficos literarios de su país y el extranjero.


                                                                                              "Matamos las saudades.
                                                                                               No las eliminamos, no las borramos
                                                                                               no las tapamos, ni sabemos reducirlas
                                                                                               hasta su inexistencia"






ALEGRÍA

De pasadas tristezas desengaños,
amarguras recogidas en 30 años
de viejas ilusiones,
de pequeñas traiciones
que encontré en mi camino.
De cada injusto mal, de cada espino,
que en mi pecho dejó la mancha oscura

de una nueva amargura...
De cada crueldad,
que el luto desoló a mi mocedad
de cada injusta pena
que un día envenenó y aun envenena
mi alma que fue tranquila y fuerte
de cada muerte
que aun vive
entremezclándose en mi vida
ya perdonada
ya olvidada.
De cada cicatriz
yo pude hacer un día
no dolor, ni tristeza, ni nostalgia,
sino heroica alegría.

Alegría sin causa,
alegría animal,
que ningún mal puede vencer
loco placer de respirar.
La voluptuosidad de sentir
la tierra en flor bajo los pies descalzos.

Placer de abandonar los gestos falsos,
placer de regresar,
de respirar, honestamente
y sin capricho,
como las hierbas y como los bichos
Alegría voluptuosa de tomar frutos
y yo la rosa.

Alegría sutil
de abandonarme al sol como un reptil.
Alegría brutal y primitiva
de estar viva.

Feliz soy feliz,
pero bien agarrada a la raíz
Placer de sentir en esta mano,
la corteza del pan rubio y lozano.
Placer de sentirme ágil y fuerte
y de saber que solo es la muerte
la triste y sin remedio.
Placer de renegar, de destruir
el tedio

ese extraño cilicio
y de darme a la vida entera, como a
un vicio.

Alegría,
Alegría,
alegría de sentirme
cada día más cansada, mas triste y dolorida
pero cada vez mas aferrada a la vida.-


                                                                                   Fernanda de Castro

¨***********************************


EN EL DÍA EN QUE MURIÓ HATERLY

Dejamos de poder decir amor con los dedos
porque todo o que teníamos por tacto
se volvió polvo,
manta vieja,
lista de antiguas alacias
dichas por sucias bocas de viejo cebo
y los dedos dejaron de saber decir.

Dejamos de poder decir amor con los labios
porque amputados,
el rostro fue invadido por un líquido rojo
que alimenta el cuerpo y las abrasa.

Dejamos de poder decir amor con los ojos
porque lo único de nosotros que veía
dejó de ver y
lo que antes era cuerpo ahora es cuadro
lo que antes era luz ahora es hielo
lo que antes era color ahora es dolor.-



DE LA CASA DEL CUERPO

Debía tener el valor de contarte que hoy soy yo.
No eres tú, ni tu cuerpo
en una Lisboa hecha de invierno como nosotros
en aquellos días:hoy es mi cuerpo
lo que llevo aquí dentro
(ha pasado un año)

Intento tener fuerzas para llevar
lo que es mío, para un camino
nuevo que surgirá cuando abra los ojos
-sí, mis ojos se abrirán y nunca más recordaré
abrir los ojos dentro del agua,
el líquido y lo que ella protege

El cuerpo cambiando
meciéndose
creciendo por dentro hasta el día de la aniquilación;
es una señal de la cruz que sale por el gesto del pulgar
naciendo de la frente hasta la mandíbula,
cruzando la cara caliente en señal de perdón.-


DEL DOLOR

Son las saudades las que nos reducen a nosotros
solo nos queda matarlas. Matar. Tomar las armas y matar.
No sabemos aligerarlas, no existe pomada ni comprimido
que nos libre: lo ideal es matar
toda la saudade enseguida,
no permitir que respire,
ni permitir que ella nos toque:
ahogarla o darle con una pala en la cabeza
para que se caiga al suelo deshecha
y desaparezca ya de nuestros ojos.

La saudade empieza en nuestros ojos.-



                                                                                                    Inés Leitao 


Imágenes: Pinturas del español Francisco de Goya




quiquedelucio@gmail.com

jueves, 21 de enero de 2016

Tus pies

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que orgniza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1.251-

                                                                                           Edgar Carrillo Díaz

Poeta y narrador de Ecuador, nacido en Riobamba el 23 de agosto de 1949. Cursó estudios de Medicina en la Universidad Central de Ecuador y en la Universidad autónoma de México D.F.. Reside en Quito. Ha sido docente de la Universidad Católica y fundador docente de la Facultad de Ciencias de la Salud Eugenio Espejo de la UTE. Editor de la revista Enrique Garcés (1994). Obtuvo la Primera Mención del Concurso de Relato de la Alianza Francesa Riobamba (1965) y la Primera Mención en el Concurso de Poesía del Colegio de Médicos de Pichincha en 2002.


                                                                          "Al parecer siempre llegué atrasado
                                                                           a la caleta del tiempo,
                                                                           nunca recalé en su lecho,
                                                                           me quedé dormido en el hielo de afuera"






ME GUSTAN TUS PIES

Me gustan tus pies
desde que, caminando,
caminaron a mi retina
para descifrar tu ineludible anatomía.

Me gustan tus pies
desde los tacones sumergidos en el río
y el vértigo contemplativo
de su transparente vestidura ámbar.

Brotaron como barcos
inmersos en alguna galaxia submarina
y cuando perdieron sus amarras umbilicales,
volcaron en el mundo su esbelto brillo.

De ellos saltó el agua
que galvanizó el relámpago en tu sombra,
trocó tu voz de libélula,
engarzó la inagotable llamarada.

Desde la tersa arena
se empinaron los muslos y los coliphues,
las uvas somnolientas,
el subyugante recorrido del durazno.

Desde esa mina fluida,
subió y bajó la lluvia
que nos acogió para siempre
entre sus hilos invisibles.

Mil dibujos encendidos
prendieron en mi pecho
las huellas seductoras
de su fugaz presencia vespertina.

Entonces la persecución por persuadirlos
de desató en la calle,
se ocultó bajo manteles y mesas,
atravesó atmósferas y climas.

Por fin, cuando míos,
otros pies descalzos
habían llegado por tu sangre
para insertarse en nuestros caminos.

Pero hoy no tengo tus pies,
no tengo canto;
la aurora que los parió
está ensombrecida
y la furiosa tiniebla
que me olfatea,
ondea su repentina resaca.

Hoy no me gustan tus pies
porque se han ido.-


RINCÓN TENDIDO EN EL SILENCIO SUBTERRÁNEO

Tu piel ardiente, calle de fuego,
se tiende, extendida pista;
mis dedos diletantes
se detienen ofuscados,
no se han untado del pulso de tu risa.

Tensa cuerda de placer,
el abandono desmanteló el arpego
y arrugó la partitura
no hay fórmula para despertar tu codicia.

Para emprender con la nueva toccata
comienza por denunciar
el secreto avasallante
que quiere desbordar tu cuerpo,

no temas al encuentro
ni ha esclavizarte con la vida.

¡Voy a buscar tocarte!-


LA GACELA YA ESTÁ CRECIDA

Fue una hora luminosa
cuando le sobrevino al mundo
una ola arrolladora
de purísima savia salvaje.

Con poder no conocido ni adivinado
despertó, con fulgurante prisa,
la semilla que, impertérrita,
patentaría en los siglos su sabor inobjetable.

En una danza lúdica
fue sometido el pulso del tiempo
cuando la luz se aferró a su cuerpo,
cuando le engalanaron los pétalos rosáceos,
cuando en su boca se abrieron las guindas.

Apareció la música que, regocijante
en su canto de pequeña fruta recóndita,
esculpió la versátil tromba
que birló rutas y postigos.

La primavera, en una cita continua,
trasplantó al estío
su acumulada herencia victoriosa
como un infiltrativo cardumen de alegría.

Forzadas por ancestral ímpetu,
las herméticas corolas
dejaron en libertad sus galas
de novísima fruta impositiva;
tomó cuerpo el esbelto trigo
y trastocó en gacela vegetal su vena florecida.-


VIII

Dos mujeres luminosas
me embarcan en una media limusina
para recoger en las calles apelmazadas (del Zócalo),
la música de cada esquina
y la fragancia intacta del aire
que aturde la piel y eriza la memoria.

Mi pie, sobre el adoquín inerte,
demanda las pisadas que dejó al resguardo
del arcón de pedrería azul,
        velador de los siglos;
resucitan los momentos archivados
de aquella tarde tiznada por la lluvia
en la retina dislocada que no miraba
ni pensaba;

mi pie derecho, timorato
es arrastrado inánime a la Plaza Garibaldi,
le pringan las luces amarillas del ocaso
y aturdido fuga por el eje aplanado;
el pie izquierdo, buscón de magias,
          visita la calle Virginia Fábregas 40
se pierde seducido por el "Perfume de Gardenia"
en la magnitud irrefutable de la Sonora Santanera.-



                                                                                        Edgar Carrillo Díaz



Imágenes: Pinturas al pastel de Raluca Vulcan.




quiquedelucio@gmail.com

miércoles, 20 de enero de 2016

La hora del insomne

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1.250-


                                                                                                Osiris Vallejo

Poeta y narrador de República Dominicana, nacido en 1971. Es profesor universitario,tiene una Licenciatura en Ciencias Sociales de City College de Nueva York y una Maestría en Literatura Hispánica de North Carolina State University. Ha publicado los libros "Saint Domingue"(2005), poemario con el que obtuvo el Premio Letras de Ultramar, que otorga el Ministerio de Cultura de la República Dominicana, y "Cicatriz" una colección de cuentos. En el 2014 volvió a recibir el Premio Letras de Ultramar, esta vez en el género cuento, por el libro "Dimensiones en el espejo" .


                                                                                               "Descubro que siempre he estado triste
                                                                                                y que toda la ciudad es una sentencia
                                                                                                me queda un juego de palomas
                                                                                                debe haber algo que no se muera"              







LA HORA DEL INSOMNE

Desprendido del sur, desheredado
por el suelo y la vida que ya no es paraíso,
muerto el tío César, hecha escombros la abuela,
fósil ya la memoria del amigo que es sombra,
dudas, huyes, te pierdes, en ese lago absurdo
de vino que hoy es puerta
que da al mar o al abismo o al llanto
o al desierto innombrable
que es a veces la sala de tu casa.
Ignoras qué espejismos poblarán tu memoria,
o qué fúnebre insecto visitará
el insomnio de tus ojos sin luz.


II

La miras desde el fondo de tu íntimo zaguán
y pronuncias sentencia con la voz que el desierto
convirtió en peregrina:
Toma hija esta mano de huesos de cristal,
petrificado el fuego de tus tres inviernos,
yo no sé quien vendrá a parir los espejos
que reclama la noche.
Sospecho, intuyo, gimo, pero no advierto, no,
ignoro demasiado.
Esa mano hecha huesos
que tiendo como un barco
en el umbral desnudo del día que vendrá,
no es cuerda, no es escape
sino acertijo inútil, signo interrogativo,
párpados fijos, muertos,
que heredé de aquel padre que aunque viva es neblina,
o espuma o espejismo en la penumbra rota
del pantano del mundo.


III

Un ay no es amuleto, no es salida, no es ala,
para escapar del vientre, exiguo, raro, incierto
de este Plutón azul que ayer era y hoy no.
Levantarte y andar como anda todo el mundo,
por la ruta imprecisa que es eterno regreso
y no decir que siempre,
desde el instante roto de ese salto al vacío
de este lago de muertos, cojeas de realidad,
Emerges, naufragas en el cosmos sutil,
imperceptible y ya casi obsoleto
de poetizar la muerte.


IV

Qué acariciable encanto hay en este perfil
de hombre solo y lejano que eres a cada paso,
silente, sigiloso, en puntillas,
dejándote abrazar por hija madre hermano
sin que adviertan siquiera el olor a derrumbe
la nada la hecatombe de ser desorientado
Que no habita la queja, ni el grito, ni el teatro,
pero se sabe insomne, muerto,
mítico, incierto.


V

Y esa casa vacía que a veces aparece
como fantasma hermoso que gravita tu sueño,
No volverá a ser tuya como ya lo es del tiempo
remoto y sin espejos
Todo es y será polvo.
Búhos, águilas, halcones,
pueblan el cielo raso del lúgubre aposento.
¿Es acaso posible el eterno retorno
a la oquedad inmensa y virginal de su sótano?
No es hora de mirar ese final de siglo
ni el remoto existir ni este ahora en tus párpados,
¿Dónde habitar, entonces, qué paredes, qué puerto
abrazar sin el ay?
...y susurra el misterio.-



                                                                                                 Osiris Vallejo


Imágenes: Fotografías digital de artistas de Estados Unidos



quiquedelucio@gmail.com

martes, 19 de enero de 2016

Fantasía


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



Publicación N" 1.249-

                                                                                          Carmen Hernández Rey

Poeta española, nacida en Villafranca de los Barros, Badajoz. Miembro de la Unión Nacional de Escritores Españoles. Ha publicado en la Revista La Oruga Azul, en reiteradas oportunidades. Es autora del poemario: "En la Alborá". Administra una página en Facebook "Mujeres Poetas Universales"



                                                                                  "Escribirán y tocarán con sus clip
                                                                                   cien inventos en ese mundo
                                                                                   donde la vida huele a ceniza
                                                                                   y víctima"







FANTASÍA

Afirmo la catarsis en mis dedos
bajando por mis manos en una
revolución idólatra,
y gentil
-se adaptan-

Eternizándose en mi pelvis
arengadas a resistir en la cúspide
y planicie, las enarbolo
en una nueva fantasía
-sin denuedo-
las escondo sin indiferencias,
manos persistidas, excitadas
en la lúbrica boca
de mi sur.
Pelvis en este compás
de retórica, sin apremios
-Ellas-
danzando al ritmo erótico
de mis arterias,
sustento, sin resolución...

Fantasías que depuran escuchas
ligan,
deseos y apetitos, sin...
estigmas y signos,
manos que depuran
irreverencias,
a solas y habitadas
ellas...
Amonestan monsergas
son...
catarsis
plus
cuán
perfectas.-


SOPORTO

Sin palio una cruz
sin credo a unos creencias
sin dogmas a unos actos de fe.
Soporto el peso de una luz
que huye, porque la oscuridad
es simplemente no ver
ni aspirar a ver.
Soporto el in-calculado estigma
que me otorgas
sin pedir,
como si nunca hubiese habido
más noches sin días
o más días en la que desdecir
a la noche.
Otorgando el indeleble peso
de una hormiga haciendo acopio
de subsistencia
¡Ellas saben! lo que es pasar
hambre y tener recovecos
en sus estómagos.
Todos al final terminan
por no soportar el peso
de una comunión
en la cual sin sangre
ni carne quieren hacerte
aséptica.
Yo...que estoy aprendiendo
a no vivir...y a morir
sin ataúd
porque todo da igual.-



SON IMPRESCINDIBLES

¡Ah! Vale, pensó...
-Ya sé-
quizás es eso,
-la maldita libreta- ella vieja
ella llena de tachones
y manchas, y siempre llena
de tristes recuerdos...
esos poemas de amores
inventados,
llenos de quimeras
con algunas que otras decepciones,
este dolor que no cesa,
los miedos
¡la valentía que te ceden!

¿miedos? Será esto
lo que tanto pesa.

El tren llegó a un punto muerto
ese lugar de descanso.
-Vía muerta-
La maleta miró por el cristal
de aquel vagón,
sin reconocerse en ese espacio
que la contenía.
Calló e intentó escribir
sin saber el nombre
de su nuevo y triste poema.-


EN ESTE MI EQUIPAJE

Una gafas de sol
-para el día-
Una chaqueta de hilo
para cuando refresque
La tarde
Unas zapatillas cómodas
para cuando aprenda a caminar
-sin prisas-





                                                                                             Carmen Hernández Rey





Imágenes: Pinturas del artista danés Vilhem Hammershoi.



quiquedelucio@gmail.com