Páginas vistas en total

lunes, 30 de noviembre de 2015

Palabra

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1.205-


                                                                                       Carlos Rojas González

Poeta, crítico y ensayista de Ecuador, nacido en Guayaquil en 1943. Trabajó para la revista "Época" de Presley Norton como redactor especial. En 1968 se graduó de Licenciado en Literatura, hizo análisis y crítica literaria en "El Universo". En 1974 viajó a Francia donde vivió durante ocho años, hizo un Doctorado en La Sorbona y en la Escuela de Altos Estudios de París. Publicó "Poesía provisional" en Madrid, 1976. Luego escribió en francés "Dialogues et monologues d un étranger" que después tradujo al español. En 1986 escribió el ensayo "Entre semiótica y semiología", en 1998 editó "Un tiempo para decir".


                                                                                    "Las manos juntas
                                                                                     atravesando el tiempo
                                                                                     esperando que caigan las palabras
                                                                                     bajo nuestra conciencia"  







PALABRA QUE TE HABLO DE LA PALABRA

Me instalo
definitivante en la noche
bulbos oscuros revoloteando la memoria
y busco las palabras
adecuadas maneras de conceptuar las cosas
Sobre mi cabeza un cielo de celofán
y sin embargo busco
tráfico con palabras en la noche
quiero entender
decir
saber que aún estoy
porque solo con la palabra me acostumbro
convivo
apehendo
me conformo
me permito presentar ante la vida

Todo era movimiento y nada más que eso
impotente al dolor
apenas divisaba mi presencia en el entorno

Tardes soleadas interminables noches
pero seguían mis huellas aún sin explicarse

Los pies encallecidos las manos llagadas
se transformaron en la forma de mi costumbre

Aún no aprendí a amar
pero en aquella cópula y ese primer grito
me descubrí en parte
miré atrás
ahora mis huellas
me perseguían apresuradamente.-


***

No sé si mañana ya no estemos
Si el canto tempranero no se escuche
Si el cordel donde se dicen cosas sea solo un cordel

Preguntarnos dónde iremos siempre es innecesario
Para qué saber el camino si solo es el camino
Conocer el destino si es solo el destino

Ahora estamos aquí sobre esta cuerda
Amando cantando diciendo cosas.-


***

Sueño que los días transcurren pegados de la mano
solo elijo las manos
extraídas de ese cuadro de sueños
me acarician me excitan
contento sobre esa nube me desplazo
ahora estoy donde siempre quise
más allá de mí mismo

Despierto
los días transcurren lentos
separados
como todo.-

***

Escuchar música siempre es necesario
o todo lo que queda
Ahora estoy con Goyeneche
(abandoné un momento los clásicos para sentirme yo
una aguja en los talones)
una voz de grava me atraviesa
("garganta con arena")
me traslada a espacios desconocidos
o mejor me hace reconocer otros espacios

Acá nadie puede tocarme
Ahora soy yo cabalgando en una melodía
que apenas
reconozco.-


2010

En las puerta del cielo la ciudad se detiene
nadie la invita a entrar
reconocer que esta chatura no es lo único que existe
más allá de este dintel están cielo e infierno
ese verdadero imaginario

Tal vez.-


***

Esto de escribir resulta tarea fácil
te instalas en el aparato que tengas a mano
colocas lo que se te ocurre
(haces pasar cualquier cosa por ideas
acudes al absurdo/la procacidad/ al sexo/
algo de lo social que no tenga sentido
lo dices es algo secundario)
todo esto debe estar en galeras o en prosa
en la primera de bastos lo lees
aplausos el público no entendió o si entendió lo mismo
Más tarde lo publicas
tal vez tampoco alguien lo comprenda
pero no es necesario
aparecerá algún "especializado"
te hará comparaciones con alguien
que se supone "válido"
encontrará los parecidos
te declarará importante
se te pondrá el pecho así de grande
sin saberlo
te convertirás en alguien importante
O parecido.-


FRAGMENTOS DE UN DISCURSO CITADINO

Descubrir
redescubrir la ciudad
ejercicio arqueológico el recuerdo
tarea difícil
en todo un orden que lo impone el desorden

Cómo
si cada día minuto instante
se multiplica evade
se escapa
Imposible encontrar
el antes y el después
detenerla en un pasillo un vals
un aeróbico disco introducido
en el presente
tal vez nunca futuro entre nosotros

Inventarla
otra posibilidad
pero su vivacidad rebasa
clausura la imaginación
Describirla sería quizás el mejor consejo
como quién sabe fue
tal vez sea
quisiéramos que fuese.

En torno al círculo
los culebreros cantan
es la misma canción desde la infancia
Hasta aquí nadie pasa
yo les voy a contar de lejanas tierras recorridas
esta tijera que cortó el ombligo
al arcángel de nombre conocido
solamente cien sucres.-



                                                                                         Carlos Rojas González



Imágenes: Pinturas de André Derain  (Francia, 1880 - 1954)




quiquedelucio@gmail.com

domingo, 29 de noviembre de 2015

Espejos


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



  Publicación N°1.204-                                            


                                                                                                 Enrique Giordano

Poeta, dramaturgo y docente chileno, nacido en Concepción, en 1946. Después de recibir su título de Profesor de Español en la Universidad de Concepción, se estableció en Filadelfia (EE.UU) donde obtuvo su Doctorado en Literatura en la Universidad de Pennsylvania en 1978. Enseñó en el Bernard College y Columbia University. En 1981 recibió el Premio de la ACE de Nueva York al mejor actor hispano por su actuación en "Pasajes del Quijote". Publicó su primer libro de poemas: "El mapa de Amsterdam en 1985, su más reciente poemario es "El silencio de Claudio" (2015).

                 
                                                                         
                                                                               "Tuve que cruzar la mitad del mundo hasta dar
                                                                                con tu ventana
                                                                                soy como el que ves en tus sueños
                                                                                noche tras noche"




ESPEJOS

El espejo configura ángulos al infinito
Anuncia otros espejos
Lo que no cabe en
la infatigable faena de mis pupilas
ya lo puedo imaginar.
me resulta predecible
Será siempre la misma repetición
Escalones que llevan al agotamiento de cada día
Al retorn inevitable hacia el calor
de las sábanas húmedas
poder olvidar por un instante...
Lo veo tdo
No veo nada
O muy poco
Total
¿a quién le importa?
Nací en una época de grandes objetivos
seductoras utopías
bálsamos de esperanza.-


***

Mira hacia el mar
Extiende tu mirada a lo largo de las olas
Quisiera destejer el pasado
Poder comprender
Cúando comenzó aquella travesía
Cierra los ojos
Y se sumerje en mundos más allá de toda distancia
Surgen constelaciones desconocidas
Donde ni el ruido ni el polvo entran
La más variada gama de colores
se entrelazan creando combinaciones inagotables
Viajará con su hijo por rayos de arco iris
Lo llevaré de la mano mostrándole
todo aquello que carece de nombre.-


***

La penumbra se divide en dos pedazos
Ante el grito desgarrado de mi madre
Mi madre ha gritado
Frente a ella
El Otro Claudio
Ese Claudio que todos temen
Reptando frente a ella
Jadeando con dificultad,
Mirándola al interior de los ojos.

Soy lo que han ocultado durante toda su vida
Aquello que quieren no ver
Aquello que prefieren ignorar
Saben que estoy aquí (estamos)
pero simulan no vernos
(A nosotros nadie nos ve)
Sólo así podemos seguir sobreviviendo.-


EL CENTRO DEL OJO

El centro del ojo escupe letras
Letras en cuajos de sangre
Cuajos de sangre
formando frases viscosas.
Sangre ciega
Mariposas carnívoras
Que se apoderan del aire
Letras que
surgen de la tierra para matar
A reducirlo todo a un pequeño sarcófago de palabras
Letras carnívoras que devoran tu respiración
Que te persiguen por cada pliego
de tu pensamiento delirante.-


EL MENDIGO

Mi vida es muy sencilla:
Trabajo en un café

Cada noche es un café distinto

Cuando llega la oscuridad
y se van encendiendo las lámparas
me siento en el rincón más oscuro
en una mesa pequeña donde nadie pueda verme

(pretensión ociosa
A nosotros nadie nos ve:
Heredamos el paciente prodigio
de pasar totalmente desapercibidos)

¿qué hago?

Como ya les dije, lo que hago es muy sencillo
      Escucho
Y puedo asegurarles que yo sé escuchar
Esto al menos nadie me lo podrá negar
Lo escucho todo, hasta los silencios
Retengo todas las palabras que se dijeron
La que nunca pudieron decirse
Y aquellas que se dicen de todas maneras posibles
que una palabra se puede decir
Quizás porque ya he renunciado a entender
        o simplemente
Porque me lo sé ya todo de memoria
No me las doy de omnipotente ni de obicuo

Mi percepción va más
en el rebote del último sonido
entre los vasos y la porcelana

Mi trabajo es muy simple

      Pero hay que saber esperar
Y esto sí confieso que me resulta extenuante
Aunque ya no me importa
      Simplemente me quedo allí
hasta que la última mesa haya quedado vacía
      el últino mantel recogido
y las lámparas apagadas para siempre

Entonces me levanto

      Y comienzo a barrer todas las palabras
que han caído desparramadas por el suelo
Algunas son fuertes y se resisten
otras se desarman en letras sueltas
y hay veces cuando el azar provoca las combinaciones
más insospechadas
Pero ya sé que en el fondo dicen nada
tengo mi conciencia tranquila
cuando el piso lo he dejado limpio como una página en blanco

Pero tampoco crean que soy perfecto
En realidad no lo soy.
A cada palabra que recojo
la cubro con la palma de mis manos entreabiertas
para que no se enfríe y deje de vivir
A veces despierto feliz
sintiéndola a mi lado
O despierto llorando porque ya no está allí
Pero otras,
las más
ya se han deshecho con la humedad de mi piel
y dejan como llagas viscosas en mi cuerpo
Heridas que tardarán en cerrarse
por lo menos todavía

Hasta que a la noche siguiente
vuelva a sentarme en la mesa más oscura
de cualquier otro café

Y haga lo único que sé hacer:
     Escuchar
                   Escuchar en silencio
                                                    Y esperar.-



                                                                                                 Enrique Giordano



Imágenes: Pinturas de Piet Mondrian  (Holanda, 1872 - EE.UU. , 1944)





quiquedelucio@gmail.com                                                  

sábado, 28 de noviembre de 2015

Me gustaría decir

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.203-

                                                                                         Martin Vest

Poeta de Estados Unidos, Vive en Pocatello, Idaho. Ha publicado: "Dark Night of the Sybil" (1998), "Swimming the Eclipse" (2002), "Painting the Dead" (2003), "Ghost in the Bloody Show" (2004), etc. Aquí se pueden leer algunos de sus poemas traducidos al español, cedidos por Gustav Adolfo Chaves .http://cafeverlaine.blogspot.com.es/


                                                                                         "Mientras más lejos voy,
                                                                                          más difícil es volver a cualquier lado.
                                                                                          No hay nadie cerca del mar
                                                                                          esta mañana" 






SOBRE LOS CONEJOS

Me gustaría decir
que no te amé-
pero la verdad
es peor.
Mi conciencia está doblegada
por la rareza y el apetito-
y el amor
sin conciencia
no es otra cosa que Lenny cuando
acaricia un bolsillo de ratones;
implacable
y maravillado,
como si cada minúscula muerte
fuera la primera.

(Del cuaderno La noche oscura de Sibila, 1998)-


EL CANAL DEL CLIMA

Ella cocina apenas para crear
platos lavables
en esa maldita cocina,
traqueteos y estrépitos
desde temprano a la mañana
hasta tarde en la noche.
Va dando pisotadas por la casa
como si fuera Kong,
con lo cual envía una onda sísmica
a través de cada cerveza a medio beber
que hay sobre la mesa.
Ella maldice un nudo
que se ha formado en los hilos de su bordado-
¡Enderezate grandísimo
hi-jue-pu-ta !
deja una gota de sangre
en cada tapete, en cada guante,
en cada cena.
Ella desdobla su más reciente colcha.
La carga estática hace un chasquido
de tormenta a través del suelo-
sábanas eléctricas, las llama mi padre.
Él se cobija en su silla favorita,
sin prestar atención
a los truenos...


ALGO TIENE UN HOMBRE

Algo tiene un hombre
que lee un periódico ardiente
en la mesa del comedor.
Debe estar ciego o, si no,
¿cómo podría seguir leyendo?
Debe tener familia, este hombre,
o si no ¿quién le dirá buenas noches?
¿Cómo sabría él cuando es hora
de apagar el periódico
e irse a dormir?
¿Y qué me dicen de la candela
que empezó todo-
el centro de mesa casero
hecho de cera con aroma a lluvia-
el aguacero centelleante al final de la mecha?
¿Por cuánto tiempo debe practicar una esposa
balancear una nube en la punta de su dedo?
¿Cuán quieta debe estarse ella,
cuán firme?
Algo tiene un hombre,
con sus piernas cruzadas,
un calcetín negro caído
y arrollado sobre su reluciente zapato,
cuando la cara de su reloj
refleja casualmente la llama:
se requiere más que boletines incendiados
para distraerlo a él
de sus noticias.-

(Del libro Pintando a los muertos, 2003)


VIDAS VIVIDAS

Ves una foto de la Aguja Espacial de Seatle
en la parte de atrás de un paquetito de azúcar
y algo en el sonido de espacial y aguja
te recuerda a los Jetsons,
los de las caricaturas de los sábados por la mañana,
comiendo cereal Apple-Jack:
Apple-Jack,
y ahora estás pensando en brandy y en licores
y en cómo tu matrimonio se deshizo
un dia de primavera
cuando tenías veinticinco años.
Pensás en lo hermosa que se hizo tu esposa
después que te dejó-
en cómo entró al bar una noche,
rodeada de nuevos amigos,
de nuevo delgada, devuelta a la juventud
con avispas de orgullo en lugar de ojos,
a sabiendas de que tu dolor
se tejería solo
en cada abril hasta que,
finalmente, confundirías tu sufrimiento
con el brotar de las flores.
Pero de pronto "sufrimiento" te recuerda
al joven Werther
y ahora te vas a la deriva hasta Alemania
lo cual te recuerda a los nazis
lo cual te recuerda a las tropas de asalto
lo cual te recuerda a la Guerra de las Galaxias
lo cual te recuerda a Reagan...
Mudás miel pieles de pensamiento
como trozos de celofán en las colinas
hasta que llega la camarera a llenar tu taza.
"Parece que estuvieras contemplando el universo",
dice ella, sonriendo.
"No", te reís vos. "Es que me espacié un toque".
Ella se va y algo en el espacio
te hace pensar
en un paquetito de azúcar.-


(Del libro El fantasma en el sangriento espectáculo, 2004)



                                                                                                   Martin Vest



Imágenes: Pinturas abstractas de artistas actuales de Estados Unidos.






 quiquedelucio@gmail.com

viernes, 27 de noviembre de 2015

También

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.202-

                                                                                          Ricardo Gilabert

Poeta argentino, nacido en Comodoro Rivadavía en 1948. Algunos de sus libros publicados son: "Ceniza" (1984), "Épica del instante" (1987), "Barroca mente" (1988), "La historia del presente" (1989), "La barca de la sonrisa" (2007), "Obra y gracia" (2008), "Satori For Free" (2009), "El viejo truco de la novedad" (Amanda, 2010), etc. Parte de sus textos han sido traducidos al francés, inglés e italiano. Los poemas aquí presentados pertenecen a "Poemas de También".


                                                                                             "deja nostalgia tras de sí
                                                                                               la tarde
                                                                                               de sí misma
                                                                                               sin pausa"





TAMBIÉN

los limones
      robados
por el viaje amarillo
del fulgor

el gato que pasea
su voluptuosidad
     por la cornisa

la niña florecida
     por la calma
del jardín
de su casa

el perfume habitado
     sin piedad
por una confidencia
que pasa y que se queda
     cuajada
de sagrada indiferencia

la distancia perdida
     por el trino
de un pájaro invisible

la simple adivinanza
     de las flores
haciéndose notar
por los baldíos

la maestra que cruza
     por la esquina
sin volver la cabeza

(la calle principal)


***

sombra
liviana y trémula
del sauce

donde se puede
ver
el otro mundo

que está
viviendo en éste

(subrepticio)


***

la certeza  inmutable
     de la esquina
que cambia de paisaje

y otro mundo
     visita
sin fugarse
del hogar
inexplorado

(mapa del instante)


***

paso
del día
lánguido y seguro
     apenas
se te nota el movimiento
     por la sombra
fugaz

(reloj de sol)


***

las huellas
de la niebla
se resbalan
del nuevo día
con la precisión
del mago
que hace
desaparecer
su figura

(sin rastro que dejar)


***

un hueso entre
las nubes

de reojo
parece estar
mirando el cielo

cierta
pereza
que resbala
del despojo
se queda en
donde está

la luz
despierta
por la mirada
se descubre
vista
por la misma
mirada

mariposas
de una constelación
nunca prevista
flotan
entre los sauces

de las rosas,
queda sólo el aroma

por allá
se van las grullas
no se sabe a dónde
y su lenguaje alado
casi está
por revelarlo todo

pero esconde
la tarde al sol
en su sangrante hondura
de atardecer

(la noche ya madura)


***

sólo
la muerte indemne
permanece
en medio
del trabajo
de la tarde
que de pronto
resbala y anochece
sin haber existido

lo que arde
no es
el leño en la hoguera
ni el dolor
en la herida

la sal
de la demencia
se imagina el camino
del honor
entre las piedras

pero la cadencia
de la lluvia
resbala del destino
que se forja un patrón
del albedrío
para cada contienda

no hay camino
porque todo es la meta

y este río
que viene
desde el mar
sigue su viaje
suelto en rumor

(de luz y lenguaje)


***

a cada
paso
se abre
la distancia
que va
de todo a todo

sin verdad
que perseguir
o que esperar

el viento
se mira en el espejo
divagante
de la perfecta ley

(inalterable)



                                                                                           Ricardo Gilabert



Imágenes: Pinturas de Jean-Édouard Vuillard  (Francia, 1868 - 1940)





quiquedelucio@gmail.com

jueves, 26 de noviembre de 2015

Sonata

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.201-


                                                                                             Clemencia Sánchez

Poeta, ensayista y traductora colombiana, nacida en Itagüí, en 1970. Licenciada en Idiomas de la Universidad de Antioquia y Doctora en Literatura Hispanoamericana de la Universidad de Cincinnati (EE.UU). Ha publicado, entre otros, los poemarios: "El velorio de la amanuense", "Antes de la consumación", "Paraíso precario", Recolección en rojo", etc. Tradujo al idioma español a poetas africanos, ingleses y franceses para el Festival Internacional de Poesía de Medellín. Poemas y reseñas suyos, han aparecido en revistas y publicaciones del su país y del exterior.



                                                                                       "Cruzaron tan cerca que no se vieron.
                                                                                         Tropezaron con el viento frío
                                                                                         que venía de ese muelle donde los otros
                                                                                         huyeron como niebla"                                                                                                                      





SONATA PARA QUE AMANEZCA

Estoy en el fondo de un barco roto
Estoy en el medio de un mar agrietado
Estoy en la orilla de un cielo horadado.

Estoy horadada en medio de un barco
Estoy agrietada en el fondo de un cielo
Estoy rota en la orilla de un mar.

Estoy en el cielo de un fondo roto
Estoy en el barco de un  miedo horadado
Estoy en el mar de una orilla agrietada.

Pronto veré la luz.-



LIMOGES

                            ¿Qué me espera en la dirección
                              que no tomo?
                              Jack Kerouac

He aquí todos los cielos
que nunca he sido
la pesadilla trenes en la noche
que no se mueven
igual que la risa del guardaagujas
ensartando el hilo de sus días.

Ruinas antiguas y mares de otra parte
fluyen adentro como una traición
a lo que busco.
El beso que dejo en los labios de Salomé
esculpe la boca que pierdo
y equivoco desde Heráclito
el rumbo de mi itinerario de hielo.
Perderé de nuevo las estrellas
al descender a la noche
inhabitadas calles de Austerlitz
mármol cielo de la estación Saint Pierre de Corps
donde en una fracción de segundo
vi mi vida toda derrumbarse como un otoño.
A ti te crucé en la Avenida Diderot,
terrible niño Jean Nicolas-
y supe, como saben las algas del silencio,
que la pasión por el oro y la belleza
es la misma pasión por la muerte.-


EL VELORIO DE LA AMANUENSE

Escribí la larga estela de tus árboles
a la imagen y semejanza de tu dictado.
La luz que quisieron tus ojos
son hoy de las hojas
palabras detenidas
que la arena de las diásporas entierra.
He sido la amanuense
del fenecer de los siglos
recolectora de veranos vacíos
bajo un olmo fértil que no existe.
He ido a averiguar en la antigua vegetación
de las estepas
el nacimiento de los limos.

Hoy, dueña de voces extrañas,
paisajes ajenos que no comprendo
añoro una voz para decir el árbol
que ronda mis sueños, el nombre de una mujer
que semeja el descenso de las mareas,
y el dialogo interrumpido que sostengo
con el ángel.-


CANTINELA

La música
es encontrar el silencio.

Es suavizar
los martilleos del zapatero,
su noche solitaria
de clavos y espinas.

En el vaso de agua
que dejamos en la noche
para los muertos
que regresan
a calmar
su sed de palabras.

La música
es encontrar el silencio
y la infancia perdida.

Es amortiguar
en nuestro corazón
los martilleos
del zapatero.

Es encontrar ese tiempo
que nos precedió,
el de antes de nacer,
el de antes de respirar,
el de antes de ver la luz.

La música
es encontrar el silencio.-


PEQUEÑA CANCIÓN COREANA

Seguirá el corazón
la senda infinita de la alegría,
La brisa que trae el rumor
de la paz y el vuelo de la flor.
Los campos, verdes y frescos,
       verdes y nuevos.
Alientan el rojo sol de mis pasos.

Seguirá el corazón
La senda infinita de la alegría
La senda infinita de la mañana.-


SED DE ESPACIO

Daré mi vida por la torre
en que duerme la princesa.

No pido más.Diminuto es el lugar
donde reposa  mi deseo
y desprecio
los caminos que tejen el bosque de oro
de los avaros.
Un sueño me desvela
unos ojos cerrados me dan la luz,
a mi,
que no conozco el agua que baña
a los dichosos
que no he visto las tierras lejanas
donde suenan los tambores más dulces.

Daré mi vida por la torre
en que duerme la princesa.-



                                                                                        Clemencia Sánchez



Imágenes : Pinturas hiperealistas de Alyssa Monks  (Estados Unidos, contemporánea)






quiquedelucio@gmail.com

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Humanidad


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1.200-

                                                                                       Milan Rúfus

Poeta de Eslovaquia, nacido el 10 de diciembre de 1928 y fallecido el 11 de enero de 2009. Fue, además, traductor, ensayista y académico. Está considerado uno de los máximos poetas de lengua eslava de la época moderna. Los poemas aquí presentados fueron traducidos por Alejandro Hermida De Blas para la obtención del Título de Doctor en Filología (Filología Eslava) en la Universidad Complutense de Madrid.  


                                                                                     "Aquel que en el silencio antes de la coral
                                                                                      ha oído suspirar los fuelles del órgano
                                                                                      sabe que hasta el canto es trabajo.
                                                                                      Como todo" 





HUMANIDAD

Relampaguea en silencio, amortiguadamente.
Y de los campos no se oye un pájaro.
Al cereal, tímidamente ondulado,
le duele tanto antes de madurar.

La severidad silenciosa de la tierra
palpa hoy las blanduras de la espiga
y las siegas se preparan hace tiempo.
Cuando maduremos...cuando maduremos...

Pero tú no perdonas, poema.
Hágase tu justicia.-


ENCUENTRO EN LA KINGSTRASSE

Un habla desconocida, como música cercana,
me llegaba de su boca y fluía despacio,
daba vueltas en torno a mi frente perpleja.
Y luego nos besamos.

Un castaño susurró en la cálida noche muda.
Sonaban a lo lejos los tranvías.
En todas partes, Dios, es amable la tierra.
Y en todas partes la mujer es bella.

Como espiga en la tormenta se inclina
en mi hombro,
como una espiga llena y vencida.
Los relojes de las torres dieron las diez
y alguien pasó a nuestro lado.

Miró, se paró en la calle silenciosa.
Luego sonrió desde lejos.
Pero yo nunca antes había visto
a un hombre sonreír con tanta amargura.

Y se fue caminando, con veintiocho años,
inclinando los hombros de un modo extraño,
y en el largo silencio nocturno
golpeaba el pavimento su pierna de madera.-


UN INSTANTE CON LA ALEGRÍA

Desperté. De la mañana caía harina
invisible en las crestas de los gallos,
Una extraña y repentina alegría desconocida,
en la mate blancura, con paciencia arqueada
me frota la cara.
¡Ah. la ternura tras la sonrisa!
Así la oveja madre, sobre el heno humedecido
del cálido establo, lame con áspera lengua
a su prole gestada en el miedo.-


PRONTO

Aún es lino
el pañuelo de Verónica
y ya crece bajo la cruz.
Demasiado pronto
nos marcas, impaciente.
Tú venga a golpear. Ni siquiera
eludes al niño. Para tu abrigo de pieles
compras incluso la piel del nonato
y, con tiza duramente cortada,
dentro de las madres, aún a oscuras, señales...
Recibes al huésped.
Y, escupiéndolo ya ante el portón,
le dices: pase.-


ÁRBOL EN INVIERNO

Desnudo y ofendido,
como si en este momento esperase la ejecución,
está erguido
y deja pasar todo por fuera.
El viento y la lluvia.
Como agua por el plumaje
resbalan por él los días, y no abre
a nadie la puerta el callado exiliado.

Sólo dentro, tras las persianas,
junto a la blanca vela del líber,
vive lo suyo, lee los días.
Y ni la sombra, ni siquiera una sombra
en la cortina lo traiciona,
sentado tan en silencio.-


CAMPANAS

También tú oyes ya de vez en cuando
a la muerte chasquear el seco látigo.
E intentar adivinar si está lejos
o cerca la tumba.

Suena la campana de tu patria.
Un molde. La fragua y el amor
fundieron en él tu figura.

Fuente memoria. A tientas
sacías tu sed, y ya que refleja,
lentamente lees de la superficie
tu propia cara. Miras bien, te lavas la suciedad
y te limpias el sudor, lo oscuro de la ardua tarea
que no has dado y que te han robado.

Y así le pides a la patria muerta:
Sé paciente, aguanta bajo nosotros.
Y acompáñanos en este tiempo difícil.
Como las madres en silencio mueven los labios
cuando el niño dice un poema.-


ARCILLA DE PRIMAVERA

Duerme con la mano de Dios en la cabeza.
Duerme escrita del camino al bosque.
Una oscuridad muy joven penetra en ella.

El rocío de marzo, como un borrador,
le limpia los garabatos de las ruedas,
la temblorosa escritura labriega.

La arcilla es sabia, sabe su alfabeto.
Tiene ojos fieles y amarillos como un perro.

Cuando llevan de mañana los caballos frescos,
igual que a unas hijas abraza sus cascos.-


                                                       
                                                                                                          Milan Rúfus



Imágenes: Dibujos del artista contemporáneo Mark Deamsteader





quiquedelucio@gmail.com

martes, 24 de noviembre de 2015

A través


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.199-

                                                                                               Octavio Paz

Reconocido escritor de México, nacido en México D.F el 31 de marzo de 1914 y fallecido el 19 de abril de 1998, a los 84 años, en su casa de Santa Catarina, Coyoacan, Ciudad de México. Merecedor de varios galardones, fue Premio Nobel de Literatura 1990.


                                                                                             "El sol entre los follajes
                                                                                              y el viento por todas partes.
                                                                                              Construída de reflejos:
                                                                                              Luz labrada por las sombras" 






A TRAVÉS

Doblo la página del día,
Escribo lo que me dicta
El movimiento de tus pestañas.

Mis manos
Abren la cortina de tu ser
Te visten con otra desnudez
Descubren los cuerpos de tu cuerpo
Mis manos
Inventan otro cuerpo a tu cuerpo.

Entro a ti,
Veracidad de la tiniebla.
Quiero las evidencias de lo oscuro,
Beber el vino negro
Toma mis ojos y reviéntalos.

Una gota de noche
Sobre la punta de tus senos:
Enigmas del clavel.

Al cerrar los ojos
Siempre está despierta
Y húmeda tu lengua.

Hay fuentes
En el jardín de tus arterias.

Con tu máscara de sangre
Atravieso tu pensamiento en blanco:
Desmemoria me guía
Hacia el reverso de la vida.-


AGUA NOCTURNA

La noche de ojos de caballo que tiemblan
La noche de ojos de agua en el campo dormido,
Está en tus ojos de caballo que tiembla,
Está en tus ojos de agua secreta.

Ojos de agua de sombra,
Ojos de agua de pozo,
Ojos de agua de sueño.

El silencio y la soledad,
Como dos pequeños animales a quienes guía la luna,
Beben en esos ojos,
Beben en esas aguas.

Si abres los ojos,
Si abres la noche de puertas de musgo,
Se abre el reino secreto del agua
Que mana del centro de la noche.

Y si los cierras,
Un río, una corriente dulce y silenciosa,
Te inunda por dentro, avanza, te hace oscura:
La noche moja riberas en tu alma.-


BAJO TU CLARA SOMBRA

Un cuerpo, un cuerpo solo, un solo cuerpo
Un cuerpo como día derramado
Y noche devorada;
La luz de unos cabellos
Que no apaciguan nunca
La sombra de mi tacto;
Una garganta, un vientre que amanece
Como el mar que se enciende
Cuando toca la frente de la aurora;
Unos tobillos, puentes del verano;
Unos muslos nocturnos que se hunden
En la música verde de la tarde;
Un pecho que se alza
Y arrasa las espumas;
Un cuello, sólo un cuello,
Unas manos tan solo,
Unas palabras lentas que descienden
como arena caída en otra arena.

Esto que se me escapa,
Agua y delicia oscura,
Mar naciendo o muriendo;
Estos labios y dientes,
Estos ojos hambrientos,
Me desnudan de mí
Y su furiosa gracia me levanta
Hasta los quietos cielos
Donde vibra el instante;
La cima de los besos,
La plenitud del mundo y de sus formas.-


CUARTO DE HOTEL

A la luz cenicienta del recuerdo
Que quiere redimir lo ya vivido
Arde el ayer fantasma ¿Yo soy ese
que baila al pie del árbol y delira
Con nubes que son cuerpos que son olas.
Con cuerpos que son nubes que son playas?
¿Soy el que toca el agua y canta el agua,
La nube y vuela, el árbol y echa hojas,
Un cuerpo y se despierta y le contesta?
Arde un tiempo fantasma:
Arde el ayer, el hoy se quema y el mañana.
Todo lo que soñé dura un minuto
Y es un minuto todo lo vivido.
Pero no importan siglos o minutos:
También el tiempo de las estrellas es tiempo,
Gota de sangre o fuego: parpadeo.-

II

Roza mi frente con sus manos frías
El río del pasado y sus memorias
Huyen bajo mis párpados de piedra.
No se detiene nunca su carrera
Y yo, desde mí mismo, lo despido.
¿Huye de mí el pasado?
¿Huyo con él y aquel que lo despide
Es una sombra que me finje hueca?
Quizá no es él quien huye: yo me alejo
Y él no me sigue, ajeno, consumado.
Aquel que fui se queda en la ribera.
No me recuerda nunca ni me busca,
No me contempla ni despide:
Contempla, busca a otro fugitivo.
Pero tampoco el otro lo recuerda.-


DESTINO DE POETA

¿Palabras? Sí, de aire
Y en el aire perdidas.

Déjame que me pierda entre palabras,
Déjame ser el labio en unos labios,
Un soplo vagabundo sin contornos
Que el aire desvanece.

También la luz en sí misma se pierde.-



                                                                                                 Octavio Paz



Imágenes: Pinturas de Thomas Cooper Gotch.




quiquedelucio@gmail.com

lunes, 23 de noviembre de 2015

Estatua

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.

Publicación N° 1.198-


                                                                                              Adelina Lo Bue

Poeta argentina, nacida en Mendoza en 1953. Publicó los libros de poemas. "Línea de fuego" (1995), "Mapas" (1999), "Poema del universo" (1999), "Elegías" (1999) , "Señales rupestres" (2009), etc. Participó en la Antología Oral de la St. Thomas University (New Brinswick, Canadá, en 1989, 1990 y 2000 ). Su libro "Poema del Universo" fue distinguido en 1998 con la Mención de Honor del Concurso de Literatura de la ciudad de Buenos Aires. Poemas de su autoría fueron traducidos al francés por Chantal Enright y Elina Cohen y publicados en Cahiers Bleus, París en 2006.


                                                                                                     "No apagues tus ojos
                                                                                                       no los apagues
                                                                                                       este camino
                                                                                                       no lo conozco"   






ESTATUA

Cuando el sol se demora en la montaña
un huerto
descubre la ciudad oscura
que un dios construyó en una noche

Tu costado es tierra rojoza

No sigas largas rutas
ni las filas de los espectadores de los cines

Detrás de la puerta de tu cuarto
solitaria estatua de mármol blando

Una vela encendida es la luz

La noche es un ungüento que fluye.


LAS CIUDADES DEL DESIERTO

Las ciudades del desierto
son como el leopardo
de los mediodías.
Hay una urgencia del tiempo.
Arriesgado su movimiento
el leopardo encuentra
la terrible mano
que disipa su día
en el agua caliente
Lo eterno es urgente
Lleva tu tarea suavemente en las veredas
del peligro
y ten en cuenta la urgencia del tiempo
Levanta el jardín y exterioriza su contorno.
No se dispone siempre de la alegría
cuando una cosa desune
la infancia.
Las ciudades del desierto
son como los leopardos echados al sol
a medio morir.
Mira la estación
no te desprendas del árbol
que oscilando tu equilibrio
no será indiferente
a la pena indecible.
Tal vez todavía
no conozcamos la ciudad
que nos arroje a sus amplias calles.
Y allí, penetrar a destiempo
sin seducción, sin corazón nocturno.
Las ciudades del desierto
son como el color de los leopardos
a la hora de dormir.-


UMBRAL

Contemplo y veo
Vuelvo atrás y me miro
Un espacio se abre y abre mi cuerpo
Emerge un lugar que retrocede
Me soñé
Era yo
Eso creo. Era diferente
Había reconocido el color de mi mirada
Fui
Mi cabeza se hundía en el aire.-


POEMAS DE LA NOCHE

I

En el sueño,
la flor despierta a la noche
y a menudo el jardín
implora su sombra.
En el secreto mundo de la espera sanguínea.
En las afueras
el aullido quiebra la luna muerta
porque en el silencio del laurel
lejano está el hombre
con su noche de lluvia.

II

Noche pétrea.
Asoma el dolor humano.
Los ojos se van abriendo,
nada se declara, sino la vida misma:
pesada y flotante en la noche tranquila.-

III

Al ladrón se le ha olvidado
las horas que tiene la noche
porque su nada quiere
encontrar helados sus ojos en el agua.
Un sueño ha sido arrancado.
Ni siquiera ante ti la vida se arrodilla.
El mund se prolonga, se prolonga
mientras aquía abajo
un león está puesto cara a cara
con tu síntesis sanguínea.
Todo se va abriendo paso a paso
a un abismo.Allí espera la mano
que te llevará
a una tierra de vigilia permanente
de locura con forma.
¿Dónde está la palabra que no encuentro
en el diccionario, para despertarme después
en una casa
donde no haya vionines desgastados?-

IV

Noche pavorosa
nos buscas a la nada
con la lucecita de ese barco
en ese espacio de mar.-

V

Cuando la noche madure en el violín
recuerda a la serpiente
que volvió su rostro hacia la estrella
como en un diálogo de poetas.
El oro es la distancia
vierte los sueños de la imagen
porque la noche se ha construido
con esa mirada, esa mirada.

Ya conocerás la línea eterna
del tiempo, y el pájaro,
y lo terrible del viento
serán los años de tu ausencia
bajo aquella mirada.-



                                                                                               Adelina Lo Bue



Imágenes: Pinturas de Hermenegildo Anglada Camarasa  (España, 1871 - 1959)




quiquedelucio@gmail.com

domingo, 22 de noviembre de 2015

Cábala

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que selelecciona los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


                 

Publicación N° 1,197-

                                                                                                Salvador Madrid

Poeta y narrador de Honduras, nacido en 1978. Es Licenciado en Literatura por la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán. Ha publicado el libro de poesía: "Visión de las cenizas" (2004), así como "La hora siguiente" - Antología de la Poesía joven de Honduras (2005). Sus poemas han sido publicados en Papel de Oficio (Secretaría de Cultura de Honduras) y en la Antología de Portugal "Os rumos do vento", así como en diversas revistas y suplementos culturales de Centroamérica. Ha sido fundador y coordinador de Paíspoesible, grupo de gestión cultural para el arte y la literatura.

                                                                      "el otoño es algo más que un piano de hojas
                                                                       disuelto en el aire.
                                                                       Más que una acumulación de labios
                                                                       bajo los sauces de las planicies
                                                                       y de las ciénagas invisibles"  






CÁBALA

Con palabras está forjada la gloria,
el amor con vestigios.
Mirador o abismo,
pero tentado el hombre asciende.
¿Qué barro lavarse en la altura,
en la voraz transparencia que induce al impulso?
No todo es signo, pero todo puede escudriñarse
como la silueta del monte contra la estrella,
como el rocío sobre un pecho vaciado.
La gloria ocupa palabras, el amor, una herida.
Secreta hay una espada,
manchada de sangre su herrumbre;
si fue honda la herida
y aún así pidió en la agonía mirar unos ojos,
la gloria tendrá su leyenda,
el amor, su indescifrable caída.-


PRIMICIAS DEL VIENTO

Como otros me he detenido en los miradores
a recibir el viento del sur,
a escuchar esas voces que por lejanas
parecen sagradas,
a acumular la simiente
de las últimas casas de los poblados,
a traer un poco de paz a mi rostro primigenio
y a esta simpleza la he llamado milagro.

Igual que otros en la médula del verano
me he quitado la camisa
y me he bañado con el sonido de las cigarras,
con el beso de la mermelada
hecha por mis hermanas,
con la procesión del viernes de ceniza,
del que siempre renegué
y al que siempre vuelvo,
pues su calor es un acontecimiento
que nos desvanece
y por un instante es capaz de convertirnos
en minúsculos cementerios,
en pequeñas revelaciones del tiempo que pasa.

Igual que otros he vuelto al portal
de una casa tenebrosa,
he escuchado el pregón del zapatero
y sus altas nociones de tachuelas, cuero y dientes rotos.
He puesto azúcar en mis labios,
amor en la tarde;
he revisado álbumes de fotografías ajenas,
leído viejos periódicos,
viejos anuncios de compra y venta
de hace treinta años.
He escrito la palabra alegría con todo el empirismo,
pero con la gracia del poeta.
He jugado a las cartas,
visitado a las rameras,
me he emborrachado hasta perder las fuerzas
y hasta recuperar los sueños.

Y sin duda, como otros, también
me he acobardado en las palabras
he privilegiado a los ángeles y azarosamente
renunciado a los hombres,
pero en otras ocasiones he despreciado a los ángeles,
los he atado en los cordones de mis zapatos
y los llevé a conocer las discotecas y los prostíbulos
y la miseria que hermosamente alumbra
el alba en los basureros de la ciudad
para que se volviesen humanos en la hora nuestra muerte.

Como otros, sé del invierno, de sus extendidas
pléyades de gotas limpias,
de su nomenclatura ideal puesta en el trueno,
de su desliz de arpegio, de su otra niebla
como inundado molino de los tiempos
cuando el trigo era la gloria.

Y como otros
me he detenido en esta tierra armado
nada más con veinticinco centavos,
valiendo nada más veinticinco centavos,
a observar el gran holocausto de las cifras
y la gran algarabía de los bonos de la usura.
Y en secreto he guardado botones de camisa
que siempre me gustó usar,
cuentas pendientes, un libro de Saint John Perse,
el viejo candelabro de una abuela
que ya no sabe que flores escoge en las mañanas
y me he sentido a los veinte un anciano
que apenas mastica albahaca.

Y con menos sabiduría que otros,
pero con mayor tentación,
he visto los tejados, los arrieros que traza
el viento al anochecer,
las pérdidas de las cosechas por el calor o por la lluvia,
he visto el sur y sé bien que sólo es
una palabra de huesos, de pozos vacíos
y de guitarras prestas a devorar dedos y lenguas,
una vana geografía
donde el crepúsculo es la iniciación de una luz desmembrada.

He visto la esperanza, he sentido el tuétano
de su estructura,
su feliz cercanía a Dios
y he dicho mierda.

Pero me ha dado en la cara el viento del sur.
Y me he acordado de los grandes cantos,
de las grandes desgracias,
de las pavorosas asociaciones de la burocracia,
del filo de las manos que sostenían el puñál,
de la euforia del plomo.

Pero es que el viento sur es tan doloroso y tan limpio.

Y he visto mis uñas como pequeñas llamas estáticas
y he decidido buscar un camino entre las cenizas
del anochecer y la arcilla que calla,
entre las voces de los suburbios y la clorofila
que se arriesga junto al asfalto,
un camino donde inicien las historas de los otros.
Y he encontrado ese camino.

A esa simpleza la he llamado milagro.-



                                                                                                Salvador Madrid



Imágenes: Pinturas de Winslow Homer  (EE.UU. 1836 - 1910)





quiquedelucio@gmail.com

sábado, 21 de noviembre de 2015

Cuerda

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1.196-

                                                                                           Sinan Antoon

Poeta y novelista  nacido en Irak en 1967, es hijo de padre iraquí y madre estadounidense. Se diplomó en Literatura Inglesa por la Universidad de Bagdad en 1990, un año más tarde se trasladó a vivir a EE.UU con motivo de la guerra del Golfo. Actualmente es profesor en la Gallatin School de la Universidad de Nueva York. Fue finalista en el género novela en el Internacional Prize for Arabic Fiction, en 2013.  "The Corpus Washer" es su último libro, publicado por la Universidad de Yale en julio de 2013. Muchos de sus textos han sido traducidos al español, francés, alemán y portugués.


                                                                                  "tal vez la cuerda es simplemente una cuerda
                                                                                   que consuela a los árboles
                                                                                   crucificados en el cuerpo del laúd
                                                                                   o tan solo anhela otra cuerda
                                                                                   crucificada en un laúd ajeno"







CUERDA

1

los dedos del músico trepan
por las escalas musicales
y me llevan
a las nubes
luego bajan
seguidas por Dios
que llora
y se disculpa por todo.-


2

las cuerdas del laúd
tiran de mi alma
fuera del pozo del silencio
llenan mi corazón
con el azul del mar
agitan mis ramas
me puntean
dispersándome lejos
a una isla
fuera del tiempo
dentro de mi corazón-


3

este cordón umbilical
se extiende desde mi corazón
hasta las orillas del Éufrates
lo corto cada mañana
pero, de noche,
la nostalgia
lo remienda.-


4

un hilo
que llueve del ojo de la aguja
en una noche
cuya negrura
fatiga a las velas
que van contando sus minutos
un hilo usado por una madre
para remendar una camisa
que aún recuerda el olor
del preso
al que lleva esparando
once otoños

una camisa
que nadie se pondrá jamás.-


5

un estante
en los archivos del corazón
en el que las muertes pospuestas
se amontonan
junto a los rumores
sobre la felicidad.-


6

la línea fronteriza
que atraviesa las provincias
de la nostalgia
entre un país
que nunca será-
cada vez que la imaginación
lo deja atrás
allí
la historia
lo trae de vuelta
aquí.-


7

el sollozo de un hombre
que se agarra al hilo
que corre desde sus dedos
hacia una cometa blanca
que aún planea
en los cielos de su infancia
fuera de la celda
en la noche de su ejecución.-


8

un hilo de seda
suspira
y piensa en escaparse
de un sujetador negro

está cansado
y no quiere impedir
que los dos pechos
se besen.-


9

un rayo invisible
se apodera de mi corazón
el aroma de una mujer
que habría pasado junto a mí
dentro de veinte años
si no hubiera muerto
en la última guerra.-


10

la última línea
de un manuscrito
cuya quema
se ha retrasado
ocho siglos.-


11

la ruta migratoria
que toma un pájaro insólito
en su última estación
antes de extinguirse.-

12

la sombra del último árbol de palma
en un huerto en llamas
mientras su fronda peina
el cabello del viento
y es consolado
por el sol.-


                                                                       


                                                                                       Sinan Antoon



Imágenes: Pinturas del artista italiano, del Futurismo, Carlos Carrá.



quiquedelucio@gmail.com