Páginas vistas en total

viernes, 31 de julio de 2015

Vasta amplitud

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su peropia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.




                                                                            Joaquim De Sousa Andrade

Poeta brasileño conocido por su seudónimo Sousandrade, nacido el 9 de julio de 1833 y fallecido el 20 de abril de 1902. Poeta adepto al "Condorist movimiento", su poesía muy innovadora para la época de su publicación se considera ahora un ejemplo temprano de Simbolismo y Modernismo en Brasil. Comenzó su producción con "Harpas Selvagens" (1857 y su último poemario fue "Nuevo Éden (1893). También diseño la bandera del estado brasileño de Maranhao. Los poemas aquí publicados fueron traducidos por Javier Sologuren.


                                                                      "Viendo estaba la vesperal centella
                                                                       Áurea y tan joven llegar a su ocaso:
                                                                       ¿Es del Chanca arrancarse trenza hermosa
                                                                       O de la luz del ojo extinguidora?"





VASTA AMPLITUD

Vasta amplitud -inmensidad- engañan,
Cóncavos cielos, redondez profunda
De mar en luz -¡cuán amplios se confunden
En la paz de las aguas y natural
¡Ola ninguna ni florón de espuma,
O vela o iris de grandiosa calma,
Donde navego (reino-amor de Numa)
Cual navegaba yo dentro de mi alma!
¡Vedme en los horizontes luminosos!
Veo, tal como vi, los mudos Andes,
Terribles infinitos tempestuosos,
Nubes flptando -magnos espectáculos-
!Ea, divinal fantasía! incendio
Del ensamiento eterno -¡Helo magnífico
Al Ande que alto ondea al Chimborazo,
A rayos de Inti, y voz del mar Pacífico!-


*********

Así fue navegando el mar Pacífico:
Aprendiendo el silencio de los montes;
La calma de las aguas, y que en místico
Velo, se oculta a medias gloria andina!
Modestia de las rocs: sólo imítanla
Los de divinidad y virtud fuertes
Que si resplandores a su frente agitan,
Virginidad, dolor guardan en pecho.-


*********

El hombre fuerte: adoró silencioso,
Ojos cerrados cual se está en el templo,
Interno, Inti existiendo, estando en Dios.
Sintió ser Dos-Alma necesaria
Su existencia, nube que, contingente,
A los límpidos cielos fue exaltada,
Al corazón que ahora él contemplaba
Con la ciencia se ve más claramente.
Sondea más su abismo, más luz halla.
Era en la infancia un hombre-dios vidente.


*********

No creyó en la esperanza, diosa humana;
Mas sí en la fe y gratitud que no olvida,
Porque es la añoranza y son las memorias,
Y el divino amor, no el interesado.
De esperanza es, en tanto, un sentimiento
De justicia futura, que lo encanta;
Empero antes de la visión del juicio,
Tuvo fe, y resignación, la santa.
Pensando, tierra sentía el cerebro
Donde la idea, cual árbol, se clava:
¡Recién nacido, delterreno verbo
Sintióse en Dios e irguió la frente de Inca!


*********

"Y en los cielos lució, con la nostalgia
Y enemorado adiós, ¡oh! cuán hermoso
Del lirio del campo en la tarde abierto,
Igual que la noche, al misterioso hogar
"Bland, amorosa, y ojos con instantes
De muerte debatiéndose por vida-
¡Oh Cusi Coyllur! brillos estelares,
Alegría que tornas tan querida
"La tierra por ti solo! es tanta y fuerte,
Tierno el dulzor con que en ella inclinas
El rostro de anteanoches matutinas-
Del Inca princesa, ñusta, ¿Y el consorte?
De Ollantay en las rocas, invisible,
En su fortaleza, alto él y fragoso,
Rebelde contra el rey, terrible se alza
O gime el dulce amor. Fue del guerrero,
Cuando Intisuyo, comarca de oriente
Alba luz de cegar, las alboradas
Que al sol anuncian y candentes voces
De tunqui se oyen, de sangre consagradas.
Astral la mascaipacha, el manto fúlgido,
Regia insignia y resplandor de la frente,
Túpac Yupanqui desciende glorioso
De áureas andas. Saluda al sol naciente;
Prosternado ya el grande pueblo ameno,
Recibida la bendición paterna
Toma el arado de oro, en campo nuevo
(Ved fiestas en la moral del prólogo)
Ve el Inca labrando. Prorrumpen himnos
Los salmos de Huacaylli y el que recuerda
Belicosas acciones y divinos
Virgíneos coros al rubor del alba.
¡Se encendieron, tronos de oro, los Andes!
Ya entre rayos de rubíes en llama,
Inti-Dios asentóse, eternas manos
Del cielo bendición de amor derrama!
El, el amado, el señor de la tierra.
De primores la viste, irradia en ella,
Torna en topacio el páramo celeste
Y por el firmamento va cruzando.-



                                                                             Joaquim De Sousa Andrade






quiquedelucio@gmail.com

jueves, 30 de julio de 2015

Mariana


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.

Publicación N° 1.102

                                                                               Aarón Hernán Flores Suárez 

Poeta y escritor mexicano nacido en México D.F. en 1993. Ha participado en diversos talleres literarios, círculos de poesía y slams poéticos. Participó en distintos festivales en su paísy en Chile y Perú. Ha publicado en revistas como "La Rabia del Axotlotl", "Repentino Magazine", "Suda la lengua", entre otros. Su cine-poema titulado  "Yo no quiero ser un amor" apareció por Malaframe en 2013, bajo la dirección  de Haslum Cruz. Escribió también la sección especial Panamartes para la revista Art House desde la ciudad de Panamá. Participó en numerosas antologías.


                                                                       "Yo también quisiera inventar noches cósmicas
                                                                        y nubes, nubes y más nubes.
                                                                        Yo también quisiera
                                                                        corregiendo el espacio, escribiendo poesía" 






POEMAS PARA MARIANA

I

No sé, Mariana, si es que tu nombre me asusta
o siempre que lo escuché tuvo que ser a gritos,
a erupciones.
Pero de mi lengua se detona tu nombre violento y ronco,
de mi boca que es revólver.
No sé si es tu nombre, Mariana,
o es la rabia o es la llaga o es el llanto.
No sé si es la crosta la que punza,
o la cicatriz por donde voy echando clavos.

¿Qué sé yo de la vida?,
¿qué voy a saber yo del roce de la carne?,
¿qué sé yo, si soy tan solo un tembloroso candelabro,
prendido del último guindaste?

No sé yo si eres una avenida ancha y hermosa
con un par de semáforos en verde,
y yo soy las aceras y los brotes, los altos edificios
y los árboles que tienden su sombra al abrazarte.

No sé yo si son las campanas de tu risa las que doblan;
si encadenarme a su canto para callar éste
                  diario e incesante rechinar de goznes,

¿Qué voy a saber yo, querida,
si tan sólo soy una espalda hermosa que te carga
                  y tú eres mi saco repleto de flores?

 II

Ay, Mariana, eres hermosa como un triunfo.
Rompe el rosicler del día y tú ya estás de pie
                    como un monumento.

El arco bello que eres y sus cuatro esquinas
coronadas de nidos,
cantan la vida de la vida, la infancia de la mañana,
y abrevan de música los semáforos, arropándolos del frío.

Tu caricia es sinónimo de dar a beber agua a las matas;
puebla las catedrales en mi pecho de vírgenes y de júbilo.
Tu mano abre paso entre las masas y la geografía,
modificando las montañas, modificando los mitos.
Y aunque yo tome tus manos o
acaricie las constelaciones de lunares que crecen
en tu espalda lisa y en tu pecho tibio,
a veces sólo visto de sutilezas mi cobardía,
y voy a arrinconarme en el pliegue
más secreto de tus sábanas,
convirtiendo tu cama amplia, tu Olimpo fecundo
en un laberinto.

Ahí en el paraíso a tu lado donde se me acalambran las
piernas y se me anudan los dedos
con los gemidos como un ovillo,
extraños efluvios llevan materia de mi sueño a tu sueño:
equilibristas locos, cometas, delirios;
mis imaginaciones más floridas y tiernas,
                             como las de un niño.

Y es por esto que propongo que a partir de ahora lleven
                             tu nombre todas las estrellas y los astros.
Que se desconozca por completo la astronomía contemporánea
y se tracen desde cero nuevos mapas naúticos.
Que sea homenaje a los planetas y las constelaciones
tu nombre dulce, repetido una y otra vez,
hasta el infinito como un hemistiquio.

III

"Vení, vení", me dices,
entonces yo voy a tu encuentro encandilado y orondo.
Mis ojos cortesanos de tus lindes,
arrean y pacen las bestias de mi pecho en tu pecho.
El infante mestizo de mis miedos voltea
de su rincón polvoroso,
para encontrarse con tus diez dedos amigos saludando
mi sexo.

Mirando al cielo me digo, querida,
que es celeste este amor que te profeso.

Que llenen de elixir las copas y los cálices
y repletas de hinchada las gradas en los estadios.
Que se arracimen las palabras en la boca,
y balbuceando muletillas,
me voy a pasear por tu sonrisa con
mi amor tartamudo, rengueando.

Que como un ala plegada me recojo al reposo
de tu abrigo,
refugiándome de la jornada airosa y fría,
descansando los pies desnudos
de mis torpes tropiezos de cojo.

Que descojo mi pena y mi abultamiento me mata,
en la ojiva de tus brazos abiertos;
que soy un saco de papas caído,
que rueda hasta el pie de tu cadalso.

Que mi cariño vagarozo como un fantasma,
sigue el canto hechizado de tu beso,
en un baile pisando las hojas acumuladas y secas,
que acolchan las aceras
                          de Plaza Almagro.

Mientras tanto voy pulimentando el terreno
deforme en mi escritorio.

Apilando columnas de libros viejos,
voy creciendo una ciudad de castillos enormes,
donde a través de sus ventanas imaginarias te miro
                         -alegre y plácido yazgo-,
en el pedestal blanco que resiste todos los arietes
y sus asedios,
en esa torre hermosa de los papeles
                              emborronados de mi (in)genio,
entronado en mi poltrona de llamas,
desde donde siempre
te canto
                               te bramo
te cielo.
Ah, cuando la luna recuerda que espero tus manos
o el sol entibia piadoso tu ausencia,
no queda más remedio que develarme en verso
                              y pernoctar en cursiva.-



                                                                                    Aarón Hernán Flores Suárez







Imágenes: Pinturas de Albert Edelfelt  (Finlandia, 1854 - 1905)



quiquedelucio@gmail.com

martes, 28 de julio de 2015

Tres vidas

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y coge creativos. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1.101-
                                                                                        Alfredo Cernuda

Poeta, guionista, narrador y actor español, nacido en La Mortera y residente en Madrid, donde se estableció a temprana edad y estudió arte dramático. Escribió el poemario: "En la voz de tus brazos habito". Ha desarrollado su carrera.escribiendo guiones para diversas series nacionales. Ha trabajado como actor en cine, teatro y televisión. En el programa "Noche de fiesta" emitida los sábados por televisión actuó durante cuatro años. También ha participado en calidad de  director de doblaje en varias películas.


                                                                                       "qué absurda la distancia
                                                                                        y amada la mujer que en otro hombro
                                                                                        halla el mar y amado el hombre
                                                                                        que olvidando al soñador, es el sueño"  





TRES VIDAS

Sólo me quedan tres vidas
para ser testigo de tus ojos
y contarte cómo duermen las espigas
que predicaron tu nombre
cuando la poesía se disfrazaba de camino.
Hoy se ha desnudado como un grito,
como una rodilla que reza
sin encontrar el cariño del suelo.
¡Qué paren el reloj de los mares!
¡Qué no madure el orgullo de los cerezos!
Romped la mandíbula a los versos del poeta
para que no prueben el pan y el vino
hasta que la noche deje de confundirse con el amanecer,
dejad que se quiebre la voz de los augures
ante la eternidad de ese segundo
donde se conocieron nuestras miradas.

Hoy voy a llorar,
voy a llorar por ti,
por mí.
¡Qué escasas tres vidas para amarte!


YO SOY EN TI

Yo soy
en el amor que sin amarte amo
en tu oscuridad dormida
en el sueño que me niega
en el cristal de tu sonrisa, soy.
Yo soy en ti.
En tus caricias sin filo que hieren por ausencia
en el  olvido que me visita
en el grito que no grita
en el grito que llora, soy.
Yo soy en ti.

En el acorde de tu nombre que no pronuncio
en la sombra de un beso
en el ayer que nos separa hoy
en la noche de tus labios, soy.

Yo soy en ti
y sin ser
sigo siendo.-


AL PRINCIPIO DE TU SOMBRA

Donde la voz no sea pálida
como la escarcha de un amante en olvido,
donde la extensión del cuerpo
sea el ancho que los ojos miran,
allí,
allí donde la verdad sea viento
y el viento agua, y agua tu piel
descifrando el lenguaje de mis labios,
allí seré la hermosura del erizo
que nadie conoce o intuye en la frente tan alta,
seré la orilla donde duerme el mar
para soñarse océano
y reflejarse en el brillo de los peces.
Allí,
donde un cielo cansado de infinitos
se desprenda de horizontes
para sentirnos a la distancia de una mano.

Allí donde te busqué una vida
allí donde te amé
allí,
al principio de tu sombra.-


TÚ ERES MI SILENCIO

En el vértice de la locura aguardo
para hacerme aire
con el giro de un labio
que desconoce sus bordes.
El cielo sólo es un reflejo
que habita en soledad,
no se halla en el azote de las nubes
ni en los rostros ya cansados
de mancharse con la ceniza de otros nombres,
sino en el viento alto del corazón que sueña
en aquél que no habla pero habló.
¿Soy yo quien nace o el mundo que muere?
El silencio es una palabra sin latido
que nunca crea horizontes,
crea bocas ocupadas en el beso que no acaba,
en ese cuerpo que alejado del recuerdo
tiembla y suplica por abrir sus alas
a la luz de una pasión que lo convierta en universo.
Y si en las manos del silencio
somos esa caricia
donde el cielo deja de ser reflejo
abrázame sin palabras, tú eres mi silencio.-


CANTO IV

El amor es ausencia de uno.
Ausencia que convierte al hombre
en el despertar de un viento que no se pronuncia
se escucha en la lluvia de los tambores
durante cuarenta días
contados desde el amanecer.
No olvideís que la tierra avanza hacia la noche
y vuestra voz es tormenta
cantad bajo el clamor de los desheredados
cantad con un grano de trigo en la lengua
con un grano en los párpados de los caracoles
un grano en cada palma que estrecha y ama,
un grano de trigo que en su germinar
hará temblar el universo
y saciará el hambre de aquellos que sin nombre
aún se conocen.
Oh, loco poeta sin versos
demasiada ambición en quien ha muerto
y observa:
quien sueña olvida, quien olvida muere.-


                                                                                                Alfredo Cernuda



Imágenes: Pinturas de Jhon William Waterhouse  (Inglaterra, 1849 - 1917)




quiquedelucio@gmail.com

lunes, 27 de julio de 2015

Siendo

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


EDICIÓN N° 1.100


                                                                                            Ester Andorrá

Poeta y traductora española, nacida en Barcelona en 1972. Licenciada en Filología Catalana por la Universidad de Barcelona, gestionó una imprenta familiar hasta el año 2007. Ha ejercido de librera y es auxiliar de producción editorial. En 2004 comenzó el proyecto de LaBreu Ediciones, que inició en 2006 con Marc Romera, con el nacimiento de la colección "Alabados de poesía". Ha publicado sus poemas en idioma catalán, en numerosas antologías.


                                                                                       "Sensibilízate, ponte en mi lugar
                                                                                        Mi espera ha sido en vano.
                                                                                        Tomo la pluma.
                                                                                        Te hago el amor"







SIENDO

en un espejo,
simulado o natural
las cosas parecen
estar más cerca
de donde estábamos,
acabaremos
siendo gore.-


ESPÍO

tan leve como el
rastro de frase
en el vaho. matándote el nervio,
ennegreciendo la sangre.
todo es muy
precipitado, ni te espío
ni te archivo, la virulencia
permanente del gemido
inaudible, que es mi diálogo,
modula las noches en mí,
en ti y en él.-


RETENCIÓN

¿puede la retención - continua
y querida - en las glándulas
lacrimales provocar jaquecas
y vómitos de aire? ¿puede la sangre
de un poeta espesarse
sin métrica? puede llevarte
a urgencias donde heredarás
piedra de flashes
y, con fervor, analgesia.-


DELATA

lo que favorecemos nos delata,
ya la pila de libros
ya un montón de fotográfias.
por ejemplo: la quieres a ella.
veinte años después inicio
el regreso hacia eso
allá, agria, con la voz
de mujer dura baila.-

DORSAL

que el perfume púbico
empalague los dedos
del libador hambriento.
no hay nada más
que vivir ordinario,
un dorsal triste
y las alegorías
que te cuelgas.
el hambre de palabra
después del gemido.-


MI VIENTRE

Mi vientre se llena de ti.
Tu espíritu en mi cuerpo, tu
historia, tus sueños.
En el hilo de luz,
devoro la repetición. La expulso.
El sol, nuestro sol, remanece.
Aguardo como trémula hoja
tu regreso.
Espero, muriendo de amor,
una parte tuya que crece dentro
de mí.

Te quiero ver.-


                                                                                           Ester Andorrá






Imágenes: Pinturas de Thomas Saliot   (Francia, 1968)



quiquedelucio@gmail.com

sábado, 25 de julio de 2015

Mujeres que tejen

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creasdores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                                                       Kazimierz Wierzynski

Poeta y periodista polaco, nacido el 27 de agosto de 1894 en Drogóbich y fallecido en Londres el 13 de febrero de 1969. Fue miembro y fundador del grupo de poesía experimental "Skamander" junto a Julian Tuwim y Antoi Slonimski. En 1919 publicó su primer libro "Wosna i wino" y posteriormente 21 títulos más , siendo el último "Sen mara", poco antes de su muerte. También tiene una importante producción en prosa, lo que lo covierte en uno de los literatos más importantes de la polonia moderna.


                                                                         "¿huellas de quién? ¿lágrimas de quién?
                                                                         ¿palabras de quién?
                                                                          huellas mías. lágrimas mías.
                                                                          palabras mías" 






MUJERES QUE TEJEN

Campigli pintó cuatro mujeres.
Cuatro tranquilas, pensativas mujeres,
Que están sentadas y tejen,
Tejen y miran,
Miran y ven
Algo muy a lo lejos,
Más allá del cuadro, más allá del marco,
Allí donde habitaban los viejos pintores olvidados,
En el siglo doce o en el siglo trece,
Allí donde murieron hace tiempo
y yacen
En panteones derruídos.
Yacen y miran,
Miran y ven
Algo muy a lo lejos,
en el desesperado siglo veinte,
En el parisino taller de un italiano,
donde cuatro mujeres pintadas
Están sentadas, pensativas, más allá de un marco,
Están sentadas y tejen,
Tejen y miran,
Miran y ven
Lo mismo.-


ME VINO A LA CABEZA NIETZSCHE

La tarde era aceitunada, sin brillo,
Por un cielo nuboso volaban pájaros
Peor que de noche, a un mundo plomizo,
Miré como las aves vacilaban al viento
Recordé tras los años a Nietzsche

¿A qué ciudad os apresuraís,
A qué casa y a qué nido,
En qué sueño, en qué noce, en qué mundo?
Os quería saludar con la mano,
Pájaros, ahora escribo esto a oscuras.-


PERAS SECAS

Mi madre secaba peras en el invierno,
Arrima este olor a labios, a la almohada,
Dulces sueños anidaban en sus manos,
Por las noches brillaban los cristales del aparador,
Las estrellas guiñaban pestaña tras pestaña,
Toda la casa olía en la oscuridad.

Las colocaba en alto en la estantería de arriba,
Estaban como las golondrinas
en ilera sobre los cables
Y se iban arrugando poco a poco.
Entra allí con cuidado. Manos azules
Pueden que para ti tengan algo más
Que amrgura en cada una de sus pepitas.-


UNO

Uno tras uno, uno sobre otro
uno en otro

uno en uno

me gustaría simplemente correr
correr para nada
correr acia nada
sólo correr
por correr

correr

perdidos por el camino.-


SENTÍ MIEDO

Sentí miedo. La vista me falla
ya no seré capaz de leer;
pierdo la memoria:
ya no seré capaz de escribir;
temblé como el redil zarandeado
por el viento.
Dios te lo pague, señor,
porque me ofreció su pata
el perro que ni lee libros
ni escribe poemas.-


CONSUELO

No se aflija, señor catedrático,
los zapatos no hacen falta:
se muere descalzo;
en el infierno las cosas se han suavizado;
ya no queman a la gente,
sólo a la erudición la cuelgan
de los ganchos,
apesadumbrados y con presteza.-



                                                                 
                                                                                     Kazimierz Wierzynski



Imágenes: Pinturas del artista francés Henri Matisse  (1869 - 1954)





quiquedelucio@gmail.com

jueves, 23 de julio de 2015

Como siempre

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la acividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


                                                                                        Mario Benedetti

Poeta y narrador uruguayo, nacido en Paso de los Toros en 1920 y fallecido en Montevideo en 2009. De nombre real Mario Orlando Hardy Hamlet Brenno Benedetti. En 1945 formó parte del famoso semanario Marcha, donde colaboró como periodista hasta 1974.  De su extensa obra, se encuentran entre otros, las novelas "Gracias por el fuego", "El olvido está lleno de memoria", "La tregua", etc. y los poemarios: "Inventario uno", "Inventario dos", etc. Entre otros, obtuvo el VIII Premio Reina Sofía de Poesía.


                                                                                           "fueron jóvenes los viejos
                                                                                            pero la vida se ha ido
                                                                                            desgranando en el espejo
                                                                                            y serán viejos los jóvenes
                                                                                            pero no lo divulguemos"







COMO SIEMPRE

Aunque hoy cumplas
trescientos treinta y seis meses
la matusalénica edad no se te nota cuando
en el instante en que vencen los crueles
entrás a averiguar la alegría del mundo
y mucho menos todavía se te nota
cuando volás gaviotamente sobre las fobias
o desarbolás los nudosos rencores

buena edad para cambiar estatutos y horóscopos
para que tu manantial mane amor sin miseria
para que te enfrentes al espejo que exige
y pienses que estás linda
                                    y estás linda

casi no vale la pena desearte júbilos y lealtades
ya que te van a rodear como ángeles o veleros

es obvio y comprensible
que las manzanas y los jazmines
y los cuidadores de autos y los ciclistas
y las hijas de los villeros
y los cachorros extraviados
y los bichitos de san antonio
y las cajas de fósforo
te consideren una de los suyos

de modo que desearte un feliz cunpleaños
podría ser tan injusto con tus felices
                                       cumpledías
acordate de esta ley de tu vida
si hace algún tiempo fuiste desgraciada
eso también ayuda a que hoy se afirme
tu bienaventuranza

de todos modos para vos no es novedad
que el mundo
                          y yo
                                 te queremos de veras
pero yo siempre un poquito más que el mundo.-


DESDE EL ALMA

Hermano cuerpo estás cansado
desde el cerebro a la misericordia
del paladar al valle del deseo
cuando me dices/alma ayúdame
siento que me conmuevo hasta el agobio
que el mismísimo aire es vulnerable

hermano cuerpo has trabajado
a músculo y a estómago y a nervios
a riñones y a bronquios y a diafragma

cuando me dices/alma ayúdame
sé que estás condenado/ eres materia
y la materia tiende a desfibrarse

hermano cuerpo te conozco
fui huésped y anfitrión de tus dolores
modesta rampa de tu sexo ávido

cuando me pides/ alma ayúdame
siento que el frío me envilece
que se me van la magia y la dulzura

hermano cuerpo eres fugaz
coyuntural efímero instantáneo
tras un jadeo acabarás inmóvil

y yo que normalmente soy la vida
me quedaré abrazado a tus huesitos
incapaz de ser alma sin tus vísceras.-


ARCO IRIS

A veces
por supuesto
usted sonríe
y no importa lo linda
o lo fea
lo vieja
o lo joven
lo mucho
o lo poco
que usted realmente
sea

sonríe
cual si fuese
una revelación
y su sonrisa anula
todas las anteriores
caducan al instante
sus rostros como máscaras
sus ojos duros
frágiles
como espejos en óvalo
su boca de morder
su mentón de capricho
sus pómulos fragantes
sus párpados
su miedo

sonríe
y usted nace
asume el mundo
mira
sin mirar
indefensa
desnuda
transparente

y a lo ejor
si la sonrisa viene
de muy
de muy adentro
usted puede llorar
sencillamente
sin desgarrarse
sin desesperarse
sin convocar la muerte
ni sentirse vacía

llorar
sólo llorar

entonces su sonrisa
si todavía existe
se vuelve un arco iris.-



                                                                                      Mario Benedetti


Imágenes: Pinturas de Cheryl Maclver  (Estados Unidos, contemp.)



quiquedelucio@gmail.com

martes, 21 de julio de 2015

Laberinto

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                                                Blanca Álvarez Caballero

Poeta y narradora mexicana. Es maestra en Humanidades por la Universidad Autónoma del Estado de México (Uaem), Becaria por el Fondo Estatal para la Cultura y las Artes del Estado de México en los géneros ensayos, poesía y periodismo literario. Ha publicado los poemarios: "Amanecer incierto y solitario" (2001), "Ausencia del marino" (2004), ", "Odiseo regresa" (2008), etc. Realizó la antología "Comunicar la luz" (2005), Ha publicado reseñas, poemas y ensayos en las revistas CambiaVía, Castálida, Ciencia ergo sum, La colmena, Destiempos, entre otros medios.                                      


                                                                                         "dejemos de jugar a ser Kafka,
                                                                                          Ariadna o Circe.
                                                                                          Nunca encontraremos la llave
                                                                                          de nuestro laberinto"
                       



LABERINTO

1

Condenada a la espera,
contemplo, relajada, los jardines.

Hay en el aire un poco de tibieza,
de sutil certidum insinuadora de un regreso.

Mientras las flores mecen, primaverales, sus pistilos.
Ellas presagian, sabias, que volverás un día.-

2

Todos los laberintos
son prisiones silenciosas
con ojos tristes.

Sólo me alegran los prados de geranios
y las rosas multicolores en primavera.

Sólo la luz del sol alienta mis paseos
y la luna creciente me implora
que aguarde un poco.

3

En esta prisión alta
no hay príncipe
que venga a rescatarme.

Apenas cuatro muros
y una ventana larga
para imaginarlo desde aquí.

4

Un plato de atún frío, dos rodajas de col,
una lechuga freca y tres lecturas sobre templanza
sosiegan el espíritu y me hacen olvidarte,
aunque sólo por esta noche.

5

Todos los meses salgo al balcón 300,
en el mismo laberinto.
Allí espero a que salga la luna mensajera.

Y cuando está más viva,
toda creciente, menguante o renovada,

dejo una carta como un tributo a tu soberbia,
tomo mis manos y mis ojos aflijidos.

Hoy, menguante.

6

Sumo las veces que te busco y tú no llegas,
como si fueran soles que brillaran cada tarde,
aunque aquí, adentro, la oscuridad enfría.

7

Ni quiromancia,
ni cartomancia,
ni runas,
ni astrología egipcia.
Nada responde sobre ti.
Sólo quimeras.


ESTACIONES

Primavera

No tiene nada
mi choza en primavera.
Lo tiene todo.
Sodó.

1

Mi casa está vacía,
pero los álamos
reverdecen en primavera.

2

Un rayo de sol
se filtra entre
nuestros álamos.

3

Tras los álamos
nos desnudamos poco a poco.
El sol rojizo.

4

¿Qué sería de mi espera
si por esa ventana
no se asomara el sol,
los álamos y el canto de los gorriones
cuando regresas?

5

¿Conoces esa calma de mirarnos
sin nada qué decirnos,
sino el verde en los árboles,
donde todos tienen un claro instante,
justo antes de un largo atardecer?

Sólo con sus murmullos
logran los álamos
llamar tu nombre.-


Verano

Lluvia de mayo.
Corre velozmente
el río Mogami
Matsuo Bash

1

Más tarda en llegar la primavera
que en mirar álamos mojados
por tanta lluvia.

2

Sorprendentes y nuevas,
las hojas de los álamos
cuando las mece el viento.

3

Un misterio,
el murmullo del viento
en las frondas
de nuestros álamos.

4

Gritan, lloran, se rasgan
tras la tormenta que parece
interminable: nuestros álamos.

Sólo los álamos
me acompañan
bajo la lluvia.
Sólo  murmullos.-



                                                                                   Blanca Álvarez Caballero





Imágenes: Pinturas del artista español José Royo (contemporáneo)


quiquedelucio@gmail.com

lunes, 20 de julio de 2015

Invitación para una mujer

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                                                      Javier Alexander Roa

Poeta, editor, ensayista y periodista venezolano, nacido en San Fernando de Apure en 1968. Licenciado en Letras y Educación por la Universidad de Los Andes de Mérida. Ha publicado los libros de poesía: "Diosa"  (1991), "Acuarios" (1996), "Otro abismo" (2001), "Abalorios" (2004), "Del amor y lo profano" (2007), "El amor no tiene tregua", galardonado en el Certamen Mayor de las Artes y de las Letras en el año 2006 por el Ministerio de la Cultura de Venezuela, etc. Es miembro fundador de la Editorial Gitanjali con más de cincuenta títulos publicados.


                                                                            "Esta mujer que dormita bajo árboles ardidos
                                                                             toca mis sueños por las noches
                                                                             como toca el viento la puerta de mi habitación
                                                                             y yo despierto"







INVITACIÓN PARA UNA MUJER VÍRGEN

Quédate a contemplar la belleza efímera
acércate a esa fuente que besa el cuerpo
de pájaro atrevesado
tal vez despiertes asombrada
por las primeras fosforecencias de la noche
tal vez esa luz destile de tus ojos la vigilia
de amores idos
y de vidas rasgadas en su centro

Aproxímate a lamer versatilidad
de la carne erecta
y sé mujer alada por ángeles místicos
abierta al juego
y a la desgracia
Sé inmoral en esa hora
cuando remiendas el placer de tu amante
de tu novio
de tu amigo
o del que no conoces

Entrégate totalmente al impulso de saberte nada
y de sentirte hundida hasta la plenitud del vértigo
hasta sentirte bella
y sucia como el día que termina

Apresúrate a romper el sagrado pétalo
que te claustra
y te obliga a estar ajena a lo divino
a lo metafísico
y a lo enfermo

Desnúdate
aprende a ser inmensamente hembra
inmensamente diosa
bajo el cuerpo salvaje de los hombres
...o de otras-


23

Waza-ari
y no jodan
jari jari

la guerra en mi cántaro
canta

Ella
y yo desnudos
como en el principio

Un viento helado entre los árboles

Un maíz
ardido
de sol

Olor
de pimienta
el pájaro

La noche
agujereada
de balas

Otro no
norte
es el sur

Neida subida en los ladrillos

Cielo azul
del omega
y yo perseguido por fantasmas.-


ACUARIUS

¿Qué decirle a la noche
mientras nos lleva a rastras?

Un caballo ceniciento espera
      en la otra orilla
y cuando escape al dominio de Orión
nos quemará la sal del cuerpo
aprisionada en nuestro signo genésico

¿Crecerá el árbol o la semilla?

El oficio del arquero
es desprenderse del centro.-



JARDÍN CON PÁJAROS

En nuestro besos florece un jardín
jardín jardín jardín
jar     -    dín
verde
vergel
ver
en el patio
como garden
gardeno
con granos de sol

Un gato cíclope sobre el techo
Una mariposa sorbiendo del césped

Señor del campo
desgranando
maíz
del maizal
mazorcas
de moscas
amarillas
amarillenta de luz

Y el indio
endios
mezclado
en cenizas de tierra ceniza

Vuela un periódico vacío

Pájar jardín
hembra
posada

¿Te gusta ser
jardinera de mi jardín?

Mucha muchacha amada
con amor
de JARDÍN
con espinas
y bombas
anochecida
en los labios
de muchos

Ella y yo
rey y reina
encendidos
encendiendo
el sol
solo
del jardín
jar     -     dín
garden
gardeno.-


                                                                                   
                                                                                              Javier Alexander Roa








Imágenes: Pinturas del artista francés Camille Pissarro  (1830 - 1903)




quiquedelucio@gmail.com

sábado, 18 de julio de 2015

La palabra

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores, difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                                                         Lalita Curbelo Barberán

Poetisa y docente cubana nacida en la ciudad de Holguin en 1930 y fallecida en diciembre de 2002, a los 72 años. Es una de las principales figuras de la vida social en Holguin en la segunda mitad del siglo XX en Cuba y una de las más importantes voces de ese país. Ejerció el magisterio, transformándose en maestra de los humildes. Fue una excepcional promotora cultural en el campo de la literatura y una creadora siempre abierta a los nuevos tiempos. Acumuló miles de cuartillas desde 1938 y un epistolario de más de 2000 cartas.


                                                                        "Entonces es el momento del suicidio colectivo,
                                                                         y es fácil ver correr a una muchacha de pelo
                                                                         rubio y ojos oscuros tirándose a lo profundo
                                                                         del mar para no ver más los rostros cansados"





LA PALABRA

Detrás de la palabra que no digo
se queda un mundo de ternura
y lluvias torrenciales van cayendo
sobre la piel dormida.
Las manos quedan quietas, disfrazadas
en un mundo animal y de hojas secas
que el viento va llevando.
A veces yo no sé si soy un algo
vegetal y perdido.
Pero sigo cantando, digo versos
y dejo en la mañana esta antigua
menera de estar viva.
Pero siempre detrás de este sonoro que
golpea y acaricia
queda la palabra que no digo.-


DE LA SOLEDAD

En la madrugada
cuando ladra el perro
empiezo a medir la soledad.

Siglos tras las ventanas cerradas
y allá - tan lejos que ni el aroma
llega - el bosque.

De adolescente soñé con una casa
de madera entre los árboles.

De mi niñez guardo el recuerdo de aquel
alto molino
donde las mariposas
jugaban sus colores.

...y aquel abuelo que no era
mi abuelo
con su cabeza blanca y los ojos jóvenes.

Ternura trasmitidas
desde las épocas aquellas
hasta este presente
donde crecen
las empalizadas

Todavía y siempre
aquel olor de los jazmines
y aquel atado de juncos.-


VERDE DE LUZ

Verde de luz en sombras
desusadas, profundas,
ignorado silencio que
me aturde,
protesta de mi voz en
lo gris puro.

Todo cantaba dulce
en las serenas aguas.

Después como una almohada
donde dibujan formas
las estrellas,
el agua remansada amanecía.

Nada moría o lloraba.
Crecía en mi sed mi corazón
amargo.

Verde de luz, ausencia
de sílabas de amor,
ignorado silencio que
me aturde,
protesta de mi voz
en lo gris puro.-


DE LOS ÚLTIMOS CRISANTEMOS

Sin importar el viento
la geografía de las olas,
ni aquella fragmentada
historia de
la noche,
sin que huraños recuerdos
destruyan más que todo
lo ya tan destruído.

Esta tarde dejadme,
que toco a todos como
si alcanzara
los golpes de tu sangre,
y aquí estamos
-tan simple como todo-
esperando el amargo día
de los últimos crisantemos.-


TANTAS CRIATURAS

Tantas criaturas
en mí misma
arrancadas de mis manos
y este inmigrante que
sabe de espejos y de peces,
esta siembra del sol cuando
la noche crece en búsqueda
de grillos,
este nativo grito que no es otro
que aquel grito...
y luego
este amarrarme a la palabra
para no caer en el vacío.-


LA DEFENSA

Un traje de niño
colgado en un alambre
es la defensa.
Acaso no es culpa
de las manos que sujetan
la historia
esta triste fragancia.
Y las dilatadas sombras
buscan su imagen
en los charcos de agua
del último aguacero.
Un traje de niño
colgado en un alambre
es la defensa.-


                                                                                      Lalita Curbelo Barberán







Imágenes: Pinturas de la artista Mia Henry ( Pittsburg, Estados Unidos, contemporánea)


quiquedelucio@gmail.com

jueves, 16 de julio de 2015

Me gusta enredar

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.




                                                                                         Rafa Cofiño

Poeta y narrador español nacido en Gijón, Asturias, en 1969. Es además, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Trabajó sobre la recopilación de los textos de Artemio Rulán. Es autor de "Gorrión de voz" (1996), "La añoranza de Artemio Rulán" (2007), "Los gorriones de Artemio Rulán" (2009), etc. Es miembro de los pictures project. Ha participado en varias antologías poéticas de su país y del extranjero. Fue uno de los co-editores de la obra "50 maneras de ser tu amante", un trabajo colectivo de poetas, fotógrafos e ilustradores.

                         
                                                                                  "Yo de mayor voy a ser cazador de relojes,
                                                                                   por más que corran,
                                                                                   voy a encontrar o construir herramientas
                                                                                   que sirvan para atraparlos"







ME GUSTA ENREDAR

no soy experto, lo sé
ni académico del tacto
además no dejarás tu casa por ello,
ni me darás una sola carta,
ni tu probado silencio
ni tendrás
a bien escucharme
sólo afirmo
que me gusta, mirándolos de lejos
hacer nudos y bucles con tus dedos
veranear en tus yema y nudillos
e imaginar
que van y vienen por esa frontera de nada
que voy dejando entre mi cuerpo y el mundo
al andar.-


DOMICILIOS

duelen algunas pieles
los dedos leves
el dolor de las palabras
desplegadas en la mesa
es similar al temblor
del hipogastrio
a las cuentas de rosario
en la espalda o
las rodillas hinchadas o
el empeño de aire
y la boca un puerto
oceánico
para aspirar la vida
en veinte sorbos
y los cuadros en casa,
y la ventana templada,
el barrio,
la fábrica,
la mesa, el papel,
las fotos de comunión,
el maletín del prestidigitador
la importancia de amontonar
sílabas y dedos en la
disnea o el miedo
y estas manos moviéndose
puras en cuerpo puro
rotas en cuerpo roto.-


ARAÑAS

El más duro es el cuarto día.
Nos negaremos al pasillo de vuelta a las arañas,
no tendremos descanso en las sombras
ni hamre al rascar
las espesas migas en las esquinas de la cocina.
No quedan excusas ni señuelos.
No quedan listas de compra
ni movimientos cansados de las manos.
Las ventanas han dejado pasar golondrinas
y torcidos sueños de invierno.
Un resto enmohecido y verde
trepando por tus venas,
no hay rastro de patria ni de hogar.
Los espejos no devuelven,
los versos no conmueven.
Negados todos los caminos
de vuelta a las arañas.

Mira como pasa y agita el aire
que fue suyo segundos antes.
Un supuesto equívoco, o espejismo,
o truco, o ausencia
y mis ojos siguen mirando
el vacío que llenaba tu cuerpo.
Mira como pasa y agita el aire
que fue suyo segundos antes.
Una forzada confusión del tiempo
y mis dedos se deslizan
por el vértice voraz y vacío
que llenaba tu cuerpo
antes de la despedida.-


REPOSITORIO

Bien.
Tenía un trozo de aire
y la tela triste que tejen los lunes,
un espectáculo sin entradas
y un prospecto de futuro,
caja sin fichas,
y niños con eczema,
       Gloria,
una tabla de madera para sonar el timbre,
cuentos para escapar de casa,
sombras en las paredes
y persianas de madera,
el lápiz del carpintero
y la solidaridad de los clavos,
virutas en el alma,
aserrín en el deseo,
barníz en el propósito,
pegamento en el sentimiento,
los zapatos siempre demasiado grandes,
y según,
la melancolía congénita o la esperanza enorme,
los ojos miopes,
esa piel tan blanca, las manos tan torpes,
la ternura con decalage,
zapatos siempre grandes,
inventario de charcos,
         un, dos, tres, cuatro,
la lluvia en las rodillas,
un armario de hormigas.

Y cada noche una palabra por antena.
Un beso enorme en los labios
cada noche mirando los tejados
del barrio.-


                                                                                                   Rafa Cofiño




Imágenes: Pinturas en témpera del artista estadounidense Lennon Caldwell.




quiquedelucio@gmail.com

miércoles, 15 de julio de 2015

Roto


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


                                                                                             Cristina Kuneva

Poeta y narradora de Bulgaria, nacida en la ciudad de Stara Zagora el 22 de septiembre de 1989. Estudió en la Universidad de Economía Varma en la especialidad "Relaciones Internacionales". Trabaja como redactora en un portal de literatura y ha publicado su poesía en diferentes ediciones literarias de su país y el extranjero. Es miembro activa del Movimiento Poetas del Mundo. Los siguientes poemas fueron traducidos al español por Violeta Boncheva.


                                                                               "no conozco el olor del mañana
                                                                                después de la noche
                                                                                en que las almas se van
                                                                                y solo por la madrugada sueño"






ROTO

te leeré al revés
y viviremos en un refugio
de prespapie
colgaremos los faroles chinos
y por la noche
cuando se apague la lámpara
en el cielo desnudo
bajo la cobija
serás la aorta descarnada
abasteciendo mis pensamientos con...
¡Apaga los faroles de prisa!
¡Grieta!
Se están rompiendo los presapies
rociando nuestras cabezas
con blancos copos de nieve
y nosotros desnudos
mojados todavía desde las entrañas
de mi imaginación desviada
por primera vez
sentiremos dolor
caídos de la cama
directamente sobre la tierra dura,
entonces me enojaré
y llenaré mi vientre con ella
para poder tenerla por poco tiempo
y tú -ahórcate con mis cabellos
ojala renazcas el domingo
yo dormiré en tus ojos

roto

con un trozo de nubes
en mi cabeza.-


SERÁ

Él será mágico
sentados alrededor de la mesa
cenaremos
su luz caliente cubrirá
los platos,
la comida,
también mi ser
irá del calor hasta el frío
y del frío al calor.

Regresará

él regresará para no irse más
porque será para la gente hogar de sueños
y cosas cumplidas.

Cenaremos y todo lo inaceptable
se derretirá
de él brotará música
que correrá desde el centro de la mesa
hasta nuestros corazones.
Cuando lo ame seré silenciosa
hablaré por escrito
para tocar sus dedos

contemplaré
como las riendas del amanecer
se balancean por el viento
viniendo en su pelo
Dormiremos abrazados
y seremos parte del futuro
en cada dimensión.
Seremos canción y alba
llegando de nuevo a nosotros mismos
seremos el mañana
de las cosas efímeras
y nuestra casa olerá a lluvia
y panecitos de hierbas.
Saldremos para pasearnos
solos entre las estrellas libres
las colgaremos
detrás de las orejas
reflectando elegantemente
nuestro amor.-


OJO DEL HURACÁN

Busco el ojo del huracán
donde pueda construir una casa
y en la tarde derramar mi té
hasta que mis pensamientos giren en plié
y todos en el mundo bailen juntos.

Él guiñará el ojo a alguien
y yo dormiré bajo su párpado
como un grano de polvo
pequeño - pequeñito
que no deseará llorar
solo reír.

Tomaré una de sus cuerdas vocales
y me columpiaré
en el día diecinueve
exacto
en cada plenilinio
cuando los labios maduran
y las rodillas ruedan
como los soles redondos
hasta la suavidad de nuestras almas.
El nacimiento convertirá el canto
en risa

cuando comience a vivir
en el ojo del huracán.-



                                                                                             Cristina Kuneva






Imágenes: Pinturas de Hope Gaugloff  (Nueva York, Estados Unidos) contemporáneo.




quiquedelucio@gmail.com