Páginas vistas en total

lunes, 29 de junio de 2015

Ritmos

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                                                     Mario García

Poeta uruguayo, nacido en Montevideo el 25 de noviembre de 1922 y fallecido el 5 de diciembre de 2014. De origen humilde comenzó a escribir desde muy joven, mientras trabajaba en la construcción. En 1982 ingresa al taller literario del poeta Jorge Arbeleche y permanece por diez años. De su importante obra publicada se pueden mencionar: "El ojo y los candados" (1983), "Momentos" (1987), "Transparencias" (1994), "Con flores a María con flores a porfía" (2002) "El arpa amarilla" (2006), etc. En sus últimos años orientó un taller en la ciudad de Las Piedras.


                                                                                  "Ah los miedos de los espejos
                                                                                   tratando de hallar
                                                                                   el acento para las palabras.
                                                                                   Los miedos contraídos
                                                                                   colgados como trapos"  






RITMOS

Se ha escrito tanto
sobre el amnecer
que desearía hallarlo
acostado a mi lado
azulado
compartir luceros
y el beso
de aquella muchacha
bajo el cielo perdido.-


RITMOS II

Todo es camino
andando
desandando
vuelto a andar
herrumbre y moho
en los goznes de las puertas
lágrimas brillantes entre luces
con el dolor de los peces
expuestos en los supermercados
góndolas de cristal
afiebrando avenidas
donde los esqueletos
juegan a las escondidas
y los veloces autos
devoran las alas
de los pájaros
ah ciudad ciudad
mi ciudad
donde la luna
es prisionera
de las cerraduras
y hay miedo
en los enrejados jardines
en las iglesias
de la muy fiel y reconquistadora
donde san felipe y santiago
tiemblan de amor
mudos de espanto.-


EL OJO DE LOS CANDADOS

Damos vuelta la esquina
una estela de nafta
recoge a las estrellas
andamos por los días
contabilizando cornisas
balcones
azoteas
y en las baldosas
la escarcha del miedo
autos taxis ómnibus
una sirena ululante
se mueve en la noche
golpes de puertas
gritos
cayendo en las manos
los colores de los semáforos
y nos encontramos
que algo hemos perdido
en los años que huyeron
por el ojo de los candados.-


ALGUIEN GIME

Alguien gime en la noche
estamos en una isla
de terror
circunscriptos
al abecedario de los muros.
Socavan las estrellas
los cipreses de la angustia
y hay en el cielo
un espanto
un relámpago
enrejado con cuchillos.-


DERRUMBES

Ha caído el muro de los muros
fuí un ladrillo más en la pared
donde aerosoles pintaban palomas
siempre cansado mis ojos se velaban
entre tabaco sueño y palabras
palabras palabras palabras
que se agotaron de tanto utilizarlas
hoy masa ya no es masa sino gente
girando sobre la tierra atrapada
por el sgujero de ozono absorbida
por el hambre y el sida
ahora tendré que inventar al hombre
humano ante una humanidad
que me ignora.-




                                                             Mario García



Imágenes: Pinturas de Louis Valtat  (Francia, 1869 - 1952)




quiquedelucio@gmail.com

sábado, 27 de junio de 2015

Clandestinos

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido reside en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                                                    Martín Renael González

Poeta, narrador y pintor cubano, nacido en Calderón, provincia Holguín el 11 de noviembre de 1944. Entre sus libros de poesía publicados se encuentran: "Sobre la tela del viento" (1974), "Guitarra para dos islas" (1989), "Donde el amor está multiplicado" (1989), "Ocho sílabas" (1990), "Carta desde la ausencia" (1993), "Sábado solo" (1994), "México lindo y querido" (1997), "Mujeres de sueño y piel" (2000), etc. Obtuvo numerosos premios nacionales e internacionales y la Distinción por la Cultura Nacional y el Diploma Nicolás Guillén, entre otros.


                                                                                           "La noche tiene un licor
                                                                                            misterioso que emborracha.
                                                                                            La noche es una muchacha
                                                                                            buscando besos de amor"  




CLANDESTINOS

Cansado de amores rengos
de sueños mancos de un ala;
cansado de untar la bala
enemiga, con los rojos
de mi sangre; si tus ojos
son espejos de luz fina
por los que un hombre-neblina
sueña escapar de su cruz
¿por qué debe ser la luz
que me ofreces, clandestina?


*******

Ahora
que ya no me abandonan
tus pupilas untadas de tristeza,
tu sonrisa de niña abandonada,
mi niña, mi muchachita sola, adentro sola,
la que envía cartas llenas de flores secas,
sobres de los que escapan bandadas de gorriones,
S O S de barcos que naufragan.
Ahora
estamos en la cumbre de un cerro
junto a un estrellerío de vicarias
y te quejas, sollozas, te mueves
igual que un gusanito
martirizado por hormigas
y luego de tus ojos
va naciendo la aurora.-


********

Una muchacha escribe versos, lejos,
y los echa a volar como las plumas,
mariposa de luz rompen las brumas
y un poeta los halla en sus espejos.
Una muchacha escribe y se dibuja
en el aire, morena su silueta,
va tras ella el asombro del poeta
y sólo halla en el viento una burbuja.
Versos escribe una muchacha a solas
sobre las hojas ocres del invierno
y diciembre sonríe, florecido.
Y muy lejos de allí, frente a las olas
que escriben su poema azul, eterno,
se diluye un poeta en el olvido.-


SONETO POR CAROLINA

El polvo de la calle, como fina
invasión desalojadas de tu casa,
y quien llega un instante -sólo pasa-
tu alegría retiene, Carolina.

No es la copa de ron, la copa fina,
ni la voz de Vicente -el disco pasa-
los que hacen que dejar tu tibia casa
me vuelva un poco triste, Carolina.

Qué misterio será, qué lluvia fina
de luz, el pecho todo me traspasa
y me deja pensando: qué me pasa...

Qué bebida me dieron, Carolina,
tus ojos, tu sonrisa -copa fina-
que hay un solo camino: el de tu casa.-


AMOR

¿Cómo en tan breve sonido
puede haber tanto calor?
¿A qué pecho rimador
le robaste ese latido?
¿Qué le dices al oído
con palabra perfumada
para que la enamorada
boca que te va nombrando
tenga sed de fuego, cuando
enciendes una mirada?.-


TU MIRADA

¿Tu mirada? Tu mirada
es el más perfecto modo
de decirlo todo, todo,
aunque no hayas dicho nada.
¿Qué magia tienes guardada,
qué poder bello y profundo?
Tu mirada de un segundo
me siembra un año de antojos
y cuando cierras tus ojos
se queda sin luz el mundo.-


ENTRE LA LUZ Y LA SOMBRA

Ojalá que no te encuentres
en las brumas donde habitas
cuando a mi mundo de cuitas
a veces quiero que entres.
Que en el olvido te adentres
pide mi voz, si te nombra;
mas, aunque tienda una alfombra
de hilos de luz sobre ti
siempres regresas a mí
tan leve como una sombra.-




                                                                                    Martín Renael González


Imágenes: Pinturas del artista ruso Andrew Atroshenko




 quiquedelucio@gmail.com

jueves, 25 de junio de 2015

El sueño del amor

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                                                         Manuel Juliá

Poeta y novelista español, nacido en Puertollano, Ciudad Real en 1954. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Con una extensa lista de libros publicados, donde se destacan: "El sueño de la vida" (2015), "El sueño del amor" (2014), "Dioses de fuego y aire" (2012), "Cuarenta latidos" (2011), "La gloria al rojo vivo. Diario sobre una proeza" (2010), "Sobre el volcán la flor-poemas" (2009), "De umbría" (1998), etc. Es columnista del diario Marca, desde el año 2008 y columnista de La Tribuana de Ciudad Real desde 1997, entre otros.


                                                                     "Nunca tendremos otra oportunidad,
                                                                      como dice el viejo Heráclito.
                                                                      Jamás volveré a ver aquellos ojos de entonces
                                                                      ni serás otra vez la cantante en un viejo bar"






EL SUEÑO DEL AMOR

Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza dolida
y la angustia se cae de la almohada
al recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,

cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientos
y siento que estoy tan dentro de ti amor
que te consumo a oscuras
mientras se disuelve
la nada en la luz que creamos,

y el silencio de nuestros labios encendidos
es un ruido que jamás molesta,
crea una alanza que es dueña de mi vida,
el corazón permanece latiendo sin aurora
porque en la noche brilla el sol en tus ojos,

cuando me abrazas en la oscuridad
mis palabras cruzan tu cuerpo como una verdad
despertando un silencio reflexivo,

solo tengo para escribir tu nombre sin letras
y mi perenne ocupación es ofrecerte mi ternura
para que consumas la que necesites
y mis elementos fluyan poco a poco por tu sangre
como siervos felices de tu mirada,

cuando me abrazas empujas tu resplandor hacia el mío
y estoy tan dentro de ti amor que ya no dudo de nosotros
y solo sé amarte para siempre
quizá en un segundo que duerme congelándose
o en un recuerdo definitivo
que descansa sobre tus costillas milenarias
donde encuentro el hambre de la vida saciado

y miro la arena gris del mar que espera las palabras
aturdida porque tus huellas ya no se borran
y los labios de la marea dicen lo eterno.


XI

Acaricio tu piel hasta que abandone sus tejidos
y en un relámpago de lucidez
sientas el movimiento del alma entre las sábanas
diciendo un lenguaje de silencio inmortal,

quiero volver alado el espacio con la convicción
de tu naturaleza volátil,

abro tu sostén con la delicadeza del alba que nieva,

con un gesto de amor que en silencio refleja
la luz de tus senos apretándome las manos
deseo vivir contigo lejos de los años,

cada beso está plasmado con alma de lluvia
en el papel de tu rostro
como un poema dispuesto a la prueba del mundo,

mis manos rompen la muralla de carne
y mis dedos suenan dentro como un violín
creando belleza en el abismo profundo,

me enamoro de tus deseos que nadie conoce
y consigo que se vuelvan luces de luna,

abro la puerta más cerrada de tu niebla ennegrecida
para que te vuelvas conmigo al origen
y las serpientes que aman tus muslos
se envenenen con tu belleza.-


MIRADA

Puedo con todo lo que envuelve tu ausencia,
con la resina que está en el frío
de los pinos y con el corazón
que avanza por la noche detrás de nadie
y ya no necesita luces
para ver toda la llanura llena de pozos vacíos
puedo con los túneles abandonados
que ayer tuvieron heridas
y sonidos desarmados
que sólo decían dolor, dolor, dolor,
puedo con el silencio manipulado en la oscuridad
como historia escrita que mancha
el corazón de negro, y puedo con tus ojos negros
que ahora observo con mi nueva tristeza,
y puedo regresar al día en que dormí contigo
envolviéndome en tu cuerpo,
escondiéndome en tu pecho,
puedo con todo lo que ya no es nuestro
porque ya no hay palabras y no hay oscuridades
soo una desolación que no quiere despertarse
por si acaso se pierde tu mirada
y ya noqueda ni el dolor,
mientras la ausencia sube llevándose
las palabras que pueden nombrarte.-


YA NO HAY VIENTO

Hace mucho que no nos miramos a los ojos
o nos sentamos juntos en un banco
y comentamos que ya no hay viento,
que estamos al final pero algo puede ser un comienzo,
hace mucho que ya no me abrigas
en una noche fresca que aguanta sus luces todavía,
que suelta un vapor de nicotina y niebla
y me siento como un pájaro desnudo
o como un pobre cachorro de sombra futura
que se hiere con las voces lejanas,
y ya no hay viento,
el día se queda sin poderse mover, preguntándose
por qué nadie sabe la hora de irse de la vida
o de salir al aire después de morir un rato
con el latido de tus cabellos en mis manos,
hace mucho que no nos sentamos
sobre un banco que tengo escondido en la maleza
de un jardín construido con el viento de las arañas
y la luz de las eridas del vacío
ya se está olvidando de nosotros,
hace mucho que no hablamos de tú a tú, como amigos
que desconocen que el futuro está en el pasado
y que el amor en sus labios
sigue existiendo sin que sus labios lo nombren.-


                                                                                       Manuel Juliá






Imágenes: Pinturas de Auguste Toulmouche  (Francia, 1829 - 1890)




quiquedelucio@gmail.com

martes, 23 de junio de 2015

Cafeína

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                                                              Iván García

Poeta epañol, nacido en Valencia en 1979. Estudiante de Comunicación. Es autor del libro de poesía "Calle Porvenir y otros poemas" (Losers, 2014). También ha publicado en numerosas antologías.


                                                                                     "El asesino en esta red no quiere
                                                                                      distraerse con todas las marañas
                                                                                      que le acechan y que al mismo tiempo
                                                                                      contiene el intrincado escenario del crimen"






CAFEÍNA

Cada mañana he removido
El mismo sueño.
Pequeños diamantes
De azúcar. Mezclados,
Disueltos como el
Universo, en un remolino
De silencio. Las agujas
Atravesaban nerviosas
El hemisferio norte. Me señalaban
Los relojes unánimes,
Sus manecillas
Histéricas.-


SU TIMIDEZ

Acercaba la palabra al límite
De la boca, las empujaba
Y caían casi
En silencio. Apenas

Se quejaban, arrojadas

Al mundo, se derrumbaban
De su cuerpo los huesos,
los cabellos
Incandescentes. Se prendían

En el techo de la noche antártica. Nadie
Miraba ese cielo.

Las estrellas salpicaban
Su pequeño significado

Coagulado en un copo de nieve,
desaparecía
Callado en el asfalto. Ennegrecía
Mis pensamientos. Me fundían en un invierno
Sus ojos, dos

Globos alejados que habían visto
Demasiado del cielo
Azorado -huía hacia los vértices
Oscuros de la habitación.-


MATRIOSKA

De afuera hacia adentro
Todo se ve negro y salpicado.
Con luz
Se escribe la oscuridad.
El sol se diluye en el cielo,
El cielo que envuelve el mundo,
El mundo mantel de ciudades,
Las ciudades repletas
De dolor y edificios aguja.
Este edificio que nos articula,
Sinovial, como una rodilla.
Resquebrajado de pasillos.
Agujereado de habitaciones.
La habitación que no tiene
Como un estómago.
Cada uno dentro de su propia piel.
Bolsas de mundos, contienen
Carne y tendones pero también
Los átomos desmantelados,
El alma eucariota.
En mi autopsia encontraron
Tu nombre, callado
Como una perla.-


IDA Y VUELTA A BARCELONA
I

Sudando cafeína
Los mares hundidos
De los dos
Lados,
Cielos y cables

De alta tensión, sostenidos
Por monstruos de brazos caídos
De acero, una procesión
De camiones de luz
Roja.


II

Triste o cansado.
No lo distingo,
Ha llovido
Y desllovido.
He ocultado al radar la velocidad
De mi cerebro,
Te he traído

Zigzagueando
Los coches grises en silencio,
Dormida como un vaso
De agua,
Yo soy
Ese mar
Roto de las orillas.-


                                                                                       Iván García



Imágenes: Pinturas de Spencer Streater  (Estados Unidos, contemporáneo)




quiquedelucio@gmail.com

lunes, 22 de junio de 2015

Ausencia de amor


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.




                                                                                         Juan Gelman

Poeta y periodista argentino , nacido en Buenos Aires el 3 de mayo de 1930 y fallecido en México D.F. el 14 de enero de 2014. Como periodista colaboró en diarios y revistas como La Opinión, Panorama, Crísis, etc. Incansable escritor, autor de  unos 30 poemarios, entre los que se destacan: "Violín y otras cuestiones", "Velorio del solo", "Hechos y relaciones", "Salarios del impío", "El emperrado corazón amora", "Gotán", etc.  Entre los importantes premios que recibió se pueden mencionar: el Cervantes, el Borís Vian y el Pablo Neruda.


                                                                    "Una adivinación, una catástrofe
                                                                     un oleaje de olvido después de la ternura
                                                                     una especie de culpa sin castigo
                                                                     de furia en paz con su gran guerra"





AUSENCIA DE AMOR

Cómo será pregunto.
Cómo será tocarte a mi costado.
Ando de loco por el aire
que ando que no ando.

Cómo será acostarme
en tu país de pechos tan lejano.
Ando de pobrecristo a tu recuerdo
clavado, reclavado.

Será a como sea.
Tal vez me estalle el cuerpo todo
lo que he esperado
Me comerás entonces dulcemente
pedazo por pedazo.

Seré lo que debiera.
Tu pie. Tu mano.-


LA MUCHACHA DEL BALCÓN


La tarde bajaba por esa calle junto al puerto
con paso lento, balanceándose, llena de olor,
las viejas casas palidecen en tardes como ésta,
nunca es mayor su harapienta melancolía
Ni andan más tristes de paredes,
en las profundas escaleras brillan
fosforecencias
                     como de mar,
ojos muertos tal vez que miran a la tarde como si
                     recordaran,

eran las seis, una dulzura detenía a los desconocidos,
una dulzura como de labios de la tarde, carnal,
                     carnal,
los rostros se ponen suaves en tardes como ésta,
arden con una especie de niñez
contra la oscuridad, el vaho de los dancings.

Esa dulzura era como si cada uno recordara
a una mujer
sus muslos abrazados, la cabeza en su vientre,
el silencio de los desconocidos
era un oleaje en medio de la calle
con rodillas y rostros de ternura chocando
contra el "New Inn", las puertas, los umbrales
                       de color abandono.

Hasta que la muchacha se asomó al balcón
de pie sobre la tarde íntima como su cuarto
                       con la cama deshecha

donde todos creyeron haberla amado alguna vez
antes de que viniera el olvido.-


LA MÁS MUJER DEL MUNDO

Sonríe como un cómplice
bajo el calor suelta sus animales
bellos desnudos indolentes
y recorren la tierra llenándola de ansias de carne en libertad
ella prepara sus abismos
ninguno la conoce
en la mitad de la noche me despierta laoigo
como enciende su furor
y las crepitaciones
de rostros que ella quema lentamente
contra su voluntad.-


MARCAS

La del vestido blanco era una tarde
unos pechos el mundo
torpemente atacado por cuartos altos grises
jugando a hombre y a mujer ya tan temprano
los niños preparaban los actos
de la noche esos pechos
de incliada a su mujer con alarmas entregas
con rumores
de la pasión bajo su miedo y un falto
que indicaba las leyes
del varón
tetas dulcísimas o dadas
donde sonaba un piano un espectáculo
redondo en su mudez
piano de leche abierta a los terrores
de códigod violados
dos niños como un ciego
procuraban sus límites inciertos
sus piedras sus fronteras
creaban la tristeza la magnífica que viene del amor
la gran clausura la delicia
carne como una inmensidad
y un silencio de sangre su oleaje contra el tímpano
la ajenidad del mundo
las tías que invitaban a comer.-


SENTIMIENTOS

Como un grito finito como un pedazo escaso
como un vuelo de piedra de luz encadenada
desato mis caballos y anudo mi paciencia
las voces de la noche levantan sus dos voces
y miro el cielo abierto girar en su estupor
en su furor sereno devienen más desastres
y se desencadenan las bestias del amor
y cantan y no cocen maquiavélicos sastres
que unieron sin hilván tu corazón y el mío
y ligaron sus suertes con bárbaras dulzuras
sin decir que hace miedo hace hambre hace frío
y eso corrompe y mata las dulces ligaduras
esos bárbaros sastres atan las destrucciones
y rezan a escondidas a los pies de Satán
y revientan de un golpe los dulces corazones
y se beben la sangre y se ríen y se van
esos demonios negros como tu amor y el mío
desato mis caballos levantan sus dos sones
y miro el cielo abierto tu corazón y el mío
sin decir que hace miedo atan sus destrucciones
y revientan de un golpe hace hambre hace frío.-


                                                                                                         Juan Gelman


Imágenes: Pinturas de Delphin Enjoiras  (Francia, 1857 - 1945)




quiquedelucio@gmail.com


viernes, 19 de junio de 2015

Muerte de Apolo

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta prtende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                                                           Sara Jordán

Poeta chilena, nacida en Santiago en 1982.. Licenciada en Literatura por la Universidad Adolfo Ibañez, residió en Londres entre 1990 y 2001. Actualmente finaliza su Mágister en Literatura en la Universidad de Chile. En el año 2007 publicó su poemario "Media estación" y, el 2010, aparece en la recopilación "Poesía amorosa actual", de Ernesto González Barnert. En 2014 publica: "Entre escombros", antología de poesía política de Armando Uribe con notas, selección y prólogo de la poetisa.


                                                                  "mientras recorras el camino con tu silueta
                                                                   te apresuras y arrancas la última amarra
                                                                   de la embarcación, tú,
                                                                   que has salido ya camino al puerto"





LA MUERTE DE APOLO

No seguiré viviendo esta ficción
ni esta fricción entre cuerpos
que se repelen entre sí, desbordando tedio,
cayendo dentro de un frasco
como la harina de las sangrías del fardel
en el Lazarillo de Tormes. Es simple
el territorio que divide nuestras voces,
simple, la caricia cuan miel de panal
y nunca llega
la sonrisa, el aire de infancia
se desvanece en el rictus de la boca
y se golpea la botella de vino contra el parqué
y se la revientan con ira contra todo deseo
de ser la que soy

y no te encuentro en las figuras de la sala
y no hay cosa que mitigue esta fatiga
y no hay broma que te robe un sonreír.

El amor no es un ciego inmaculado,
sino un pobre tuerto torpe,
un misérrimo mendicante por un vacío
reiterado, un silencio roto en cuatro partes,
un lienzo famoso rasgado en tres
y sin la última parte no habrá Uno.

Permanece a solas en el silencio de la sala,
deja que el mosquito se canse de aletear
en tu tímpano,
que se pudran los frutos de los árboles,
que el tedio me fustigue,
que me odien tanto, que me abandonen,
pero no pidas explicaciones a quien no tiene dios.

Tú has muerto dentro de mí.-


INSTANTÁNEA DE UNA MALDICIÓN

Pasas por la orilla de mi corazón,
con tus parabienes, tus palabras, y mis desperdicios;
río caudaloso de desembocadura incierta,
irrumpiendo incansablemente al anochecer,
golpeando las orillas de mi corazón, tentándome,

pero tu dedo dorado es un veneno visible

y me he vuelto arena por desearte.-


LLAVES

Fuiste el único rostro en mi vida, el aliento
el sopor, el pudor, los paños blanquecinos,
una sábana al ser colgada al amanecer,
contra la muralla expuesto, haciéndome señas

y ahora yaces replegado en el clóset
de una habitación cuyas llaves perdí por la mañana.-


BAHÍA

En el oleaje y sus despojos
al roce del instante incierto,
las aguas agitadas por los peces
mojan nuestros pies en la orilla.

Cada instante, ese tiempo perdido
convoca nuestras manos caídas, inermes
con cada vacilación. Es vasto
el universo que aguarda en la profundidad oceánica,
el deambular impreciso de algas al roce
fundido con tu pureza implacable
de pies limpios en la rompiente que nos desafía.

Zambullirnos en el mar, olvidar el momento,
prevalecer allí, donde todo desemboca...
Es un quizá, un querer, un recorrido
incierto, arrastrando a nadadores
con la promesa de renovar el aire y roer
el buque encallado que no ha llegado
a su destino.-


EL ALMA EN LA ESPALDA

He escuchado versos funestos, funerales,
y elegías llorando la muerte
o a un amor no correspondido
mientras tu manome busca insegura.

Decir adiós no es tan difícil
cuando aún no hemos probado un bocado de los frutos
del árbol centenario que nos vio descansar
mientras las vides se abrían paso junto a la hiedra,
palpando su corteza como a un lugar propicio.

No es tan difícil salir del parque
olvidar el desconsuelo del Galope Muerto nerudiano,
pero sí lo es dejar de recordar la fatídica voz de T.S. Eliot
cuando me pregunto "Should I dare disturb the universe?"
ahora, cuando el camino se bifurca
para adentrarme en un laberinto solitario.

Lo cierto es que los poetas nunca supimos ser razonables
sino tan sólo frágiles muros
en cuyos cimientos terremotean las memorias,
invitándonos a la deseperación.

La sensibilidad es un bien preciado
o un presidio si la fortaleza se derrumba.
Por eso mismo me he echado el alma a la espalda,
cargando esta maleta llena de libros amargos,
por tener el maldito oficio melancólico de recordarte.-


                           
                                                                                                 Sara Jordán



Imágenes: Pinturas del artista argentino Emilio Pettoruti  (1892 - 1971)



quiquedelucio@gmail.com

jueves, 18 de junio de 2015

Locura







                                                                                              Jade Castellanos

Poeta y narradora mexicana, nacida en Ciudad de México en 1973. Estudió Lengua y Literatura Inglesa en la UNAM; la Licenciatura en Ciencias Humanas y la Maestría en Literatura Latinoamericana Contemporánea en el Centro Universitario de Integración Humanística. Entre sus publicaciones poéticas, se cuentan: "Luz Nahual" (1997), "El vértigo del colibrí" (1999), "Riscorso" (2001), "Diente de León" (2002), "Verano vorágine" (2006), "El arte de lo efímero", etc. Tiene, además, publicados libros de narrativa, especialmente del género cuentos.


                                                                                               "La tentación del vacío 
                                                                                                es demasiado grande 
                                                                                                Sólo arrojarme y dejar
                                                                                                que la gravedad haga el resto" 






LOCURA

Guardo tu aroma
en el rincón más oscuro de la noche
Me arrebatas los pensamientos
Y las horas
      dulces frutos
palpitando dentro

Nombro tu presencia
con el gozo del primer día;
placer y angustia mezclados
para bautizar la flor
que nace, roja y pura

Tus labios
      más dulces que las uvas
me llevan al abismo

¿Cómo explicar ante el mundo
estas ansias de embriagarme,
este nivel de locura
en la sangre?

¿Acaso tengo que justificar
mi corazón rugido,
mi trémulo cantar
entre las olas?

¿Por qué no escupirle
al mundo que estoy viva?.-


RAÍZ ARDIENTE

A mediodía
una limonada, un café
frases cortas
de connotaciones largas

La sonrisa vertical
que te añora
un beso de raíz ardiente
en la entrepierna

La plenitud de la entrega
que sólo acontece
en las miradas,
iluminaciones que prometen
la luz cenital
del fuego nuevo.-


OTOÑO

Sobre las palmas
altos destellos dorados,
la quimera del cielo
que susurra

En un latido
la caída ondulante
destello rojo

Caobo la mar
plañidera de hadas
Siempre se encuentra
sentada frente a ti
Onda eterna, iridiscente
Vuelco salino.-


ORFANDAD

Ahora sí te extraño, me digo,
una vez que cierras la puerta
y vuelve a instalarse el silencio
en esta página

Antes creí añorarte
simples juegos de inocencia,
esta, en cambio, es
la flama del dolor
que se inaugura,
y de golpe el mundo
pierde sonidos, aromas,
la música que lo envolvía,
la piel que alumbraba
con sus latidos ciegos

Nada palpita ya,
todo está muerto
en cuanto apagas la luz
y se cancela el aire,
los rincones de luz,
mi corazón incandescente

Me hiere el amor
      con su relámpago,
y esta soledad me deja
expuesta, vacía,
más que nunca indefensa.-


DÉDALO

Me sumerjo a fondo,
me dejo hundir
en esta pasión que
      todo lo arrastra,
en este laberinto
de llamas siempre vivas

Eres el Minotauro
que laceró mi vientre;
necesito tu herida plural
esta llaga que duele y goza,
que se renueva entera,
este signo de luz
quemando todo a su paso.-


                                                                                           Jade Castellanos



Imágenes: Pinturas de la artista francesa Louis Anquetín



quiquedelucio@gmail.com




martes, 16 de junio de 2015

Un solo río


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.                                                                    



                                                                                      Sergei Goncharenko

Poeta, traductor y catedrático ruso, nacido en 1945 y fallecido en Moscú en 2006. Tras su doctorado, fue catedrático y vicerrector de Investigación de la Universidad Estatal Lingüística de Moscú. Fundó la Asociación de Hispanistas de Rusia. Presidió el Comité de traducción poética de la Federación Internacional (1983-2003). Tradujo a más de 150 autores de habla hispana de todas las épocas, siendo un gran difusor de la obra de Miguel Hernández y publicó setenta y cinco monografías y antologías de los mismos. También publicó trece libros de poesía propia en lengua rusa.


                                                                          "Succiona el abedul con su raíz
                                                                          el jugo de la piedra ennegrecida;
                                                                          las penas, cual corceles, se encabritan;
                                                                          las nubes, cual corceles, son su crin,
                                                                          y en copos, cual la nieve, el sol desciende"  





UN SOLO RÍO

Un solo río, dos desdichas,
y un solo puente, que cruzar
juntos los dos, no prometía
ni un camino, ni un final.
Casualidad, extraño encuentro,
desconocidos en un puente,
con frialdad, casi en silencio,
con un lenguaje intrascendente,
aquella noche, con miradas
que se rozaban, de la mano,
fueron donde alguien se alegrara
aunque se hallara tan lejano.
Eras cual vela inextinguible
que en el otoño, como un rayo
entre una lluvia imprevisible
cruzara el Sena ensangrentando.
Busco tu luz entre la niebla,
eres mi fuente y mi comienzo,
no has percibido mi presencia
pero me abrazas con tus dedos.
Y yo marché sin rumbo fijo,
sin sentir frío ni calor, y
supe que iba a un paraíso
que, por supuesto, no existió.-

************

Bajo la manta dulce duerme
desnudo tu inocente cuerpo.
No quiero yo, que por moverme,
se desbarate este silencio.
¿Qué ves, qué sientes al vivir
tu sueño santo allá en el cielo?
¿Por qué te aprietas contra mí
sin derretirte por mi fuego?
Los celos me hacen suspirar
y es por tu alma. No lo dudo:
tu cuerpo no he de consagrar;
el alma ya será otro asunto.
Pero si al cabo para mí
no queda aire en tu alto vuelo,
sólo lo tienes que decir
y arrancaré el alma del cuerpo.-


**************

Tras el atisbo del primer esbozo
tras la feliz fecundación del verso,
la sutil mano que adivina todo
llega a palpar un invisible techo.
Y el pertinaz rumor de los insectos,
y el loco aullar de la locomotora
adquirirán valor de paradoja
y la atraerán seguramente al verso.
De par en par se abre ante ti la esencia.
Llega hasta el fondo, aunque sea banal,
pues el maestro tiene una certeza:
él siempre cree que el verso llegará.-


***************

Era un río y dos melancolías,
un puente había cuya travesía
no estaba señalada para ambos,
por el destino ni por el camino.
Llevó el incierto azar a dos
desconocidos hasta el puente,
la palabra sobró en aquel momento,
era más pobre que el silencio,
en aquella noche bastaba la mirada
que los envolvía y de la mano
se encaminaron a un lugar
habitado por cierta voz lejana.
Hijos de la lluvia, entre el cristal otoñal,
de resplandor salpicabas el río Sena,
como si la luz fuera sangre de un raudal.
Eres el manantial de mis comienzos
y al agotar mi aliento con tu luz
fui todo y nadie entre tus dedos.
Como extraviado me fui por el camino,
yo lo sabía, tú eras el inicio del paraíso
que apenas existía en la imaginación.-


*****************

Eso es todo. Lo dividí.
No hay temor ni dolor.
No es una gota de sangre, es un rubí,
que en el cadalso se ve como un cristal.
Era noble el color
del cristal que quedó,
era un nudo ciego
y ahora ha sido deshecho.
Tristes se estremecen los muñones
cual tentáculos de pulpo
y las cicatrices que quedaron,
como si anhelaran en tumulto
aquello de donde fueron cercenadas
por el hacha, de un tajo.
¿Acaso han regresado del país
los condenados al cadalso?
Tal vez el zar de Frigia
reanime el teatro,
¿para que todo sea como antes?...
Nadie hallaría nunca tal mago
que logre los miembros tronchados
en una unidad reunir.
El nudo ha sido cortado y la sangre
del color del rubí era soberbia,
pues en el corazón del nudo
estaba zar, tu vena aorta.-


*****************

No sé por qué
a espaldas mías
acechan tantos ojos.
Es una cosa extraña,
como si la promesa
que di, rota hubiera
sido por mí
y al desdichado
su moneda
le hubiere negado...
Habré entonces
de examinar mi vida.
En este acecho
resulta extraño
que una mirada
no traiga mal de ojo,
si me sigue desde atrás,
¿Será que la fatalidad
me reserva todo
lo que el destino ha calculado?.-


                                                                                      Sergei Goncharenko





Imágenes: Pinturas del artista inglés Frank Bramley  (1857 - 1915)



quiquedelucio@gmail.com

lunes, 15 de junio de 2015

Varona

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.





                                                                                     Mónica Montero Fernández

Poeta y narradora chilena, nacida en San Bernardo en 1966. Directora de la revista literaria "La otra costilla", participó en la revista de poesía Safo, pionera en la difusión de poesía escrita por mujeres. Ha publicado los libros: "Varona" (2009), "Poemario" (2009) que obtuvo el Segundo lugar del Premio Municipal de Literatura de San Bernardo, "A corta distancia" (2014), etc. Obtuvo el Primer Lugar del Premio Municipal San Bernardo con el poemario "Cantos para el olvido" en 2014. Ha sido incluída en numerosas antologías de su país y del extranjero.


                                                                                                "varón sería muy poco
                                                                                                 para esta sensación de Dios
                                                                                                 que llevo dentro"






VARONA

No canten canciones
ni ordenen la mesa
no digan "hola, amor"
ni "adiós, cariño".
Que la saliva amarga que engendró
puede derrumbar.
La tierra oscila en tinieblas,
no se aleja mi duelo,
se nutre en la pestilencia,
muero en los ramos
deshojando soles,
maldiciendo el mar,
llena la boca de gusanos.
En esta hora de llanto,
no se atreva la flor a emanar
ni asome la luna.
Que esta oscuridad que duele
es mi dueña
y, antes de ella,
yo estaba sola.-


YO QUERÍA

yo quería ser la puta
que dormía con el capitán

viajes todo el año
vestidos de muñeca.
carcajear femenina
empinar el codo hasta el fondo.

Baile y joyas
noche.
y un baboso millonario
contando sus mentiras
No se cumplen todos los sueños en esta vida

No soy la única
Otras iban a ser reinas
y sepa Dios
en que reino reinaran.-


PRIMAVERA

Debiste ver a la abuela, boquiabierta
los ojos metidos al fondo, la cara seca.
Sometidos al viento sus cabellos
con las venas salientes y heroicas
al filo de la noche, acostada en el nicho.

luego la lluvia que quería despertarla.

¡Debiste ver! A los pájaros imperturbables.
Piando.
Así, en días de fiesta.-


GENETRIX
I

La tierra me asfixia,
lentamente.
Oscureciendo mis ojos.
Siento
como sienten los muertos.

II

Conmueve aquel silencio
tras la penumbra.
Soledad: se acumula
y cubre la atmósfera.

El aliento dormido
en los ojos yermos.
La muerte no tiene
escrúpulos.
Se burla
de la soledad
de la carne.

III

¿Sabrá mi sombra?
Soy mujer,
hecha en llagas,
torrente sanguíneo
confuso.
Mañana y tarde,
corriendo y corriendo
con un niño en las enagua.

Tibias las entrañas, teta y leche.

¿Me culpará la sombra
de haber mordido manzana?

¿Sospechará la sombra
que entre pierna
cantan ruiseñores,

que un beso
fecunda la tierra?

IV

Corre por la avenida,
llega al cuerpo moreno.
Ven
quiero oler tus olores,
fiebre que seca la boca.

La muerte se acuesta conmigo.
Sólo nos queda esta noche.-


************

Cómo el limonero y su aroma
llévote adherido a la boca
por los siglos,
por el miedo y la muerte.
Llévole en los bolsillos y el ombligo.
Encadenado a los miedos
Asido a la mudez que me cuelga
Llévote
al fondo de mi secreto
y nada más se llena de mi sol.
Llévote en las rodillas,
En los rincones
Llévote
Llévote y te dejo
en el minuto que me faltes.
Llévome a otro conmigo.-


                                                                                    Mónica Montero Fernández



Imágenes: Pinturas del impresionismo actual de Estados Unidos.





quiquedelucio@gmail.com



domingo, 14 de junio de 2015

La lluvia


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.




                                                                                Mario Albán Camacho

Poeta de Costa Rica, nacido en Heredia en 1955. Inició su obra literaria  en 1970, en 1983 escribió "El pájaro del Alba", poema en 22 secciones y simultáneamente, otro en 17 partes llamado  "Rapsodia para un amor", su obra es muy vasta, integrada hasta ahora por 42 libros publicados;  de sus últimos, se destacan: "Canción de los devotos del sol" (2001), "El revés mentiroso del derecho" (2001), "Poemas del lícito ilusionista" (2002), Muchacha (2003), "También soy Job" (2003), "Resplandores" (2003), "Sueño de otros sueños" (2004), "Habitaciones del corazón" (2005), "Canción del amante cósmico" (2010), etc.


                                                                   "Que no sea hora, estrategia, compromiso.
                                                                    Que aun siendo del hombre, de la umbría
                                                                    de su sangre y su mirada, sea
                                                                    la cascada del sol entre el follaje"   




LA LLUVIA

Lluvia, yo, cuando niño,
amaba mucho tus canciones,
tus tambores sonar entre las nubes,
las trompetas vociferando sobre ríos,
tus flautas cadenciosas entre los arpegios
de los pinos,
tus armonías danzando con los gorgoritos
de las aves:
Todo el espacio y la luz y la espesura
y los charcos, las flores y las piedras
y el cielo, las cimas y las eras: todo latía,
rezumaba, la prolífica melodía de tus gotas.
Y yo niño, fecundo como tú,
amaba mucho -lluvia- el amor
que desplegabas por los campos.
Entonces, mi padre, casi roble, cedro, sauce,
sembrador de vida y de maíz,
inundando llegaba -lluvia- de tus aguas,
y era como si por la puerta penetrase
una mano de tu aguacero generoso.
Yo niño, casi un glóbulo
de tu líquida abundancia -lluvia-,
amaba mucho la vida que fundabas.
Por eso hoy, cuando escucho
tus caballos en estampida por el cielo
y te miro correr por las aceras
y las paredes de macilentos edificios,
sucia, negra, confundidas tus nubes con smog
tus innúmeros globos cuajados de ponzoña
-una herrumbrosa metáfora de vida-,
entonces lluvia, indoblegable lluvia,
admiro más tu indomable música creadora,
pues quemante y venenosa
como los industriales humanos te hemos hecho,
sigues cayendo, cayendo y empapando:
Estás en guerra
contra el desierto planetario que construímos.
Ah, hermana, madre y abuela de la vida,
antigua lluvia, elemento primordial,
¿seremos los hombres capaces algún día
de ser fecundo espejo de tu música?.-


UN CIUDADANO COMÚN

Yo trabajo, sufro, estoy atado.
He iniciado amores en un parque-,
bajo la luna azul entre la fronda,
que han concluído simplemente en algún bar.
No tengo otra razón que los salarios,
que algún placer al filo de la sombra.
Soy nada. Apenas una cifra  del sistema.
Mírenme aquí de piedra por las calles.-


EL PÁJARO DEL ALBA

XI

¿Es que puedo sentir
la paz del alba, el júbilo
de gallos y de pájaros, el latido
del sol derramado en el follaje?
¿Es que yo, opreso del tiempo
y de las calles, encallecido de trabajos
y de noches, atenazado de hambres y de guerra,
es que yo puedo, acaso, ser un hombre?
Si me rodea solo la piedra, la piedra
sonriendo en los periódicos, la pedra
exhibiendo sus vestidos, la piedra
gritando, discurriendo,
¿puede mi corazón ser
como el alba, iluminar
mis sueños y mi sangre?

Pobre cosa que preguntas,¿a dónde está tu flor, a dónde el agua?.-


XIV

Se han acostumbrado a este cerco.
Han llegado a creer que esto es la vida:
Estos días engolfados en relojes y las noches
ahogadas por las calles. Estos seres
con duradera sed, y, a veces sin la luz de una comida.
¿Qué se hace, en dónde queda la sangre
fresca que se ríe en la cuna?
¿Qué se hizo, adónde ha ido, el hombre
savia de los ríos y el viento, hermano de la flor
y del jilguero, espejo de los astros
y la tierra, habitante de la vida
y luz creciendo?.-



                                                                                    Mario Albán Camacho






Imágenes: Pinturas de la artista rusa contemporánea, Alina Maksimenko.




quiquedelucio@gmail.com

viernes, 12 de junio de 2015

Compañera


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los  hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                                                  Miguel Nuñez Mercado

Poeta chileno, nacido en Limache en 1956. Ha obtenido varias distinciones literarias en certámenes de caracter regional y nacional. Parte de su obra ha sido difundida en numerosas revistas y periódicos. También ha participado de  antologías de su país y del extranjero.


                                                                                  "¿Quien traduce
                                                                                   los idiomas del navío
                                                                                   bajo el párpado del agua?"




COMPAÑERA

Mas mi incierta vida
Fuga de vuelos y pájaros
Vacío la cuenca húmeda
En la silueta de sal
Y entre los destellos
De mis diáfanos caudales
Desde las sombras torturadas
Te descubrí yo
Inevitablemente yo.-


MÁS ALLÁ

No es caer
Bajo las fauces de la umbría
Como un derrumbe de ojos
O uvas rotas

Es caer y levantarse
Es desplegar toda
Tu envergadura de cadáver
Por sobre el hilo exiguo
De la muerte.-


PADRE

Debo partir ahora mismo,
mi padre me espera.

Alfajores de leche y miel,
dulces de La Ligua, Chilenitos habrá en su mesa
y yo beberé Agua de Culén y Pepsi Cola
hasta saciarme.

Nada faltará en la casa de mi padre,
su morada es como un día domingo
con tortas de chocolates y cornetas de cumple.-


VERNE

Los ojos
de mi infancia
se desplueban.

Se salen
de su órbita
y su agua

Hay un sol
en las penumbras
que deslumbra

Un sol
que nace y muere
en medio de las páginas.-


PARA LUIS CONCHA RAMÍREZ

Te traigo este puñado de palabras
Hasta la tierra que te ampara
Un poco de aire movido por mi lengua
Que escarbe hasta el fondo
del polvo hasta tus huesos
Y te desexilien del territorio
Del silencio que ahora habitas.

Que tus oídos escuchen mis voces
Como antes
Cuando soñábamos con cambiar el mundo
Acodados sobre el hule de las mesas
Ante un sol rojo que nacía de las botellas
Y que se repetía -interminable y pequeño-
en los vasos

La esperanza, entonces, no cabía en el hueco
De una mano
Y tenía el color de las uvas

La noche era testigo
De los latidos de los relojes
Y de nuestras risas
que espantaban las luciérnagas
Nuestros corazones eran dos "spútniks" que se elevaban
hacia el cielo raso

Hermano, partiste tan temprano
Antes que la noche deshiciera sus magias
Y el fuego del verano madurara las uvas

Estoy aquí para decirte que el silencio
No ha apagado tus voces
Que tu recuerdo es más cierto
Que mi rostro en el fondo de un estanque

Que estas palabras profanen la tierra
Que te guarda
Que te horaden los tímpanos
y las guarden tus sesos.

Algún día volveremos a encontrarnos
Y acodados sobre el mantel de una estrella
Nos beberemos el sol.-


HOTEL ALMENDRAL

El único ojo entreabierto
Es la ventana

Valparaíso asoma
Su pupila negra gime

Pecho pájaro anida
En los reveses de las sombras

Pequeño rincón del  mundo
Guarida de luz y fuego

Donde la lluvia
Es una hembra inconsolable.-


PÁGINA EN BLANCO

Ninguna calle
Llevará mi nombre

Lo dice en sangre
Mi boca muerta

Los ojos vanos

Mi mano inmóvil
Sobre esta mesa.-


                                                                                         Miguel Nuñez Mercado




Imágenes: Pinturas de Francis Luis Mora  (Uruguay, 1874 - 1940)



quiquedelucio@gmail.com