Páginas vistas en total

domingo, 31 de mayo de 2015

Abandonados

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.




                                                                                               Gioconda Belli

Importante poetisa nacida en Managua, Nicaragua el 9 de diciembre de 1948.


                                                                                                 "Mi amor es así,
                                                                                                  como este aguacero,
                                                                                                  rebotando contra el pavimento,
                                                                                                  pintando de verde el campo"






ABANDONADOS

Tocamos la noche con las manos
Escurriéndonos la oscuridad entre los dedos,
Sobándola como la piel de una oveja negra.

Nos hemos abandonado al desamor,
Al desgano de vivir colectando horas en el vacío,
En los días que se dejan pasar y se vuelven a repetir,
Intrascendentes,
Sin huellas, ni sol, ni explosiones radiantes de claridad.

Nos hemos abandonado dolorosamente a la soledad,
Sintiendo la necesidad del amor por debajo de las uñas,
El hueco de un sacabocados en el pecho,
El recuerdo  del ruido como dentro de un caracol
Que ha vivido ya demasiado en una pecera de ciudad
Y apenas si lleva el eco del mar en su laberinto de concha.

¿Cómo volver a recapturar el tiempo?

¿Imponerle el cuerpo fuerte del deseo y la angustia,
Hacerlo retroceder acobardado
Por nuestra inquebrantable decisión?

Pero...quién sabe si podremos recapturar el momento
Que perdimos.

Nadie puede predecir el pasado
Cuando ya quizás no somos los mismos,
Cuando ya quizás hemos olvidado
el nombre de la calle
Donde
Alguna vez
Pudimos
Encontrarnos.-


ÁSPERA TEXTURA DEL VIENTO

Nacida de la selva me tomaste
Arisca yegua para estribos y albardas.

Durante muchas noches
Nada se oyó
Sino el chasquido del látigo
El rumor del forcejeo
Las maldiciones
Y el roce de los cuerpos
Midiéndose la fuerza en el espacio.

Cabalgamos por días sin parar
Desbocados corceles del amor
Dando y quitando,
Riendo y llorando
-El tiempo de la doma
El celo de los tigres-

No pudimos con la áspera textura de los vientos.
Nos rendimos ante el cansancio
A pocos metros de la pradera
Donde hubiéramos realizado
Todos nuestros encendidos sueños.-


CÓMO PESA EL AMOR

Noche cerrada
Ciega en el tiempo
Verde como luna
Apenas clara entre las luciérnagas.

Sigo la huella de mis pasos,
El doloroso retorno a la sonrisa,
Me invento en la cumbre adivinada
Entre árboles retorcidos.

Sé que algún día
Se alzarán de nuevo
Las yemas recién nacidas
De mi rojo corazón,
Entonces, quizás,
Oirás mi voz enceguecedora
Como el canto de las sirenas;
Te darás cuenta
De la soledad;
Juntarás mi arcilla
El lodo que te ofrecí,
Entonces tal vez sabrás
Cómo pesa el amor
Endurecido.-


ES LARGA LA TARDE

Es larga la tarde
Como el camino curvo hasta tu casa
Por donde regreso arrastrando los pies
Hasta mi cama sola
A dormir con tu olor engarzado en mi piel,
A dormir con tu sombra.

Es larga la tarde
Y el amor redondo
como el gatillo de una pistola
Me rodea de frente, de lado, de perfil.
El sueño pesa sobre mis hombros
Y me acerca de nuevo a vos,
Al huequito de tu brazo,
A tu respiración,
A una continuación infinita de la batalla
De sábanas y almohadas que empezamos
Y que pone risa
Y energía
A nuestro cansancio.-


MAYO

No se marchitan los besos
Como los malinches,
Ni me crecen vainas en los brazos;
Siempre florezco
Con esta lluvia interna,
Como los patios verdes de mayo
y río porque amo el viento y las nubes
Y el paso de los pájaros cantores,
Aunque ande enredada en recuerdos,
Cubierta de hiedra como las viejas paredes,
Creo en las raíces innumerables de mi canto.-



                                                                                        Gioconda Belli





Imágenes: Pinturas de Andre Kohn   (Rusia, 1972)


quiquedelucio@gmail.com

viernes, 29 de mayo de 2015

Certeza

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                                                        Rosario González Vera

Poeta chilena nacida en Santiago, estudió Licenciatura en Educación en la Universidad de Santiago de Chile, profesora de Castellano. Ha publicado en la revistas de literatura, como "La Mancha" y otras.. Ha participado en diversos encuentros literarios, lecturas y recitales poéticos. En octubre de 2013 publicó "Para acabar soñando" de la colección "Poetisas al sur del mundo" de la Editorial Segismundo. Sus poemas forman parte de varias antologías .


                                                                                        "Enmarcada su boca
                                                                                         un pedazo de cielo intenso
                                                                                         se insinúa, se esconde
                                                                                         tras la cordillera"





CERTEZA

No digas que fue un sueño
porque hubo una mujer y un hombre
detrás de los cortinajes
preparados para la escena.

Fueron cayendo,
entre las sombras
y el fulgor
que atravesaba la noche,
fueron cayendo
las cosas que nos ataban
para dejarnos libres;
las ropas,
las penas,
el miedo primitivo
y alguna tristeza
que temblaba en el deseo.

Estuvimos así,
sumergidos,
sin saber dónde
se hallaba el aire
ni el límite
ni el tiempo.

No digas que fue un sueño
porque hubo una mujer y un hombre.-


APOTEOSIS EN FA

Un acorde de Beethoven
juega en el silencio

me miras con las manos de mí llenas

tu nombre me llama acoplado al mío
desvistiendo metáforas en el mediodía

se multiplican en tus ojos
las hojas del verano

en tus versos cantados por tu boca
se prolonga tu vientre en mi vientre.


FINAL DEL RECORRIDO

Desde tu umbral
sin salirme de la ruta
llego a tu horizonte masculino

tan desnudo te encuentro
que mis manos ya quieren desnudarte.-


INVITACIÓN

Espérame
llegará el tiempo del oro derramado
cuando provisto de alas y luciérnagas
te entregues
y con el deseo a cuestas
desde todos los ángulos
te conjure a poseerme

espérame cantando
bajo el cielo
sobre el cielo.


BOTELLA DE VINO

Era roja
ardiente
una noche de poesía

tu voz en el micrófono
un verso mío

una botella de vino tinto
tus manos
mi boca

fueron dos copas
fuimos juntos

y fue rojo

fue ardiente.-


VOY A  CONTARTE

Sucede que en esta noche
todo ha sido extraño
venía en el metro
hacía calor
me afirmé en el fierro
había ruido
cerré los ojos
me ví desde afuera
como si fuera otro el que me viera
olvidé donde estaba
pensé sin pensar que quería que alguien estuviera allí
no al lado mío
sino que en el mismo espacio mío
quería que ese alguien me tocara
desde el espacio lejano en que ese alguien estaba
desde el momento ausente en que ese alguien estaba
lo desée con fervor
me sentí queriendo sentirlo
grité en silencio para que ese alguien apareciera
para que me tocara

aunque te parezca extraño lo que te cuento
ese alguien
tenía tus mismas manos.-


                                                                                     Rosario González Vera








Imágenes: Pinturas de John Michael Carter (Estados Unidos, contemporáneo)



quiquedelucio@gmail

miércoles, 27 de mayo de 2015

Astillas

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, En su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                                                      María Gómez Lara

Poeta colombiana, nacida en Bogotá en 1989. Estudió literatura en la Universidad de los Andes donde recibió el grado Summa Cum Laude por una tesis sobre el poeta Eugenio Montejo. Poemas suyos han aparecido en diversas publicaciones como la revista de poesía "Golpe de dados" y el periódico El Espectador. Ha publicado: "Preguntas para el azar" (2007), "Después del horizonte" (2012) y "Contratono" (2015) libro con el que mereció el XXVII Premio Loewe a la Creación Joven, publicado por la editorial Visor.


                                                                                "será por las ventanas
                                                                                 cuando quedan entreabiertas en la noche
                                                                                 la muerte se va acercando
                                                                                 no abandono sino brisa tras los vidrios"   





ASTILLAS

voy frotando una astilla contra otra
y es inútil

no habrá fuego
en mis restos de madera

pude rescatar del naufragio
un trozo de leña

hueco de tormenta
atravesado por tanta agua salada

lo quebré
para inventar dos trizas que se juntan
dos chispas
que no estaban
el revés de un vacío un agujero

aquí sigo todavía estrellando mis astillas

nada que encender
y te haces humo
nada que apagar
y eres ceniza.-


ANTIQUIETUD

y puede que la vida
      nos inquiete
pues quedamos aquí
tan de la tierra

anclado en el suelo materiales

llevados por el tacto
como a tientas

luego
nos deshacemos

nuestra miseria es ínfima es de arena

caemos
como piedritas
contra el río

¿y cómo era
ser polvo piel o hueso?

después nos recogemos
precarios deslucidos

cubriéndonos de aire o ceniza

salimos
a la calle

despacio
a pesar de estar pausados casi
hechos reposo

negamos la quietud nos tropezamos
un paso luego otro el pavimento

andamos en puntillas

y de tanto no estar
vamos estando.-


LA LUZ INÚTIL

qué extraña completud
ya sin relojes
ni calles cerradas

qué extraña completud el aire abierto

la sola luz
la luz inútil

al fin sin nudo ciego

para qué ver si nada que alumbrar
de este equilibrio hueco

ningún hombre
ningún árbol

ningún edificio torpe que vaya a derrumbarse

para qué el estupor suspendido si no hay dónde caer.-


LA OTRA MUERTE

No habíamos visto antes
la mano amenazante
el arma
y otra muerte

que no
se entreveía

no habámos intuido
el ruido del viento contra los cristales
la ruptura

no sabíamos cómo
cubrirnos del estruendo
cómo esquivar las balas
en el aire no

creíamos
que fuera a ser así tan inmediato

mirar a todos lados
temiendo al asesino y no
veíamos aún esta otra muerte dibujada

no exscuchábamos sus pasos
acercándose
no contábamos con la sombra
nos estaba velado
el monstruo tras la puerta

caminábamos tranquilos sin saber
que hace ya tanto llevábamos a cuestas
una muerte otra más antes del miedo.-



                                                                                              María Gómez Lara 






Imágenes: Pinturas de la artista Tamara De Lampicka  (Polonia, 1898 - 1980)





quiquedelucio@gmail.com

martes, 26 de mayo de 2015

Luz y oscuridad


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.

                                                 

                                                                                 Carmen Uría Araujo

Poeta y narradora española nacida en Gijón, Asturias en 1968. Escribe en castellano y en asturiano occidental. Ha participado de numerosas antologías  y desde 2009 escribe casi a diario en su blog "Poesía más que nada"



                                                                   "Tu boca sellada porque ya no me ama,
                                                                   el pelo enmarañado sin mi caricia,
                                                                   tu piel blanca huérfana de sol cálido,
                                                                   el cuerpo inerte sobre tu sillón favorito"  







LUZ Y OSCURIDAD

Quisiera ser como eres tú
sencillo, vestido para cubrirte.
Ver pasar las horas
pensando en que mañana quizá
la lluvia riegue tu tierra
y ese río aumente su caudal.

Quisiera saber esa alambrada que colocas
para saber donde comienza lo tuyo
donde acaba lo que no lo es.
Un árbol que te recuerde sus primeros frutos
la maceta de flores que adorna tu puerta.

Pero no lo soy,
sólo soy la duda, el deseo,
el maquillaje que oculta un dolor,
el sueño imperfecto
que se repite aún sabiendo lo que es.

Nada puede borrarme de ti
ni yo puedo negarlo
que no puedo decir más,
qué ya todo estádicho.

Luz quisiera darte
darte lo que tú esperas
sin embargo no puedo
atino en mi oscuridad
sólo a escribir este poema.-


CRISÁLIDA

La crisálida apenas un péndulo
oculto en el verdor,
hermoso colgante
al final de un fino hilo de seda.
Estás tú, libre, caminando
y girándote para verme seguirte,
yo imagino la inminente metamorfosis
-como un niño ilusionado-
y casi te olvido.
La crisálida es el mismo tiempo,
aparentemente inmóvil
pero implacable, apurando la vida
para ofrecer la brevedad de la belleza.
Me llamas, oigo tus pasos acercarse
sobre la mar de hojas de un bosque
que nos oculta esperando,
tal vez, que eclosionemos
bajo el balanceo de este péndulo
-antiguo como el mundo-
del que colgamos ambos.-


PARA DECIR MENTIRAS

Y fue una casualidad
que un día dijeras mi nombre
y al hacerlo quedásemos unidos
como el musgo al viejo árbol
y como la hiedra de tu casa al muro.
Y crecimos siempre mirando hacia arriba
(como debe ser),
con ganas de ver el cielo
de ver quizá la línea de otro horizonte
sin torres que mantienen complejos equilibrios,
ni cristales sucos llenos de tiempo adherido.
Y fuimos entrelazándonos,
mi mano en tu brazo,
mi pie en tu muslo,
tu boca en mi espalda...
Y fue una casualidad
que yo pronunciara tu nombre
y que al hacerlo quedásemos dormidos
ambos soñando el mismo sueño perdido,
ambos hablándonos bajito
(cómo debe ser)
Cada palabra es un silencio,
cada silencio es una verdad,
descubrimos asustados
que así no se puede mentir.-



DE REGRESO

Creeré que sólo me rozó tu olvido.
Pueden más las palabras bellas
que nos dijimos entregados,
no buscaré caminos que sobre tu recuerdo
quieran escribir,
hagan de ti un resentimiento,
una astilla clavada bajo la piel
que se endurezca.
Este cielo se merece la ilusión aunque sea dormida
y quizá, mejor que la brisa nos lleve,
no permita que nos quedemos
atrapados en alguna escondida
telaraña.

Y así erguida, desafiante, me dijeron
-pareces una torre que habrá que admirar
toda una vida-
las golondrinas que volvieron.
Y el crisol otoñal cubrirá os cuerpos del bosque,
dejará paso sólo al murmullo
de las hojas acartonadas que pisaré.
Querrán gritarme tu nombre
pero yo desde mi cima de ensimismamiento
creeré que sólo me roza tu olvido.-


DESNUDEZ

La flor deshojada, sin sus pétalos,
la rama de la vid, sin sus uvas de ira,
el cerezo que no florece de frío,
el lienzo sin un trazo que hable de ti,
el libro abierto sin los versos
y olvidado de tus labios.

La copa llena que no has bebido,
la manzana roja de pescado que no mordiste,
el pan caliente que se enfrió esperándote,
el café que no tomamos nunca juntos.

Tu boca sellada porque ya no me ama,
La desnudez que reflejo.
Desnudo soy,  me siento.-


                                                                                 Carmen Uría Araujo








Imágenes: Pinturas del artista Nathan Altman  (Rusia, 1889 - 1970)




quiquedelucio@gmail.com

lunes, 25 de mayo de 2015

La batalla

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                                                      Edgardo Pígoli

Poeta, narrador y educador argentino, nacido en Buenos Aires en 1966. Cursó la carrera de Letras en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, donde actualmente dicta clases como profesor de Literatura y Comunicación. Publicó los poemarios: "Último habitante" (1993)., "La Chineza" (1998), "Branquia" (2006), "De la Precariedad" (Airediseño Ediciones, Bs. As. 2014), etc.


                                                                                         "como el mar
                                                                                          despacio, como un hombre
                                                                                          que dispone de tiempo, voy puliendo
                                                                                          paso la mano por esa superficie
                                                                                          lisa, brillante"





LA BATALLA ERA LA GUERRA
V

en la carta decía

esa batalla era la guerra, siempre es así
aunque las mujeres usen corsé de plomo
y se inventen una repetición que las salve,
siempre es así.
sueño de paradojas
no están. se pierde la escritura en los fantasmas
nada que hacer.
perdí mi joystick
todo el mundo se mueve y no hay nada que hacer.-


VII

es un ardo de fuego
que no
volverá nunca

él
mira cómo va
cómo camina
mientras pasa la mano
por la penumbra del círculo de fuego
un torbellino para que
alguien le diga que lo quiere, que es bueno
el mejor de los buenos
pero parece que no hay
(no se explica)
que torrentes de amor
resuenan en una moda extraña y
dejan ver la sombra.-


CASI UNA VIDALA

"que entendió.
qué escuchó ella para poner esa música.
qué sabía de su paisaje.
cómo hablará su boca.
en qué se detuvo.
por qué la letra se llena de sonidos vulgares
así de rápido".

Entrelazados
en otros corazones
vamos dejando
huellas de amor
vamos camino,
vamos camino,
vamos camino,
al reencuentro.

"En la carta decía.

ella no supo, el tiempo se había desacomodado.
el punto definió el encuentro.
todo vino a cerrarse en el mismo lugar
pero ya no quería, las guerras eran otras.
las dos mujeres eran de mi paisaje.
el paisaje era opaco".

Al descubrirnos
en otros corazones
vamos buscando
huellas de amor
en el camino,
en el camino,
en el camino,
al reencuentro.

"En la carta decía

aquello comenzaba a ser
un monstruo que nunca terminaba
de explorarse
intentaba reunir dos mujeres
lejanas en el tiempo.
el control lo dejaba
afuera de las dos".

Al encendernos
en otros corazones
iluminamos
huellas de amor
en el camino,
en el camino,
en el camino,
al reencuentro.

"En la carta decía

Hoy la arena se vació
y el mar es un enigma
como esas dos mujeres.
hoy no habrá estrellas
y la que menos habla
podrá insistir con la luna.
el tiempo no saldrá de su cueva,
los movimientos serán agotadores,
todo seguirá igual.-


SE RÍEN

se ríen
eso justifica su tranquilidad
no hay idea.
este silencio es un objeto extraño
qué explorar
cómo se vive
cuál es el universo
meridiano.
preguntas de una selva ajena
un dolor extranjero
algo se desprendió pero
el sistema exige, alienación, nada
intensidades.
una ignorancia inédita
una soledad extrema
el escenario:
"una comunidad difícil" "no puedo"
"me duele"
escuchar o no escuchar
esa es la cuestión.-


                                                                                              Edgardo Pígoli






Imágenes: Pinturas del artista Federico Andreotti  (Italia, 1847 - 1930).







quiquedelucio@gmail.com

sábado, 23 de mayo de 2015

Siembra

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                                                 Nélson Roque Pereira

Poeta cubano, nacido en Ciego de Avila el 12 de mayo de 1966. Textos de su autoría han sido publicados, entre otros,  en el Periódico " Invasor " en Ciego de Avila; Boletín Literario del ISACA. Obtuvo Primer lugar compartido en el Encuentro Municipal de Debate "Talleres Literarios" (1994), Mención en el Concurso Provincial en saludo al 14 de febrero. Es miembro del Taller  Literario "Olga Alonso" del Municipio Ciro Redondo, Cuba.


                                                                              "El oficio es ser golpe en la unidad
                                                                              aunque tiemblen los horcones,
                                                                              y se atrinquen las fechas
                                                                              al amparo de la carne" 







SIEMBRA

                                        "Yo digo: no piensen en la cosecha,
                                         sino sólo en la siembra justa"

                                                                        T.S. Eliot

Entre mi cerca y la tuya
un mismo poste, el mismo alambre
que corre hasta el final
alternando las piedras
con las imprecisiones verbales,
que deshacen el infinito
en la sombra del bienvenido.
Aún quedan en la lejanía
pequeños portillos
por donde se nos van los hilos,
y rota la muralla nos hurtan
los frutos de la cosecha.

Ahora queda justo el tiempo
para demorar la siega y volver
por causas e intención
a dividir los granos
entre los dedos,
llegarán las lluvias de agosto
a subir el nivel del pozo,
a presagiar la enredadera
y los pájaros sobre la cerca.

Si el destino es clavar al poste
siete grampas y un cascarón
donde crecer la orquídea,
te regalo las tempestades,
no son peores desde el horizonte
con sus cerros de humo,
basta con otear las ruinas
para saber que aún tienes casa
sólo para una siembra justa.-


POR PRIMERA VEZ

Por adictos tiempos se escucha
el grito del que va rumbo a los muros.
Las caras sugieren otras edades,
y el tempo se agrieta en conjeturas,
no más que a vengar el frío del reverso.
Nada que ver lodestellos con la luz
de quién pasa y no deja trazos,
el don que nos fue vestido
por si nos provoca el mundo.
En los embarcaderos las idas y venidas
sobre el tablero de Ulises, el contagio
del centavo por si regreso a casa.
No importa si perdemos un café
en el reclinatorio de las barcas,
o si se engarzan las promesas
en la misma cáscara del arco iris
que pudo ser el puente origen
de todo lo que no está cumplido.
Si el navegante llega a destiempo,
una razón de más para no ser el huésped
de las fatigas, los barandales
de los que partieron un día
en diálogo con el barro.
No importan duelan las espaldas
en espera de la comunión,
llegará el primero y ese extraño parecer
de husos, trigos y rosas.
La humedad del ritual adolece dar,
y dar un poco más, hasta que duela
la imperfecta redondez del ser.-


TENTACIÓN

Acuden al unísono
las nebulosas grises,
que un poema que hierve.
Acuden trotando cual bestias espantadas.
es la trasfiguración;
persigue el antiquísimo desasosiego,
¿tuvo la maldad razones para proclamar?
El día más gris, de la semana pasada.
Hoy se acarrean sillas
encienden las luces; enfocan sus ideas.
Divaga la sombra, cubre de suerte
y vacía su mente la estridente noticia.
Visitar el depósito, la rejuvenecida vida.
Oficia la materia; engendra su vehemencia
Lígase todo, circunda la emisión
la facultad del verbo.
Verbo que en las dunas cree,
y anuncia no en segundavoz,
 que ojear la vida.
Tiene hoy razón la primavera
para despertar la lluvia.-


*********

Para ti hermano
las estrellas no caen.
Fugases vuelan por tu memoria.
Sabes,
que como péndulos
podrías atraparlas
en tu red de amores,
los cuales serán fáciles.
Posees la mano limpia
que suavemente crece
entre torbellinos de vida.-


***********

Nuestro golpes.
Has olvidado ayudar a un hermano
llanto y tristeza.
nuestros golpes
Has olvidado saciar la felicidad
Te aconsejo no vuelvas
ahora niebla.
Ayer pudo florecer.-


************

Si un soplo de poeta
llegase un día
plantaré mis colecciones
al montón de libros
que atesoran mi cuarto
arrebataré el silencio.
Conversaré con Tina
Gorki y Amicis,
Le pediré a Neruda
Kafka y Vallejo
rasguen lo que un día
puse a vegetar en sobres
esperando que un trazo
sembrara ramilletes
en amarillas márgenes-


                                                                                            Nélson Roque Pereira



Imágenes: Pinturas del artista Taras Loboada  (Ucrania, 1961)



  quiquedelucio@gmail.com                                                

jueves, 21 de mayo de 2015

Una mujer espera


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                                                          Alina Hernández

Poeta, narradora y editora mexicana, nacida en Lázaro Cárdenas, Michoacán, en 1988. Dirigió la revista "Síncope" en su primera y segunda épocas. Actualmente forma parte de los organizadores de la Feria Interactiva de Revistas y Publicaciones Independientes. Ha participado en numerosas antologías y colabora para varias revistas digitales e impresas.


                                                                                       "Algún día los muelles
                                                                                       se convertirán en barcos,
                                                                                       los puentes en olas
                                                                                       y los viajantes en columnas" 






UNA MUJER ESPERA
ACTO I


En cada puerto
hay una mujer esperando al mismo hombre.

Ilusas.

Él no volverá

o regresará para robar el agua de los brazos
que sostienen los pilares de los muelles.

Miradas líquidas
suben por los tobillos,
se vierten en el centro de los ojos.
Podrían abarcar el mundo
o salvar a un naúfrago perdido
entre los mares de acentos extranjeros.

En cada puerto hay una mujer esperando al mismo hombre
Ilusas,

desembocan
en lo inmenso
y llegan hasta la gran revelación
de saberse tejedoras
de un abrazo inacabado.

En cada puerto,
hay una mujer acantilada
en espera de encontrar el cuerpo
y sentir el instante del abismo.


ACTO II

Se mueven en un vaso.
Son seres condenados avivir
en medio de lo lleno y lo vacío:

nunca repletos,
siempre faltos

del navío entrepiernado de mujeres.


ACTO III

Las muchachas han sentido,
saben,
intuyen el vibrar de las columnas.

Es el llanto de los seres de agua,
el eterno gemir por lo inasible,
por la falta de humedad entre sus ropas.


ACTO IV

Cada ciudad es un mar, cada mujer es un muelle.
Y no queda sino hondear los pañuelos
para sacudir el llanto que impregnó la despedida.
Resta sólo lamer las lagrimas y contener las olas
que hizo el barco que ha partido.
Quedarse con las manos vacías,
en espera de otra embarcación.

Ya el agua se mece en dirección lejana.
Ya los puertos describen la altura del adiós
en la punta de los labios.

Las mujeres,

las ilusas,

van a plañir,
a tejer de nuevo la zozobra que han dejado,
porque saben,

intuyen,

que la despedida
no ha de ser tan húmeda

ni tampoco eterna.
Cada mujer es un mar, cada muelle una ciudad.


**********

El viajante ha de partir,
ha de buscar esa cama de común encuentro
hasta dejar los muslos tambaleantes de ilusiones.
Pero el vacío llegará y sabrá instalarse
en los pendones que sostienen a los puentes.

No habrá adiós tan cerca
que detenga el rechinar de los metales,
el pudrir del fierro por tanta saliva azucarada,
tejiendo la esperanza del retorno

o de la huida.-


ACTO V

Parte de mí un barco,
se lleva a la muchacha como si fuese otro año.
Parte de mí y se aleja en el ondear del viento
con la fuerza de las olas que descubren lo abierto del mar.

Parte de mí el tejido de los puertos
y descubro que es la misma,

la misma ilusionada

de quemar las naves
y ahogar los muelles para que los labios marineros
se queden a vivir
como hombre de agua,
siempre atento a levantar los destrozos que el forastero
arrastra.

El viajante se ha vuelto musgo,
se ha pegado como lapa a la memoria,
como liquen a la roca.
Su espalda es un continente que se aleja.-



                                                                                         Alina Hernández










quiquedelucio@gmail.com

martes, 19 de mayo de 2015

Quinteto

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por e escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


                             
                                                                            Armando Rojas Adrianzen

Poeta, traductor y editor peruano nacido en el departamento de Piura, en 1945 y fallecido a los 41 años en París, en junio de 1986. Publicó varias revistas literarias. A mediados de los años setenta se fue de Perú para radicarse en Francia, renunciando a una Cátedra en la Universidad de San Marcos, en Lima. En 1983 publicó "El sol en el espejo" con traducción al francés. Mucha de su poesía fue recopilada en "Material de lectura".  Falleció de una enfermedad cancerosa en el hospital de La Salpetriére.


                                                                                     "Canta en mí poesía
                                                                                      que al menos mis voces
                                                                                      no queden rezagadas"





QUINTETO

Ven al fin
De este sueño hay un bosque de cristal
Siguiendo las colinas
Se llega a su encuentro
Blanco y pulido recuerda el vuelo
De la quimera
Todas las horas que de vuelo lleva

Nada puede negar su clara existencia
Sin exigirse esplende
Jóvenes ni dioses lo sustentan y es
El apoyo de forzada utopía
La que llevarán héroesy hombres
En época augusta

Nadie tampoco entregaría sus ala
Sus joyas a cambio de un reflejo
(Formas del ser que en silencio reposa)
Pero cuántos lucharon
Proyectaron su vida al solo eco
De la leyenda

Igual nosotros damos cada día
Cada palabra en las esferas
Que mantieneny barajan al fondo
Enardecida sangre tibio aliento

Ven el mundo del ensueño
Forja un hombre y sus alegorías
Y cómo se concierta y entrevera
Su duración bajo lo nuestro
Pues todo lo que huyó de sus confines
Nos viene de ellos como el sol
Y sustento.-


TRAS LA BREVE LUZ DEL DÍA

Nuestros cuerpos han de tirar
Entre las frondas
Y los vestigios
Y más aún entre los sones
De la cólera
Pues una luz inmensa
Nos procrea.-


CARTAGO
I

El viento viene de Cartago esta tarde
y ausculto mi pasión    Díscolo punzntes favores
La noche no mueve su diamante
y el abejorro cae cae cae
Estrella de la gracia habita el vellocino
el lomo de la espada que al día desfallece
La espera desfallece
Sombras y Quimeras desatadas
con los caballos rojos al viento.

II
A solas con la arena entono mi canción
Marinos y bajeles que no vi
sino en el pajarillo
en los muertos resecos
Zumbante es el grito y me hundo en las riberas
Me disputo un caracol un leño
¡Los eunucos me convidan la mar!

III
Los huesos del deseo están allí
con las muchachas con los heliotropos
los huesos del deseo están allí
vende tu fama véndenos tus hijas

IV
Todos se han ido    La muchacha la sombra los niños
y la palpada losa es sólo olvido
Señora del amor que nutres al hijo de la muerte
El viento vuelve de Cartago
y estos luceros no nos devuelven a la vida.-


COMO QUERIENDO HALLAR UN SUELO QUIETO

Escribiré una vez y otra vez y alguna vez
este poema
hasta que en la colina no haya árboles
Ni césped ni testigos
Tampoco haya sol y la casa en verano
esté iluminada por las pobres palabras
Escribiré mil veces sobre el musgo
Como queriendo hablar un suelo quieto
El único lugar que escapa al pico del verdugo

En este yermo vivir tal vez es bueno
y nunca faltan cuerpos, ángeles extraviados
Pero fatiga el tiempo y muchas
son las palabras falsas o faltantes
A veces hay espejo, lámpara, botella
que se quiebran se quiebran se quiebran
Su diálogo de amor son alaridos
intermitentes en tu sueño, en mis gastadas
páginas: Escríbelo
Y es imposible entonces corregir
Con tinta falsamente clara retrasar el huidizo
corazón que nos falla.-


SUEÑO DEL GUERRERO

He apagado la luz
En las colinas lluvia inmóvil
Doblegando mi pecho
irrisado poniente

Por qué sin paz el felino me habita.-



                                                                     Armando Rojas Adrianzen


Imágenes: Pinturas de David Agenjo (España, contemporáneo)





quiquedelucio@gmail.com

lunes, 18 de mayo de 2015

Doble invierno

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                                              Christian Law Palacín

Poeta , periodista , traductor y crítico de cine español, nacido en Madrid en 1973. Ha escrito los poemarios: "Pendientes en la noche" (Madrid, 2003) y "Algo menos que el corzo"  (Valencia, 2009).


                                                                                          "Te llegarán , mi amor,
                                                                                           como los lobos:
                                                                                           invierno, fronda aprisco,
                                                                                           a cielo abierto"  






DOBLE INVIERNO

Extraño es que la nieve dé plenitud al frío.
Pero aún lo es más que el blanco boreal
desentierre el pasado. Una mañana
regresa y un invierno en un jardín
inglés y, netamente, los juegos y las voces
de algunos que hoy ya han muerto
rompen el aire. La constancia
del vivir, aún tan frágil, tenía en el olvido
aquella nieve. Vuelve
ahora en esta otra, y es muy honda
la tristeza por ser inesperada.


NORMANDÍA

Julie, con un instante debería bastarnos:
los dos en la escalera riendo hacia la lluvia.
(Es como Normandía,
dijiste en un idioma apagadizo
al sentir el nublado sobre el rostro.)
¿No es esto suficiente? ¿Es más perfecto un sueño?
Cuando arrasan tormentas
los años, ¿imaginas
en tan breve aventura hallar refugio?-


SON ASÍ

Son así los sueños, no hay nadie
que anticipe su rostro. Saben
nutrirse de un verano, de la cueva del viento,
de los oceanarios matinales,
de un desnudo integral en la academia.
Llegan de todas partes, a veces de los muertos
que vienen a habitarnos,
de sus áperas arpas
que siempre sonarán donde pisemos.
Son así,
los niversos fuertes
deciden concurrir ante nosotros.
Puede esperarse al circo y al cometa,
a los galgos ahorcados, a los héroes de sombra
de Conrad en los sueños.
Hay quien elige, sin embargo,
ir a su encuentro a la intemperie,
quien logra abrirse paso
en el desbordamiento prodigiosos,
quien recorre las duna que custodian
el milagro en la noche
y allí busca
el lugar del abrazo con la ausente.-


PISCINA

Bajo soles furiosos es prado de agua dulce
destinado a la dicha, radiante como gala
de cristal de Swaroski. Pero cuando se vuelve
inesperado impluvio que agobian las tormentas,
los bañistas padecen carencia de zafiro.
Venus Anadiomena a menudo deslumbra
en urbanizaciones con piscina. John Cheever
eligió, en su escritorio, trenzar oscuridades
con sus oros azules, porque vio, entre ginebras,
las teselas celestes transformarse en miradas
abisales. Igual a sí misma, y diversa
según cada aventura, lo mejor es lanzarse.
¿Dedicaremos junio, sin prisa, a deslizarnos?-


  NADADORA

Ha caído la tarde sobre el césped
y la piscina. Solitaria, lenta
en las amplias brazadas con que anuncias
tu presencia en el mundo, vas mezclando
el largo azul y su caudal dormido
con música de tibia plata húmeda.
El sol final de llamas encendidas
no será para ti, tan esperada,
y se aleja, cumplida ya su agenda,
por los remotos cielos transmarinos
entre satélites indiferentes.
Hubieras elegido el mediodía
de ser la luz lo que necesitaras,
pero han venido sólo por el agua,
ventura incomparable para un cuerpo.
Por oscuro que sea el encontrarte
como un ensueño breve, amor aún vivo,
bajo una toalla para cuando salgas
serena de tu baño hacia la noche.-


NARANJO EN CARABANCHEL

Crecido en la rudeza de un barrio perisférico,
a sus espaldas un graffiti
con las tildes de oro
ejerce de horizonte de febrero.
        Diría
que sus ramas se buscan perfumadas
en la altura del aire.
Que sus horas inciertas,
expuestas a una doble
ira, municipal y adolescente,
despliegan entereza en equilibrio.
Que todo empieza a resultarle ajeno
salvo el gorrión
y el agua.-



                                                                             Christian Law Palacín


Imágenes: Pinturas del artista Enriquillo Amiana (Santo Domingo, contemporáneo)




quiquedelucio@gmail.com

sábado, 16 de mayo de 2015

Nadie me quiere

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


                                                                                   
                                                                                    Flavia Garione

Poeta y editora argentina , nacida en la ciudad de Buenos Aires en 1990. Publicó algunos de sus poemas en "El muchacho de los helados" (2011) y en "Metrópolis" (2010, Guadalajara, México). Algunas de sus publicaciones son: "Museo local" (2012), "Mi mente es como un dj malo" (2013), etc. Participa en la organización del Festival de Poesía de Mar del Plata y codirige el sello editorial Luz Mala. Recientemente creo el sello Honesta que se dedica a publicar a poetas jóvenes. Administra el blog: tengogatitosbebes.blogspot.com.


                                                                                   "Después que un tornado 
                                                                                    arrasó mi casa
                                                                                    volví a escribir poemas como antes
                                                                                    y volví a caminar por las calles oscuras" 





NADIE ME QUIERE

Antes era una persona celosa
llamaba a mis amigas
y les dejaba mensajes amenazantes
en el contestador:

"si no vienen a mi casa
no sé de lo que soy capaz"

Por los novios lloraba muchas
horas
Miraba las plantas por la ventana
el cielo, las nubes, las tranqueras
que dibujan siluetas falsas contra los troncos
y decía ¿Por qué no son como yo quiero?
¿Por qué se descontrolan?
Quisiera vivir adentro de sus mentes
es mi único deseo en esta vida.

Dedicaba días enteros a escribir
palabras que me consolaran:

"Querido diario siempre
estoy triste, nadie me quiere"

Llegué a pensar que estaba enferma
enferma de amor por los demás,
eso fue antes
cuando coleccionaba entradas de boliches
y etiquetas de marcas caras
los objetos y las personas
me transmitían sensaciones dramáticas
y a la noche
siempre tenía miedo de estar sola.-


TODA LA POESÍA DEL SIGLO XX

Somos tan malos poetas
como cantantes
Y esa es tamién una idea teórica
En realidad, solo podemos hablar
de las imágenes,
como sacar la cabeza por la ventana
un domingo por la mañana
los poetas buenos son aburridos
una se pregunta
¿cuándo van a tropezar en
El poema?
Ser consciente de toda la poesía del
Siglo XX ¿ puede trasmitirte un destello
De alegría?  ¿de inteligencia?
Podrían distinguirse miles de fases
De la luz a la mañana
Y eso es algo que no se puede describir,
sin embargo no es suficiente,
La sensación de perplejidad
una ruta de noche
En el 2006 el cielo de Santiago del
Estero era abrumador y saqué las piernas
Por la ventana del colectivo
En 2008 dormí en un campo
Al aire libre,
Mi cabeza
Como un punto fijo en el macro cosmos
Los sonidos amplificándose
Sin parar
Como pequeños roedores
Insectos con millones de formas
Y la galaxia haciendo estallidos
de 1,4 segundos.-


POLICIAL NEGRO

En una fiesta de casi famosos
mendigando copas de vino
con mi amiga
bailamos así
agitando en el aire
el dedo índice,
damos tantas vueltas
que les tiramos las copas
a los que están al lado
y nos insultan
pero no los escuchamos
estamos en la cápsula del baile loco,
de repente,
mi amiga reconoce a un famoso
lo saluda a los gritos
él apenas nos mira
y sigue desfilando
con su camisa de palmeras.
Los actores de la televisión
y los músicos están sobrevalorados,

pienso
aunque no puedo fundamentar este pensamiento
que se queda ahí, como flotando.
Un poco después
fumamos
discutimos con un viejo
que nos sigue por todo el boliche
como una mascta
dice que le gusta el policial negro
también me cuenta
que está escribiendo una novela
sobre La Pampa
es surrealista, dice
yo medio borracha hablo
de la importancia de los clásicos
empiezo con una especie de discurso
que se pone cada vez más raro
no sé
de dónde saco tantas palabras
todo es muy vertiginoso
hasta que estamos afuera
en medio de un temporal
caminando del brazo
apenas nos mantenemos en pie
digo
no lo puedo creer
todavía es de noche
y el mar choca violentamente

contra las rocas.-



                                                                                        Flavia Garione


Imágenes: Pinturas de John Da Costa  (Inglaterra, 1867 - 1931)



quiquedelucio@gmail.com





jueves, 14 de mayo de 2015

En las mismas

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la ctividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                                               -     Daniel Wence

Poeta mexicano, nacido en Morelia, Michoacán, en 1984. Estudió la Licenciatura en Lengua y Literatura Hispánica en la Universidad de San Nicolás de Hidalgo. Publicó los poemarios: "Nada de incrustaciones" (2010), "Astrolabio de astronauta" (2012), etc., Compiló el poemario: "Notas de atar". Ha colaborado en numerosas revistas y periódicos (impresos y digitales) nacionales y extranjeros como Oráculo, Tierra Adentro, Revista Cronopio, Vozquemadura, etc. Actualmente desarrolla actividades literarias en comunidades del Estado de Michoacán.


                                                                            "domingo de resaca
                                                                              los vagabundos duermen en racimo
                                                                              agua de florero sus babas
                                                                              hacen mares de conquista"





EN LAS MISMAS

qué mismas circunstancias tengo
para melancolar tu vuelo entonces
fue cuando me enamoré
de todos los nombres que tu nombre adopta
si yo pudiera saber de pájaros.
si fuera quién para el propósito
te vestiría de santo de cabeza de madre
y te estaría a todas horas.

lo malo es que para escampar en ti
se necesitan flores del desierto
que no nacen ni crecen ni me cuentan
de un jardín que es remolino
para andar vueltas y vueltas cayendo
de troncazo en tu semilla
lo malo es que olvidé cómo sembrar
en tierras áridas baldías

qué misma tu cara se balancea de norte a infierno cansada
cansada de tanto ser, vista por el monitor de mis desórdenes
qué idéntica tu boca muy delgada se presenta nuevamente
matutina oara dar los buenos días antes que amanezca

y uno que esperó uno que escuchar
canciones de los gallos
uno va presumiendo agua en el ojo
por las calles aledañas
a las circunstancias donde acontece
compahermano de batalla y fiesta
que me fui desprendiendo poco a poco
de su nombre.-


QUE NOS DICEN

Que nos dicen que nos lleva el tren
a jugar con las palabras vengo
buscándote bajo la lluvia
ya no estás
caminito de tierra
tren al sur que no tomé
porque no
porque no quise
porque pude tener el miedo
entre los dedos
y escurrirlo por tus sombras
porque no
porque no estabas
de rodillas
imitando mi rezo
porque llueve adentro
como afueras no

tren al centro tuve
una ocasión para abordarte
una canción para llamarte
una erección para dejarme
incrustado en tu cuerpo.-


VAYALCALÚ SE ACERCA

Vayalcalú/son las doce/cuéntame una historia.

había una vez una tu madre
que contaba espinas
era blanca como el adobe
escuchando caer los árboles
sin ningún asombro
sabía quedarse quieta
silenciarse
sí esconderse

Valcayalú/son las doce/cuéntame una historia.

Esta es la historia de David
llamado Pedro por algunos
que venía a buscar a un hombre
que fue enterrado vivo que

Vayalcalú/son las doce/¿por qué no avanza el tiempo?

Esta es la historia de Vayalcalú
que sabía quedarse quieto.-


I

me preñaron Jaime tus párpados caídos y
desde entonces mastico tu silueta bailando
como tú buceando mediasvueltas cada
resquicio es soledad y me detengo a verla
reclamándole mis asos derecha -
izquierda la palabra patética que digo a
todos los que no son tú cuando caricias
lágrimas y no estar soo perforan las
baldosas que solías pisar con la mirada en
busca de respuestas dime dime dónde
estás besando a tu mejor amiga mintiendo
mi historia desollándome a gritos me
preñaron tus párpados cañones apuntando
cada uno a alguna arteria.-


                                                                                      Daniel Wence


Imágenes:  Pinturas del artista colombiano Alfredo Araujo Santoyo (contemporáneo)






quiquedelucio@gmail.com