Páginas vistas en total

lunes, 29 de diciembre de 2014

Me siento cerca

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                       Eufemia Sánchez Borja

Poeta y ensayista boliviana nacida en Sucre en 1981. Ha publicado: "Anaquel de sombras" (2005), y en las antologías "Letras de la plata" (2008), "Cambio climático" (2009), etc. Colaboró con el suplemento "Puño y letra" del diario "Correo del Sur" y fue redactora del periódico "La letra viva". En 1994 recibió el Diploma al Mérito otorgado por la Editorial Proinsa, representó a su ciudad natal en Grecia en el  Primer Forum Mundial de Jóvenes de Ciudades Patrimonios del Mundo.


                                              "Las arrugas profundas de tu faz
                                              una lágrima
                                              el rosario entre tus manos y:
                                              no distingo sus cuentas de tu piel"







ME SIENTO CERCA A LA VENTANA

Me siento cerca a la ventana
mientras mis ojos se quedaron cerrados
en tu
almohada
Tu vientre descubierto no deja de latir
Tu corazón de estar,
tus ojeras alcanzan tu mejilla
Cristo eterno
los brazos suspendidos,
sus plegarias:
por ti,
por mí.
Tu aliento denso
se mezcla con el viento que me peina.
Tus pies descalzos trenzados con la sábana,
tu sábana;
la puesta en escena,
la almohada ¿se hizo yo?
Sin piernas, de vestido largo
yace ahora sudada en tu mismo lecho.
Aún tiemblo,
el deseo te yergue de nuevo;
tus piernas
hilos
que tejen y destejen
en él mientras
la saliva eterna de un beso.
Mis ojos cerrados sobre tu hombro,
yo frente a otra ventana, otro piso
tu mano trata de corregir mi espalda,
respiras en mi oído y otra vez te tengo.
Te tengo.-


RAYA TU MANO

Raya tu mano
mi espalda
Ralla tu barba
mi ombligo
Retiene tu cuerpo
mi ansia
Llama que libera
Brasa
preñada tu sangre
Incandescente
queda
Sangre sin cría
piedra inflamada
Volcán sofocado
Sombra naciente,
sol apenas encogido
Atardecer primero
el dolor del mar
te guarda en un cajón
tímido
púber
huyente.-


MIS DEDOS

 Mis dedos
huestes armadas
irrumpen tus caries
Mi lengua
comandante de batalla
invade tu campo
tu deseo
tu deseo
Mi mente
guerra despiadada
vence
Mi sí, mi más.-


ANAQUEL DE SOMBRAS

Anaquel de sombras
sobras,
tiempo des-usado
Polvo,
traje:
terciopelo
sombra engalanada
Anaquel
danzante
recuerdo.
Cuerpos aullantes
urgidos
Escapadas burbujas
saliva
Pieles,
sombras rasgadas
pelos,
gritos arrancados
huidos.-


SOLEDAD, MUERTE

Soledad, muerte
belleza, dolor
ausencia:
plena existencia
Luna quebrada
arrebato pabilo
aullido te llama
te busca mano en llamas
tacto frío
sueño frustrado
existencia:
plena ausencia.
Una docena de narcisos
media de gladiolos
El mausoleo
quieto
espera.-


                                                     Eufemia Sánchez Borja




Imágenes: Pinturas del artista belga René Magritte




quiquedelucio@gmail.com

sábado, 27 de diciembre de 2014

Somos nieve al sol

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


                                                              Igor Constanzo

Poeta, narrador, dramaturgo y editor italiano nacido en Desenzano del Garda en 1980. En poesía ha publicado: "I wish to be light (2005), "Innocenza en Bilico" (2005), "Apnea" (2013), etc. también ha participado de varias antologías . En 1998 escribió la pieza teatral "Las heridas abiertas por la monotonía". Ha sido coordinador de varios eventos de poesía tanto en ciudades italianas como europeas, colaborando con consagrados artistas.


                                                "Italia me has roto el corazón
                                                 después de años de espera puedo decir
                                                 yo te amo todavía, pero a lo mejor
                                                 ahora es tarde y tú eres siempre
                                                 más despiadada al renegarte"






SOMOS NIEVE AL SOL

y juntos vamos
hacia una dulce muerte,
atrapándonos al tiempo
como al último tren,
sabiendo que no pasarán otros,
al menos durante esta noche.
Tiende la mano,
pero los gestos cercanos son lejanos
y las palabras pueriles
se convierten en vinagre con los años.
Cierto, se necesita fuerza
cuando nos quedamos atrapados
en espejos que reflejan
cosas que nos ciegan,
yo mismo a menudo me extraño
por la fuerza de sacar adelante
estos días infinitos.-


COMBATO A LOS DEMONIOS

En la sombra del alma,
pero estás lejana y me faltas.
En medio del temporal del corazón
no rezas para mí.
La vida se vuelve a abrir y cuando
es tarde ya es demasiado tarde
para otras soluciones.
Mi corazón es un bonsái
con raíces de sequoia,
soy un monstruo, sé
que el amor es sólo energía,
energía que crea una energía nueva
y estoy convencido
que la muerte la amplía,
como un canto recordado
y hallado
en un lugar desconocido.-


CARLOTA

A veces entra la duda
si seguir o no
todo eso.
Si pienso en la violencia,
en la ignorancia (que es todavía peor),
en las fealdades humanas
que se repiten infinitas en los siglos,
en los siglos de los siglos
desde siempre,
me pregunto
el motivo que me hace levantar
de la cama por la mañana.
Así el clamor
de los porqués se derriba
como granizo
sobre mis ganas de existir.
Al final intento darme
sólo una respuesta:
¡ Carlota, has nacido !
Hasta que seamos bendecidos
por el milagro de una nueva vida
podremos llegar a edificar
un mundo de armonía y de belleza.-


QUERIDA FINLANDIA

que desde lejos me llamas,
espina en el corazón dolido
que nunca me has abandonado.
Recorrida en los bosques
del breve verano
con los pies desnudos
o en la nieve donde poder pintar
imágenes inmaculadas
en el largo invierno
que hace enloquecer el que no te ama.
Perla en la historia
que se guarda en tu pequeña
existencia limpia, charca
donde las carpas se deslizan
como en un haiku.
No sé si te amo sólo porque
era rubio y me acariciabas
niño o porqué en tus ojos
veo a mi madre.

Queda que te amo como lejana
amante un día conocida
y perdida al día siguiente.-



                                                            Igor Constanzo


Imágenes: Pinturas del artista colombiano Alfredo Araújo Sanoyo



quiquedelucio@gmail.com

jueves, 25 de diciembre de 2014

Amor, amor, catástrofe

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                               Pedro Salinas

Poeta, narrador, dramaturgo, traductor, catedrático y ensayista español nacido en Madrid el 27 de noviembre de  1891 y fallecido en Boston, EE.UU. el 4 de diciembre de 1951. Estudió Derecho, Filosofía y Letras y se doctoró en La Sorbona.  Dentro del contexto de la "Generación del 27"se le considera uno de sus poetas mayores. Sus traducciones de Marcel Proust contribuyeron al conocimiento del novelista francés. Al concluir la guerra civil española se exilió en Estados Unidos hasta su muerte.

                                   
                                                  "Entre tu verdad más honda
                                                   y yo
                                                  me pones siempre tus besos,
                                                  la presiento cerca ya"






AMOR, AMOR, CATÁSTROFE

Amor, amor, catástrofe.
¡Qué hundimiento del mundo!
Un gran horror a techos
quiebra columnas, tiempos;
los reemplaza por cielos
intemporales. Andas, ando
por entre escombros
de estíos y de inviernos
derrumbados. Se extinguen
las normas y los pesos.
Toda hacia atrás la vida
se va quitando siglos,
frenética, de encima;
desteje, galopando,
su curso, lento antes;
se desvive de ansia
de borrarse la historia,
de no ser más que el puro
anhelo de empezarse
otra vez. El futuro
se llama ayer. Ayer
oculto, secretísimo,
que se nos olvidó
y hay que reconquistar
con la sangre y el alma,
detrás de aquellos otros
ayeres conocidos.
¡Atrás y siempre atrás!
¡Retrocesos, en vértigo,
por dentro, hacia el mañana!
¡Que caiga todo ! Ya
lo siento apenas. Vamos,
a fuerza de besar,
inventando las ruinas
del mundo, de la mano
tú y yo
por entre el gran fracaso
de la flor y del orden.
Y ya siento entre tactos,
entre abrazos, tu piel
que me entrega el retorno
al palpitar primero,
sin luz, antes del mundo,
total, sin forma, caos.-


DAME TU LIBERTAD

Dame tu libertad.
No quiero tu fatiga,
no, ni tus hojas secas,
tu sueño, ojos cerrados.
Ven a mí desde ti,
no desde tu cansancio
de ti. Quiero sentirla.
Tu libertad me trae,
igual que un viento universal,
un olor de maderas
remotas de tu muebles,
una bandada de visiones
que tú veías
cuando en el colmo de tu libertad
cerrabas ya los ojos.
¡Qué hermosa tú libre y en pie!
Si tú me das tu libertad me das tus años
blancos, limpios y agudos como dientes,
me das el tiempo en que tú la gozabas.
Quiero sentirla como siente el agua
del puerto, pensativa,
en las quillas inmóviles
el alta mar. La turbulencia sacra.
Sentirla,
vuelo parado,
igual que en un sosegado soto
siente la rama
donde el ave se posa
el ardor de volar, la lucha terca
contra las dimensiones en azul.
Descánsala hoy en mí: la gozaré
con un temblor de hoja en que se paran
gotas del cielo al suelo.
La quiero
para soltarla, solamente.
No tengo cárcel para ti en mi ser.
Tu libertad te guarda para mí.
La soltaré otra vez, y por el cielo,
por el mar, por el tiempo,
veré cómo se marcha hacia su sino.
Si su sino soy yo, te está esperando.-


LUZ DE LA NOCHE

Estoy pensando, es de noche,
en el día que hará allí
donde esta noche es de día.
En las sombrillas alegres,
abiertas todas las flores,
contra ese sol, que es la luna
tenue que me alumbra a mí.
Aunque todo está tan quieto,
tan en silencio en lo oscuro,
aquí alrededor,
veo a las gentes veloces
-prisa, trajes claros, risa-
consumiendo sin parar,
a pleno goce, esa luz
de ellos, la que va a ser mía
en cuanto alguien diga allí
"ya es de noche"
La noche donde yo estoy
ahora,
donde tú estás junto a mí
tan dormida y tan sin sol
en esa
noche y luna del dormir,
que pienso en el otro lado
de tu sueño, donde hay luz
que yo no veo.
Donde es de día y paseas
-te sonríes al dormir-
con esa sonrisa abierta
tan alegre, tan de flores,
que la noche y yo sentimos
que no puede ser de aquí.-


                                                                        Pedro Salinas






Imágenes: Pinturas de Paul Gauguin  (París, Francia, 1848 - Atuona, Polinesia, 1903)





quiquedelucio@gmail.com

martes, 23 de diciembre de 2014

Cuando estuve en el mar


Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                                   Jaime Sabines

Poeta y ensayista mexicano nacido en Tuxtla Gutiérrez en 1926 y fallecido en Ciudad de México en 1999. En 1985 recibió el Premio Nacional de Ciencias y Artes, en 1986 el Premio Juchimán de Plata por el Estado de Tabasco, en 1991 se le otorgó la Presea Ciudad de México, en 1994 el Senado de la República lo condecoró con la medalla Belisario Domínguez. Por su libro: "Fragmentos de sombra", antología de su poesía traducida al inglés, obtuvo el Premio Mazatlán de Literatura en 1996.



                                                        " ¿Qué fácil es la ausencia?
                                                         En las hojas del tiempo
                                                         esa gota del día
                                                         resbala, tiembla" 





CUANDO ESTUVE EN EL MAR

Cuando estuve en el mar era marino
este dolor sin prisas.
Dame ahora tu boca:
me la quiero comer con tu sonrisa.

Cuando estuve en el cielo era celeste
este dolor urgente.
Dame ahora tu alma:
quiero clavarle el diente.

No me des nada, amor, no me des nada:
yo te tomo en el viento,
te tomo del arroyo de la sombra,
del giro de la luz y del silencio,

de la piel de las cosas
y de la sangre que subo al tiempo.
Tú eres un surtidor aunque no quieras
y yo soy el sediento.

No me hables, si quieres, no me toques,
no me conozcas más, yo ya no existo.
Yo soy sólo la vida que te acosa
y tú eres la muerte que resisto.-


DESPUÉS DE TODO

Después de todo -pero después de todo-
sólo se trata de acostarse juntos,
se trata de la carne,
de los cuerpos desnudos,
lámpara de la muerte en el mundo.

Gloria degollada, sobreviviente
del tiempo sordomudo,
mezquina paga de los que mueren juntos.

A la miseria del placer, eternidad,
condenaste la búsqueda, al injusto
fracaso encadenaste sed,
clavaste el corazón a un muro.

Se trata de mi cuerpo al que bendigo,
contra el que lucho,
el que ha de darme todo
en un silencio robusto
y el que se muere y mata a menudo.

Soledad, márcame con tu pie desnudo,
aprieta mi corazón como las uvas
y lléname la boca con su licor maduro.-


ME DOY CUENTA

Me doy cuenta de que me faltas
y de que te busco entre las gentes, en el ruido,
pero todo es inútil.
Cuando me quedo solo
me quedo más solo
solo por todas partes y por ti y por mí.
No hago sino esperar.
Esperar todo el día hasta que no llegas.
Hasta que me duermo
y no estás y no has llegado
y me quedo dormido
y terriblemente cansado
preguntando.
Amor, todos los días.
Aquí a mi lado, junto a mí, haces falta.
Puedes empezar a leer esto
y cuando llegues aquí empezar de nuevo.
Cierra estas palabras como un círculo,
como un aro, échalo a rodar, enciéndelo.
Estas cosas giran en torno a mí igual que moscas,
en mi garganta como moscas en un frasco.
Yo estoy arruinado.
Estoy arruinado de mis huesos,
todo es pesadumbre.-


ME TIENES EN TUS MANOS

Me tienes en tus manos
y me lees lo mismo que un libro.
Sabes lo que yo ignoro
y me dices las cosas que no me digo.
Me aprendo en ti más que en mí mismo.
Eres como un milagro de todas horas,
como un dolor sin sitio.
Si no fueras mujer fueras mi amigo.
A veces quiero hablarte de mujeres
que a un lado tuyo persigo.
Eres como el perdón
y yo soy como tu hijo.
¿Qué buenos ojos tienes cuando estás conmigo?
¡Qué distante te haces y qué ausente
cuando a la soledad te sacrifico!
Dulce como tu nombre, como un higo,
me esperas en tu amor hasta que arribo.
Tú eres como mi casa,
eres como mi muerte, amor mío.-


NO HAY MÁS

No hay más. Sólo mujer para alegrarnos,
sólo ojos de mujer para reconfortarnos,
sólo cuerpos desnudos,
territorios en que no se cansa el hombre.
Si no es posible dedicarse a Dios
en la época del crecimiento,
¿qué darle al corazón afligido
sino el círculo de muerte necesaria
que es la mujer?

Estamos en el sexo, belleza pura,
corazón solo y limpio.-


                                                                 Jaime Sabines





Imágenes: Pinturas de la artista argentina Raquel Forner  (1902 - 1988)



quiquedelucio@gmail.com

domingo, 21 de diciembre de 2014

Lo que nos queda

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                                  Julio Ortega

Escritor, profesor universitario y crítico literario peruano nacido en Casma en 1942. Reside en Estados Unidos donde impartió clases de Literatura Latinoaméricana en Brown U desde 1989. Vivió también en México y Barcelona y regresó a trabajar como "full professor" a la Universidad de Texas, Austin, en 1978. Ha recibido la Orden del Águila Azteca por el Gobierno de México, la Medalla José Lezama Lima por el Ministerio de Cultura de Cuba en 2010, Miembro Honorario de la Academia venezolana de la Lengua, etc.


                                                          "este verano
                                                          bajo el árbol barroco
                                                          mi vereda:
                                                          orilla de la floresta
                                                          de donde volviendo salí sin sombra"






  LO QUE NOS QUEDA

Lo que nos queda es la letra: la vida
en su propio abecedario,
donde el día se mide
silábicamente, como si el futuro fuese
un concurso de deletreo.
Pasado puro, su habla está hecha
de los lugares que el obvio hace mutuos.
Olvídalo todo menos el barroco
dedicado al sobrenombre.
No hay nada que recordar del río
heracliteano que siguió de largo,
salvo la redundancia.
Ilusiones del nombre propio
cuando partida en dos la palabra
deja un residuo de sílabas,
la escritura sin firma.
La sílaba, Sibila,
habla todas las lenguas.
Sólo es analfabeta del futuro,
que escribimos tentativamente
como si lo recortáramos
letra tras letra
ABC de un idioma
desaparecido.-


LA VIDA DE LOS JÓVENES

Espero bajo el alero que pase la lluvia
incongruente este verano sabatino
de títeres y carrusel.
Es una vida didáctica, con ternura y
sobresaltos porque los horarios de la nena
son la base del tiempo disponible.
Así, los jóvenes padres (aun exaltados
por la literatura amena de su misión en el mundo)
suben a los caballos amarillos del circo
etnológico donde los niños dorados ignoran
el miedo. La vida es este
rintintín metálico, finesecular,
que repite la funambulesca rotación
de los astros en el Mall.
Del tiempo vienen los padres
pero los hijos huyen del tiempo.
Me voy, repetido por la escena
de esta educación ecuestre.-


QUÉ LOCURA

Qué locura haber sido
quien fui, enamorado de la belleza
de la vida, de su fácil documentación.
Qué absurdo puede ser uno
creyendo que al cambiar las luces,
antes de doblar la esquina de la fuente,
habría que cambiar de vida,
dedicarla a la intensidad
de una canción de Schubert.
Después, compré una bolsa de nísperos
y una botella de champán,
y alarmado te esperé.
Nos marchamos en el Talgo
y en el alba cantábrica
partimos el pan.
Deleitoso, raudo,
asombrado pasó el tiempo.
Pero aún despierto
en las vísperas.-


REESCRIBE LA VIDA NO SU HISTORIA

Reescribe la vida no su historia
sino el consuelo de su variación.
Está condenada, se diría, al color local.
Tiene una tendencia, es verdad, melodramática
a las emociones fuertes.
Y suele ser víctima de las ideas fijas.
Sueña, en fin, que es otra
(para leerse censurada, lectora
de Freud) y se deja arrebatar por los personajes
capaces de canjear su existencia
por la tuya, a nombre de la identidad.
La vida, una suerte de "ego trip",
prodiga así explicaciones, robusta.
Es el caso de la bella catalana
en la presentación de un libro
en Barcelona: recuerdo su coqueto
sombrero puneño,
tan lozana, húmedos los ojos oscuros.
No sé que hace ella aquí, aparte de
alegorizar, supongo, un estado de inminencia
(amorosa, zozobrante), antes
de que en la costa ella pasee
vestida de amante arrebatada, con el pelo
largo, traje sedoso y libre,
a nombre del amor perecedero.
Pensamientos vanos
que poco añaden a la existencia disímil
de su verdad, este trance alegórico.
Así, la vida se torna
anacronista: inventa testigos
de sus personajes preferidos
y nos despierta alarmados
por la belleza perdida. Solos
con la verdad del otro, tarde.
Como si faltaran pruebas, me anima
la urgencia de enviarle un fax.-



                                                                   Julio Ortega



Imágenes: Pinturas de Jules Bastien Lepage  (Francia, 1848 - 1884)



quiquedelucio@gmail.com

viernes, 19 de diciembre de 2014

Reveses

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


                                                  Dora Isabel Berdugo Iriarte

Poeta , directora de teatro y abogada colombiana nacida en Cartagena de Indias. Es Técnica en diseño de modas y Especialista en Comunicación y Desarrollo. Sus poemas han sido publicados en revistas, periódicos, antologías de la costa caribe colombiana y en revistas impresas y virtuales. Obtuvo el Segundo Premio compartido en el Concurso Nacional de Poesía Jorge Artel, con su libro: "Mutaciones" (2013) y Primer Premio Nacional a su libro: "Por el agujero que se filtran las vivencias".


                                                    "Hoy, sin luz
                                                     Entre sombras
                                                     Sin aliento y en silencio
                                                     Todavía recuerdo sonreír"  






REVESES

Hay en ti
Una falsa dulzura
Una mezquindad sin límites
Y una capacidad infinita de ocultar tu maldad

Te aproximas con sigilo
Dices lo justo y sonríes
Piensas que puedes atraparme
y quedarás preso de tu propia trampa
No acudiré a tu auxilio
No soy ingenua
No te temo
Sólo quiero asegurarme.-


LAS RAZONES DEL SILENCIO

No preguntes
Por qué no acudo cuando me llamas
Hace tiempo la memoria
Abandonó mi cuerpo
Y sólo tu olor permanece
Aquí donde la luz no me llega
Donde soy llamada extraña.-


ESTACIONES

Al amanecer
En las estaciones del tren
Se observa a lo lejos
La entrada de los pueblos
En medio de la bruma
La gente se entrecruza en el camino
El tren se detiene
Los pasajeros se suben
Se bajan se pierden
En las estaciones del tren
En Madrid un 11 de Marzo
A las siete y media de la mañana
La gente
Desapareció al impacto de la luz.-


RESPUESTAS

No me preguntes
Porque
No tengo certezas
Ni fe en ti   en mí
Ni en lo nuestro
Ni en nada
Solo una vez
Se ama y se cree
Con fe y con certeza
Las demás
Son solo promesas
Destinadas implícitamente
A ser incumplidas.-


APROXIMACIONES

Transitamos por un camino de luz y sombras
Sabes mis pasos
Y no olvidas que aprendí
A adivinar los tuyos

Sé que no debería preocuparme
Por no tener un corazón
Para brindarlo a quienes desean destrozarlo

También presiento
Que si lo tuviera
Estarías con los otros
Disfrutando el placer de destruirme

Algo nos une. Y todo nos separa
Un día reconstruiré mi historia
Y mi corazón será tan amplio

Que habitaremos en él sin tropezarnos.-


EMPEZARON A ESCASEARME LAS PALABRAS

Empezaron a escasearme las palabras
No me es grato aceptar que la vida
Se disuelve entre lugares
que no nos pertenecen.

Con gusto leería a Rimbaud
Imitaría a Sócrates
Comería un rábano
O simplemente me tiraría a un carro

Fue fácil unir nuestras vidas
y casi imposible
Separar nuestros sueños

No es prudente ignorar tu presencia
Pero tu recuerdo sirve solo para torturarme

Sé que un día encontraré mi espacio
Y lo habitaré contigo

Sin olvidar que aun así seremos diferentes.-


MUTACIONES

Presiento que la danza del amor
es un juego de equilibrios insospechados
Algo así como una mujer
Que muta entre mariposa águila
O un monstruo angelical
Que camina danzando aferrado al vacío
Hacia un lugar no muy limpio
No muy lúgubre

Sin sospechar
Que ni el espejo refleja
La bestia que habita mientras ama.-



                                                    Dora Isabel Berdugo Iriarte






Imágenes: Pinturas de la artista croata Sonia Gravilovic (contemporánea)




quiquedelucio@gmail.com

jueves, 18 de diciembre de 2014

La máquina de pensar

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


                                                        Angélica Morales

Poeta, actriz y escritora española nacida en Teruel el 14 de agosto de 1970. Licenciada en Historia Antigua por la Universidad de Valencia. Diplomada en escritura jeroglífica por la Facultad de Teología San Vicente Ferrer. Obtuvo, entre otros, el Primer Premio de Poesía Miguel Labordeta (2011), Finalista Premio Ausías March al mejor poemario publicado en 2012, "Desmemorias", Premio Internacional de Poesía Ciudad de Las Palmas de Gran Canarias en 2013, etc.


                                                "sola en un pañuelo
                                                 dentro del corazón invertebrado
                                                 de una palabra
                                                 sola"





LA MÁQUINA DE PENSAR

Hoy la vida parece más larga,
más largo el pan aunque se rompa.
No sé que cosas ponerme a mirar hoy,
si cerrar las letras entre mis manos
y echar a volar en esa caja
donde escondo tu sombra.
Hoy la vida es un bosque al que le nacen
postales de asfalto
que piden casas
y martillos,
que piden vidas enfermas en el balcón.
Tú te fundías en el pecho de un balcón (papá)
pero no había aire frente a ti.
Había una fábrica de cerveza y perros,
algún coche que caminaba lento
y después estiraba el cuello hacia detrás
para ver otros coches u otros hombres
que como tú,
se dejaban pasar en un balcón.
Hoy la vida come aprisa.
Devora hijos que no entienden de fábricas,
que sacan perros con su nombre,
que se hacen adictos al ruido.
La calle de ayer
no acunaba el ruido, ¿recuerdas?
Sólo mujeres tristes llevando la compra,
como se llevan perros a un matadero,
como se llevan rodillas al suelo
y se limpian casas.
Hoy la vida corre
(transcurre atlética bajo la lengua de la lluvia,
inventa vidas que no beberá nadie,
perros humanos que no sabrán
orinarse en las fábricas.
Porque los árboles ahora ladran luz
y se visten de otoño a cada rato
y se hacen grandes con el estómago vacío).
No habla francés, la vida,
ni hace colas en las aceras
para apuntarse a un curso de arqueología
por partes.
Yo hablaba en francés con las calles,
inventaba signos mudos
que un cura versión de oriente dibujaba
en la pizarra de un cuartel
(el cuartel
era un seminario
sin perros,
sin fábrica,
sin universidad donde los panes tiemblan).
Tengo balcón en mi ciudad
(Tres ojos de Polifemo desperezándose
en la piedra)
Sin embargo no hay más escaparates
en los que los maniquís saltan,
y tú, (papá) nunca entendiste
que los maniquís saltan,
que se ponen a declamar a Shakespeare cuando menos lo esperas.
Yo me moría siendo una niña en tu balcón.
Me faltaba perfume de lluvia,
una ceniza suave a la que bautizar,
llevarte las zapatillas entre los dientes
o pelar el mes de diciembre en mi corazón
y desear que el año creciera lejos,
sin el alcohol besando tus pantalones.
Podría decir guauuu (ahora)
y hacerme pasar por una fábrica de cerveza,
regar los pájaros,
regresar a casa
y ponerme a esperar monedas en sus harapos
para comprarle cigarrillos a un perro.-


IMPULSO

escribir
escribir
escribir
pulsar el aire con el dedo corazón
¿hay una salida dentro del pecho?
¿alguna vena en intermitencia
como una mujer que asalta las esquinas
por ejemplo
como un perro mordiendo la rabia
de estar vivo por ejemplo?
escribir
escribir
escribir
voltear el alfabeto
saberse inútil
dentro de la hoja
hoja
hoja
hoja
o hielo vestido de fiesta
siempre engaña algún perfume sentimental
algún amante que regresa sin maleta
y con la raya de sus pantalones hacia el lado de las aguas
y las aguas es mi boca abriendo la locura
o la caricia de un burro dentro de la sal
escribir
escribir
escribir
hacerse una
e inanimada
seguir el ritmo de un motor que se vuelve pájaro
o pegamento de esnifar ventanas
decir
bosque
y que el bosque sea una joya trashumante
decir indígena
y que el mundo
regrese a los pájaros dentados
del Harlem.-


PRESENCIA

Una casa se tiende
sobre el manto
de la noche
un árbol
agita su penumbra
y sus hojas
son los
muertos
que llevamos
en el hueco afilado
de una palabra.-



                                                             Angélica Morales






Imágenes: Pinturas del artista español Pablo Picasso   (Málaga, 1881 - Francia, 1973)





quiquedelucio@gmail.com

martes, 16 de diciembre de 2014

La puerta

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                        Carmen Alicia Pérez

Poeta y narradora colombiana nacida en Cereté el 31 de octubre de 1992. Es Licenciada en Lengua Castellana de la Universidad de Córdoba. Es miembro activo del taller literario Raúl Gómez Jattin desde el 2010. Textos de su autoría han sido publicados en la revista Erratas, en Juntaletras, en la antología de cuentos "Con el perdón de los árboles" y en la página de la Editorial Zenú. Ha participado del encuentro internacional de mujeres poetas en Cereté, Medellín y Lorica.


                                               "La luz se agota
                                               como las ganas de llegar,
                                               al otro extremo de la fina cuerda
                                               y la ceguera cada vez se hace más profunda"






LA PUERTA

Hay una puerta entreabierta
por donde se cuela una luz incandescente
He tratado de cerrarla muchas veces y no he podido
He tratado de obviar lo que se esconde detrás
La luz provoca llagas cuando penetra la piel
y así como la puerta se rehúsa a cerrarse
hay heridas que perforan los huesos
y transforman la osamenta
Las lágrimas se revientan contra el piso
cada vez que el viento se impone
Hay una puerta que no se cierra
Hay un anciano que se ata de pies y manos
y se venda los ojos todos los días
Hay otra puerta que también teme abrir
Cuando una puerta se cierra, es mejor no tocarla.-


PRECIPITACIÓN

Me precipito hacia el vacío
con la velocidad de una estrella que cae
Me precipito como una avalancha
de agua y de flores. Y de todo
lo que en mí habita.
La tierra atrae lo que le pertenece
y los cabellos que no me alcanzan
se quedan en otro abismo
que también los absorbe
Y así se divide la vida y la tierra
y a las fuerzas que nos halan
a lo desconocido
Pero la poesía cae
como una gota de agua
y nos devuelve los sueños.-


LA HISTORIA OLVIDADA

Se deshoja la piel
como las ramas secas
que han perdido a sus aves.
Se deshoja la niña
Se deshoja la vida
pensando que la historia es lineal
pensando que no se repetirá en el espejo
y que este no se quebrará de nuevo.
Se va la ola con sus peces
Se va el sol y la luna
El sueño y la noche
y todo vuelve a repetirse
La sonrisa que antes fue mía
volverá a reflejarse en un rostro desconocido
y los hombres que lloraron las mujeres
sepultados con mordazas
para que ni el silencio agriete la tierra,
volverán a ser olvidados.-


TIERRA SECA

En tierra seca buscas agua
para humedecer lo que está a punto de morir
-El agua es inalcanzable pero la muerte no-
La carga cada vez se hace más pesada
Las preguntas se reproducen como el olvido
La tierra seca te sepulta entre las grietas
Te borra toda expresión sonora.
Cuando tu carne invoca las aves negras
y los huesos expuestos están
empieza la lluvia y después la primavera.-


PARTIR

Partir, dejando el funeral de siempre atrás,
la sonrisa fingida de los huérfanos
y la tierra donde solo crecen espinos.
Partir con la única certeza de no estar aquí
Sin despedidas, solo cruzar la calle,
Sin mirar atrás.
No repetir la historia de los salobres
de Sodoma.
Sólo dejaré limpiar mis ojos con el rocío  de adentro
Con la impotencia de no llevarse
a los que uno ama a todas partes.
El partir siempre tiene un precio:
Volar con ilusión y
el miedo a chocar con el infierno pasado.
Hay un camino que cruzaré vendada,
Si me pierdo y ahogo con todo encima,
solo una voz ancestral,
me despertará de aquella pesadilla.-


EL CAMINO NO ES UNA CALLE

Es una brújula.
Una rueda que se tiene miedo de rodar.
Los dormidos, no entienden las respuestas,
ni la gran batalla.
Los dormidos solo duermen,
mientras los que caminan,
sudan y se agotan en el trabajo de andar
y despertar en cada era.
No es fácil permanecer despierto
en la mitad de un desierto o una selva,
mientras todos duermen.
No es fácil ser el lazarillo de los que no ven,
pero el camino no es una calle,
si te quitas la venda, podrás ver.-



                                         
                                                             Carmen Alicia Pérez




Imágenes: Pinturas abstractas de artistas de Estados Unidos, contemporáneos.



quiquedelucio@gmail.com

domingo, 14 de diciembre de 2014

Discurso de Eva


Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


                                                                Carilda Oliver

Poeta cubana nacida en Matanzas en 1924. Estudió Derecho en la Universidad de La Habana. Es una de las más sobresalientes poetisas de hispanoamérica, ganadora de importantes premios, entre ellos: Premio Nacional de Poesía 1950, ganadora del certámen de Washington para conmemorar el tricentenario del nacimiento de Sor Juana Inés de la Cruz, Premio Nacional de Literatura en 1997 y Premio Internacional José de Vasconcelos en el año 2002, etc.



                                                       "Voy a verle
                                                       en cualquier sitio,
                                                       él pedirá un ron para mezclarlo con mis 
                                                       pupilas; yo, el crepúsculo,
                                                       y me traerán una lágrima"




DISCURSO DE EVA

Hoy te saludo brutalmente:
con un golpe de tos
o una patada.
¿Dónde te metes,
a dónde huyes con tu caja loca
de corazones,
con el reguero de pólvora que tienes?
¿Dónde vives:
en la fosa en que caen todos los sueñs
o en esa telaraña donde cuelgan
los huérfanos de padre?

Te extraño,
¿sabes?
como a mí misma
o a los milagros que no pasan.
Te extraño,
¿sabes?
Quisiera persuadirte no sé de qué alegría,
de qué cosa imprudente.

¿Cuándo vas a venir?
Tengo una prisa por jugar a nada,
por decirte: "mi vida"
y que los truenos nos humillen
y las naranjas palidezcan en tu mano.
Tengo unas ganas locas de mirarte al fondo
y hallar velos
y humo,
que, al fin, parece en llama.

De verdad que te quiero,
pero inocentemente,
como la bruja clara donde pienso.
De verdad que no te quiero,
pero inocentemente,
como el ángel embaucado que soy.
Te quiero,
no te quiero.
Sortearemos estas palabras
y una que triunfe será la mentirosa.
Amor...
(¿Qué digo? estoy equivocada,
aquí quise decir que ya te odio.)
¿Por qué no vienes?
¿Cómo es posible
que me dejes pasar sin compromiso con el fuego?
¿Cómo es posible que seas austral
y paranoico
y renuncies a mí?

Estarás leyendo los periódicos
o cruzando
por la muerte
y  la vida.
Estarás con tus problema de acústica y de ingle,
inerte,
desgraciado,
entreteniéndote en una aspiración del luto.
Y yo que te deshielo,
que te insulto,
que te traigo un jacinto desplomado;
yo que te apruebo la melancolía;
yo que te convoco
a las sales del cielo,
yo que te zuzo:
¿qué?
¿Cuándo vas a matarme a salivazos,
héroe?
¿Cuándo vas a molerme otra vez bajo la lluvia?
¿Cuándo?
¿Cuándo vas a llamarme pajarito
y puta?
¿Cuándo vas a maldecirme?
¿Cuándo?
Mira que pasa el tiempo,
el tiempo,
el tiempo,
y ya no se me aparecen ni los duendes,
y ya no entiendo los paraguas,
y cada vez soy más sincera,
augusta...

Si te demoras,
si se te hace un nudo y no me encuentras,
vas a quedarte ciego;
si no vuelves ahora: infame, imbécil, torpe, idiota,
voy a llamarme nunca.

Ayer soñé que mientras nos besábamos
había sonado un tiro
y que ninguno de los dos soltamos la esperanza.
Este es un amor
de nadie;
lo encontramos perdido,
náufrago,
en la calle.
Entre tú y yo lo recogimos para ampararlo.
por eso, cuando nos mordemos,
de noche,
tengo como un miedo de madre
a quien dejaste sola.
Pero no importa,
bésame,
otra vez y otra vez
para encontrarme.
Ajústate a mi cintura,
vuelve;
sé mi animal,
muéveme.
Destilaré la vida que me sobra,
los niños condenados.
Dormiremos como homicidas que se salvan
atados por una flor incomparable.
Ya la mañana siguiente cuando cante el gallo
seremos la naturaleza
y me pareceré a tus hijos en la cama.

Vuelve, vuelve.
Atraviésame a rayos.
Hazme otra vez una llave turca.
Pondremos el tocadiscos para siempre.
Ven con tu nuca de infiel,
con tu pedrada.
Júrame que no estoy muerta.
Te prometo, amor mío, la manzana.-



                                                                      Carilda Oliver





Imágenes: Pinturas del artista Henri Manguin  (Francia, 1874 - 1949)



quiquedelucio@gmail.com

viernes, 12 de diciembre de 2014

Amapola de papel

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura  y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


                                                                    Jean Turpy

Poeta y editor mexicano nacido en Iguala en 1957. Ha tenido bajo su responsabilidad varias revistas de Sinaloa como "Tinta Fresca", "La Revista", "Clío" y "Generación 90". Es autor del poemario "Escombros" (1994). Actualmente cursa el Doctorado en Ciencias Sociales en la Universidad Autónoma  de  Sinaloa. Textos suyos han aparecido en diversas publicaciones impresas de su país y el extranjero.


                                                       "De prisa, muerte
                                                        que estoy a punto de sucumbir
                                                        ante la vida"




      AMAPOLA DE PAPEL

I

Arrastro la pluma
      y me arrastro
      tras mi ausencia
Carezco de cuerpo
      araño el cielo
Me sumo en el perfume juguetón
      de tu perfume
      disuelto
      disperso
      entre las nubes
Te acaricio
(sueño tu fragancia)
me recuesto sobre tus pétalos ajados
      Deliro
Hablo
el lenguaje de las aves
      que dialogan con el viento
mientras agito tu cuerpo transparente
      flor de agua
artificio febril
que despliega la magia de su vuelo
Flor de tinta
      insomnio
      y humo
Tu herida es mi cielo
tu sangre
mi abrevadero de sueños
Soy el murciélago
      que danza enloquecido
      saludando tu soberbia
soy un ángel nocturno
      golpeado por el sol
      cegado por el día
Me inclino ante ti
       caigo   ruedo
       no soy nada  estoy vacío
Ámame
flor mujer
      hembra silenciosa
      Duermo
Al abrir los ojos
      te encuentro cobijada entre mis brazos
      tibia
      con el calor de la muerte y de la vida

Llévame a poblar tu mundo
      de mariposas cotorras
      peces de alas vespertinas
      insectos de colores tenues
Que vagan describiendo círculos concéntricos
Llévame donde el río se viste de silencio
y el arcoíris
      descubre su fortuna
      acumulando el sueño
      de un sol en cada gota

Deja que busque mi placer perdido
      en tu amable cuerpo inmerso
juntura de terciopelo y tacto ciego
Déjame gritar
No puedo más
      ¡me hundo
      me hundo!
      (me hundo)

Tus manos de seda virgen
      estrangulan con tristeza
     la palidez de mi mirada
Alguien grita
      ¡o es tu silencio el que escucho?
De un lado a otro
      me golpea
      me desborda
una frase escrita
      en el fluir de mi sangre:
"Nadie se suicida dos veces
                       en el mismo río"


II

Amapola de papel
      corola de pasiones exquisitas
dardo somnífero
       punzante
      festivo
      alado
Proyectil que hiere al Zenón incrédulo
     Terco
      que me habita
y asoma diciendo
      "Una ilusión
       mi cuerpo no está rasgado"
-y ríe inconmovible
Agazapado en mil figuras
      acaricio
La luminosa silueta de tus páginas
      galopo
el ritmo estático de tus pétalos
El humo es música
      muero de sonidos
      ¡baila!
      ¡baila!
Reptil de venenoso aliento
      sierpe del ensueño
destroza la helada rigidez de mi flauta
      encanta con tu festiva danza
las fugaces notas
      que nacen para morir
      y mueren vivas
      (la música se esconde)
     no
     no te alejes
     ¡detente!
-giras
eres otra
tu sonrisa es una oración
      que mi memoria abrazar no puede
y se desliza como miedo en la carne
De pronto
      una frase salta
      duda
      se ufana:

"El río se detiene
      a coquetear con la orilla"-


III

Llego ante ti
      huyendo del paraíso cotidiano
     maldito
desquiciado
      irremediable
vengo de un lugar que no existe
      y nunca olvido
emerjo de un pasado que no es mío
      que nadie reclama suyo
de un tiempo que se repite infatigable
      que no cesa de imitarse.-




                                                                 Jean Turpy



 Imágenes: Pinturas del artista ruso Wassily Kandinsky  (Moscú, 1866 - 1944)  


quiquedelucio@gmail.com

jueves, 11 de diciembre de 2014

Danza en la cintura

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                    Julio César Goyes Narváez

Poeta colombiano nacido en Ipiales, Nariño. Docente investigador del IECO de la Universidad Nacional de Colombia. Ha publicado los libros: "Tejedor de instantes" (1992), "Imago silencio" Premio de Poesía Sol de los Pastos 1977, "El eco y la mirada" (2001), "Imaginario postal" (2010), "Nubes verdes para una ciudad gris" (2010), "La escena secreta" , Premio Obra selecta de la Universidad Nacional 2011, "La imaginación poética" (2012), etc.

                                       

                                                 "Los hombres guardan
                                                  su cínico secreto
                                                  en la hondura de un amor
                                                  que no comprenden" 





DANZA EN LA CINTURA

Recorres las habitaciones convocando la nostalgia
de los retratos.
Observas el camafeo, los libros, los videos;
el cielorraso de estalactitas infinitas
Miras la mujer elegante de Hooper vestida de rojo,
la que cultiva una ilusión en una mansión sin nadie.
Le echas un ojo al drama geométrico de la pared,
Malevich o Mondrian están sin duda convocados.
Te paseas por la alcoba y haces el ademán
de la cama destendida bajo la mirada sesga
de una presentadora de televisión.
Entras al baño que luce impecable,
te aproximas hacia el espejo, te vas de foco.
Regresas al sofá y enciendes otro cigarrillo,
el aire en borlas anuncia una música frenética:
Tihuanaco abre sus puertas y el sol danza con la luna.
Te concentras con el mejor
golpe seco que puedes
y ante tus ojos se yergue una de
"las señoritas de Aviñon",
la danza ha comenzado en su cintura.-


AMANTES CON PIANO

Los amantes suben por las escaleras,
pasillos con espejos levantan acta de sus cuerpos.
La cortina roja destazada por la luz
hace juego con la cama desteñida que aguarda.
En la habitación hay olor a detergente
que blanquea el sueño, a insomnio
que la palabra agota.
La mirada da a la calle vacía,
la radio al piano de Duke Ellington.
El soslayo de los rostros y esa sensación
de querer morir sin prisa, sin lamentos.-


UNA MUERTE MENOS PASAJERA

La escena falaz espera la risa del rebaño
y aunque gastes la vida negando
tu parecido con la muerte,
ella jamás te ignora.
No se puede olvidar a una amiga
por estas calles del jolgorio,
ni evitar la mirada a esos charcos sin fondo,
a esa voz arrastrada por tarros de pasión.
Las noticias de comunidades mutiladas se descargan
entre toallas higiénicas y farándula de televisión.
Ve a los teatros o al lugar que te plazca.
Circula.
No te derrames sobre cualquier baldosa,
no permitas que te pisen los talones.
Circula.
Ve a encontrar mañanas con el tinto de tus ansias,
con las uñas de tus creencias.
Circula.
No huyas de tu sombra; ella no te persigue, te acompaña,
pegada a tu cuerpo se esfumará también
cuando te vayas.
Circula.
           Circula.

Circula.
Ensaya toda la noche una forma de morir menos pasajera.-


IMAGO SILENCIO

1
Cuánto deseo llevan sus aguas esparcidas
en los senos más salvajes,
echando raíces para que árboles y hombres
crezcan en medio de la sed y el olvido.

A orillas de un vado claro juega el amor
y hunde en la noche su quejido clandestino.

Guáitara es palabra que mira,
son que cura, ojos que hablan,
voz trasnochada de silencio entre las ramas.

No se sabe dónde rasgan sus guitarras,
ni cómo retorna el origen de todos los días


2
Eres uno de tantos callejones
que soporta la llovizna tácita de una ciudad
que no doblega su humeadora de dicha.

Muestra tu flor,
aquella cristalina canción
empujada por los que ya han partido.
Destrenzada calle mirándose en los colores
de la tarde tímida,
linda comandando enjambres.

Presiento tu decir en un blanco papel:
regálame las formas de tu silencio
morena aparecida, tal vez entre los dos
surja el color de algún destino.-

3
Nadie de los invitados a esta escena escucha otra música,
preocupados por responder olvidan quién es quién
en esta mesa inmensa.

Todos convidados contados los que asisten,
incluso temerosos degluyen sus dones.

¿Y este dolor de potentados e indigestos?

Cada comida también lleva su patíbulo.-



                                                    Julio César Goyes Narvaéz




Imágenes: Pinturas del alemán Max Beckmann y el estadounidense Jean Michel Basquiat.





quiquedelucio@gmail.com