Páginas vistas en total

jueves, 31 de julio de 2014

Breve romance


Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía universal de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


                                                          Salvador Novo

         Poeta mexicano nacido en el D.F. el 30 de julio de 1904 y fallecido el 13 de enero de 1974

                                              "La renovada muerte de la noche
                                              en la que ya no nos queda
                                              sino la breve luz de la conciencia
                                              de donde las palabras escaparon"




BREVE ROMANCE DE AUSENCIA

Único amor, ya tan mío
que va sazonando el tiempo,
¡Qué bien nos sabe la ausencia
cuando nos estorba el cuerpo!

Mis manos te han olvidado
pero mis ojos te vieron
y cuando es amargo el mundo
para mirarte los cierro.

No quiero encontrarte nunca,
que estás conmigo y no quiero
que despedace tu vida
lo que fabrica mi sueño.

Como un día me la diste
viva tu imagen poseo;
que a diario lavan mis ojos
con lágrimas tu recuerdo.

Otro se fue, que no tú,
amor que clama el silencio
si mis brazos y tu boca
con las palabras partieron.

Otro es este, que no yo,
mudo, conforme y eterno
como este amor, ya tan mío
que irá conmigo muriendo.-


ESTE PERFUME INTENSO

Este perfume intenso de tu carne
no es nada más que el mundo
que desplazan y
mueven los globos azules de tus ojos
y la tierra y los ríos azules
de las venas que aprisionan
tus brazos.
Hay todas las redondas naranjas
en tu beso de angustia
Sacrificado al borde de un huerto
en que la vida se suspendió
por todos los siglos de la mía.
Qué remoto era el aire infinito que llenó nuestros
pechos
Te arranqué de la tierra por las raíces ebrias de tus
manos
Y te he bebido todo, ¡oh fruto perfecto y delicioso!
Ya siempre cuando el sol palpe mi carne
he de sentir el rudo contacto de la tuya
Nacida en la frescura de un alba inesperada,
nutrida en la caricia de tus ríos
claros y puros como tu abrazo,
vuelta dulce en el viento que en las tardes
viene de las montañas a tu aliento,
madurada en el sol de tus dieciocho años,
cálida para mí, que la esperaba.-


JUNTO A TU CUERPO

Junto a tu cuerpo totalmente entregado al mío
junto a tus hombros tersos de que nacen las rutas
de tu abrazo,
de que nacen tu voz y tus miradas, claras y remotas,
Sentí de pronto el infinito vacío de tu ausencia.
Si todos estos años que me falta
como una planta trepadora que se toma del viento
he sentido que llega o que regresa en cada contacto
y ávidamente rasgo todos los días un mensaje que
nada contiene sino una fecha
y su nombre se agranda y vibra cada vez más
profundamente
Porque su voz no era más que para mi oído,
porque cegó mis ojos cuando apartó los suyos
Y mi alma es como un gran templo deshabitado.
Pero este cuerpo tuyo es un dios extraño
forjado en mis recuerdos, reflejo de mí mismo,
suave de mi tersura, grande por mis deseos,
Máscara
Estatua que he erigido a su memoria.-


LA PENA DE PERDERTE

Al poema confío la pena de perderte.
He de lavar mis ojos de los azules tuyos,
faros que prolongaron mi naufragio.
He de tomar mi vida desecha entre tus manos,
Leve jirón de niebla
que el viento entre sus alas efímeras dispersa.
Vuelva la noche a mí, muda y eterna,
del diálogo privado de soñarte,
indiferente a un día
que ha de hallarnos ajenos y distantes.-



                                                             Salvador Novo





Imágenes: Pinturas del artista de Austria Leo Putz  (1869 - 1940)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

martes, 29 de julio de 2014

Al pie de la letra

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía universal de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


                                                                 Eduardo Mitre

                                                Poeta nacido en Oruro , Bolivia en 1943

                                                             "El olor que deja
                                                             en la piel la ausencia.
                                                             El sabor de un nombre
                                                             que quema la lengua"






AL PIE DE LA LETRA

La mujer que de pronto
aparece en la esquina
como la pasante de Baudelaire.
Sus ojos de noche del Líbano,
brillosos como la piel
de los dátiles,
enigmáticos como las líneas
que traza el destino
en las hojas de coca.
Su cuerpo esbelto,
su talle fino,
su andar de palmera con brisa,
su cabellera que al aire
latiga y aroma,
sus largas piernas
presentidas bajo la falda roja,
sus senos como dos olas
rompientes
a punto de perderse en el mar.

Y el mantel que prolonga a la nieve
sobre la mesa del bar
bajo la mirada que lee
lo que al azar la realidad inventa.

Y el poema que dice
Al pie de la letra.-


ENERO

Querétaro es ahora el tiempo
donde encarnan
también nuestros cuerpos.

Atrás los días sin imagen,
las puertas, los espejos,
las máscaras falaces
que la ausencia ha disuelto.

Bajo el hondo sol de enero
han vuelto Aries y Sagitario
a sernos favorables.

Y es otra vez la dicha viajar junto a la luz
que salta entre las piedras y los árboles
e ir con ella
al encuentro del mar:
Azul abierto de par en par
a la medida del deseo.-


CASI LA DICHA

En Hanover este crepúsculo de invierno.
Tu desnudez consumada:
Brasa blanca en el lecho.
Y la mirada que vuelve a gozarla
en la penumbra del deseo.
En la ventana
la nieve extendida
como tú en el sueño
absorta
como mis ojos sobre la página
Lejos:
El grito de los niños
que resbalan por la colina
y el silencio y el pino
plantados
como un solo cuerpo
En el aquí y el ahora
donde no falta sino
la palabra digna
de tanto don tanta gracia.-


DESHORA

La cercanía infranqueable entre sus cuerpos.
Un puente de miradas donde se cruzan
y se separan.
En sus labios:
Un vaivén de palabras
o de silencios
-No la lenta fragua del beso.
No el hondo goce
ni la dicha tersa
de las desnudeces enlazadas:
Sólo el roce eléctrico
de los muslos que se adivinan.

Sólo el asombre de conocerse
en la esquina
de los tardíos encuentros.

Y el sueño donde quizá se poseen
al lado
de otro cuerpo que duerme.

Y el carbón del deseo
que ha de volverse sin duda
puro diamante.

Al precio de no haber sido nunca
los dos el mismo leño
la húmeda llama
En un lecho
de esta única vida.-


                                                              Eduardo Mitre




Imágenes: Pinturas de Zula Kenyon   (Chicago, EE.UU., 1873- 1947)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

lunes, 28 de julio de 2014

Corazón que te hieren


Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía universal de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


                                                                   José Hierro

           Poeta español nacido en Madrid el 3 de abril de 1922 y fallecido el 21 de diciembre de 2002


                                                      "Firme bajo mi pie, cierta y segura,
                                                      de música y piedra te tengo.
                                                      Señor, Señor, Señor: todo lo mismo.
                                                      Pero, ¿qué has hecho de mi tiempo?" 







CORAZÓN QUE TE HIEREN

Corazón que te hieren
con una rama verde.

Llegó a mi lado. Era
el momento más fuerte
que el recuerdo. Es hoy todo
inolvidable. El verde
de los álamos es
vida. Los cielos tienen
azul de amor sereno
que aún ignora la muerte.

Llega a mi lado. Trae
una rama (Parece
la verde primavera
que entre sus manos duerme).
Oh, qué felicidad.
Las brisas, cómo mecen.
Ella saca a las flores
de su encanto silvestre.
Ella toca de gracia
el áspero presente.

Llega a mi lado. Trae
una rama. (Se mueve
irreal: su elemento
es la música. Viene
quebrando los silencios
maravillosamente).

Entre sus manos es
la rama de una serpiente
de luz, un río frágil,
bandera transparente
que pone en este ensueño
su alegría evidente.
(Por la rama comprendo
que estamos vivos. Este
instante no es un sueño
que pasa y no nos mueve)
Es un látigo frágil,
una llama en que beben
nuestros ojos.

¿Por qué la ceñiste a mis sienes 40
cómo si fuera el único
dios a quien perteneces?
¡Por qué te he preguntado
si ceñiste otras sienes!

Corazón, te han herido
con una rama verde.-


DESALIENTO

No tienes tú la culpa. Somos
los prisioneros de ayer.
El pasado que no fue nuestro
lo quisiéramos poseer.
Contemplar a la luz del día
toda su amarga desnudez.
Pensar que ha sido de nosotros
lo que ya nunca podrá ser.

No tienes tú la culpa. Vamos
ciegos. Vivimos sin saber.
No tengo yo la culpa, pero
los dos debemos padecer.
Purificar con la tristeza
lo que ya fue.

Tiramos piedra contra el cielo
y nos caen piedras desde él.
El mal que hicimos, no sabíamos
en qué manos iba a caer.
Pusimos hiel en nuestros surcos
y los frutos saben a hiel.

El mal que más nos entristece
es el que no se quiso hacer.

"No quiero que pienses", dices.
Tú sabes que sólo en ello
puedo pensar. Pasarán
los días, las noches. Tiempos
vendrán sin nosotros. Soles
brillarán en cielos nuevos.
Ecos de campana harán
más misterioso el silencio.
("No quiero que pienses").
Yo seguiré pensando en ello.-


EL ENEMIGO

Nos mira. Nos está acechando. Dentro
de ti, dentro de mi, nos mira. Clama
sin voz, a pleno corazón. Su llama
se ha encarnizado en nuestro oscuro centro.

Vive en nosotros. Quiere herirnos. Entro
dentro de ti. Aúlla, ruge, brama.
Huyo, y su negra sombra se derrama,
noche total que sale a nuestro encuentro.

Y crece sin parar. Nos arrebata
como a escamas de octubre el viento. Mata
más que el olvido. Abrasa con carbones
inextinguibles. Deja devastados
días de sueños. Malaventurados
los que abrimos nuestros corazones.-



                                                                     José Hierro





Imágenes: Pinturas del artista ruso Wassily Kandinsky


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

sábado, 26 de julio de 2014

Me ausento



Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía universal de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


                                                                 Manuel Moraga

Poeta y narrador chileno nacido en Puerto Montt en 1969. Miembro fundador de la Agrupación de Escritores "Quercipinión" en 1977. Sus textos poéticos han sido publicados en sus libros: "Desmadrada", "Perraje" y en las revistas "Pluma" y "Pincel" y en  "Cinco pájaros de un tiro". También figura en la Antología de Talleres Literarios de la X Región de Los Lagos, ediciones Mineduc y Poetas del Grupo Quercipinión, ediciones Trilce, Concepción.

                                   
                                                       "el caballero andante que tuve
                                                       montaba bicicleta
                                                       pero no tenía amigos gordos.
                                                       No aprendía a ser Dulcinea"





 ME AUSENTO ESTA MAÑANA DE MIS DEDOS

Me ausento esta mañana de mis dedos
que un día de diciembre
mordieron tu esqueleto de mentiras
me ausento de los caminos cansados
que cargo entre mis venas
de las 15 lunas
que te hice tragar en un suspiro
me ausento de estos judas
que amé como a mi perro
de los besos de este principito
otro apóstol que hizo misa en este santuario
me ausento y abandono mi ausencia
en el recodo más transitado de los demonios
para que así fabriquen su coraza
con una mejor costura
me ausento de los ojos de una amiga
cual gotera huyendo del sol
me ausento de la tierra, los bares, las orgía
me ausento.


DESMADRADA

Estas nubes sólo esperan caricias
del álamo silencioso del verano
cuando llueve en esta primavera
los pájaros clavan sus uñas a la piedra
pero duermo como el jueves
en una cama de crisantemos
ahora que estás parado en mis acantilados
el silencio son tus ojos
el pelo que te arreglaste en el otoño
cuando todo era humo en este bar
acariciaste con una sonrisa
la sinfonía que te estaba tarareando
la gente se disolvió por las ventanas
el miedo se arropó en estos abismos
en tu sombrero no había conejos, mago
sólo una ruta que no tenía señales.-


COMO UNA TELESERIE

Remo tus ojos
cuando las luciérnagas lloran
la luna esta noche
quiso transformar tu mirada
ahora debo ser Sherezade
para entender como asusta
tu respiración por mis brazos,
que me perdone el evangelio
según San Mateo
pero no me atreveré a persignarme
cuando lengüetee tus botones.

En las señales de humo que te envío
sangro tu nombre
y no me detengo a pedirme
clemencia,
pero si las partes de mi cuerpo
fueran enumeradas
armarías el miedo
de tu respiración por mis brazos
porque en este tango
alguien tiene que hacerlo.

Esta noche dormiré en las
funerarias
ahí no habita el miedo
de tu respiración
en silencio
me convenzo de que tus pies
no pertenecen a mi boca.

Cuando aparezcas
no aminaré tus ojos
que fabriqué con mi insomnio
solo esconderé en los rincones
el miedo de tu respiración por mis
brazos
en dos copas de vino
invocaré a Li Po
para dormir bajo un árbol
aunque la luna no exista.
Estar aquí
sentado en las cuatro estaciones
cual Penélope la loca
la enamorada la idiota,
destejiendo los recuerdos
que parecían imbatibles.
Estar aquí
masticando el miedo
de tu respiración por mis brazos
en medio de grillos asustados
cantando tu mejor despedida.-


NOMBRES

Mi cuerpo tiene
un complejo terrible de ser cama
aquí se han acostado
el Esteban, el Luis, el Alejandro...
pertenezco a la tribu
de escorpiones suicidas.-


                                                           Manuel Moraga




Imágenes: Pinturas del artista francés Camille Bombois



Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

jueves, 24 de julio de 2014

Teresa

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía universal de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                    Ricardo Herrera Alarcón

Poeta chileno nacido en Temuco en 1969. Reside en la ciudad de Carahue IX Región. Ha publicado: "Delirium Tremens" (2001), "Sendas perdidas y encontradas" (2007), "El cielo ideal" (2013). Participo en varias antologías, entre ellas. Antología Poética Chilena del año 2005.


                                        "Qué hace un hombre en una casa sola?
                                        Lee un poema de Teillier?
                                        Enciende el fuego?
                                        Un hombre solo en una casa sola"





TERESA

Soy la máquina de hacer poemas
se me acerca alguien ebrio
o llorando
Y pega su mejilla a mi cara metálica
y dentro de mí empieza a nacer
el poema
Que luego expulso por una ranura
que hay entre mis piernas

La extensión del poema varía
por los grados de ebriedad o tristeza
o el aura
Reconozco el aura

También puedo escribir poemas
a gente muy dichosa
seres que han perdido la fe

Soy la máquina de hacer poemas
no siento frío por la noche
no siento calor por el verano
Me da lo mismo la lluvia o el sol
No tengo recuerdos ni sufro
si alguien me abandona

Poemas de amor o de odio
Escribo lo que me pidan
Solo debes pegar tu mejilla
a mi cara
Quedarte allí unos segundos
en silencio
y se activa mi memoria poética
Se combinan millones de palabras
en mí
Puedo leer tu corazón
no debes decir nada
Solo esperar en silencio que el
poema se escriba
y luego retirarlo
recién salido del horno
Todavía caliente la hoja
sin sangre sin sudor sin lágrimas

Un poema nuevo entre la niebla
Para tu corazón enfermo.-


PARA FERNANDA

Es sólo cosa
de abrir la tierra y echar
un poco de agua
Cuidando que no escape
por ningún extremo o borde.
Luego arrojas hojas y barcos
con guijarros
Y si quieres
también colocas bichos sobre las
hojas
o en las habitaciones de los barcos
colocas aves o animales pequeños.
Luego construyes
otro pozo cerca
y construyes un canal que una los
dos ríos o mares
por donde desemboquen los barcos
y las hojas
Y sobrevuelen las aves o tú
sobrevueles vigilando todo.
Si quieres yo te sigo
construyo al lado del canal
una carretera fantasma
y te sigo hasta el mar
en el auto fantasma.
Para que las mareas se alteren
tienes que hacer que llueva.
Eso es lo más fácil: mojas tu largo pelo
y luego lo sacudes
Y empieza la llovizna la zozobra de las embarcaciones.
Yo te puedo ayudar a construir
los barcos si quieres
Y te puedo ayudar también a
construír los ríos o mares
y el canal que todo lo una.
Tú me dices y yo te sigo
por la carretera fantasma
en el auto fantasma.-


A TODAS PARTES

Me enamoré de un libro lo llevo a todas partes
y en la noche lo dejo dormido sobre mi pecho
y en la mañana al despertar lo primero que digo a mi mujer
es un fragmento del libro que amo.

Luego salimos juntos el libro y yo
y en el bus una vez que abandonamos el pueblo
lo tomo entre mis manos como si fuera
una avecilla asustada
como si fuera el oro o un rubí descubierto entre los escombros
de mis días.

Y lo miro
como si fueran muslos y no palabras

Y lo toco
como si fueran senos y no hojas.-


                                             
                                                       Ricardo Herrera Alarcón




Imágenes: Pinturas del artista contemporáneo de Bolivia, Orlando Arias Morales



Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

miércoles, 23 de julio de 2014

A flor de piel

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía universal de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                       Juan Miguel Pérez Gómez

Poeta y cuentista mexicano nacido en Nuevo Laredo en 1975. Licenciado en derecho. Publicaciones recientes: "Estigmas" (2011), "Bestias domésticas" (2012). Ha obtenido, entre otros, el Premio Estatal de Poesía 2007, Premio Publicación Editorial para Obra Escrita (2010), "Premio de Literatura del Noreste Juan Tejerina" 2004, Doble Mención Honorífica en el Concurso Estatal de Poesía 2001, II Encuentro México joven en Varsovia, Polonia, 2009, etc.


                                     ¨             "Tus senos son dos lunas
                                                    enterradas en el pecho.
                                                    Los giro
                                                    para mirar su lado oscuro"





EN LA PLAYA

Fue mía en un sangrante ocaso
sobre un tálamo de blanca arena,
dentro del esqueleto de una barca.
Mientras ella mordía su collar de
caracoles
yo me eché el crepúsculo en mi
espalda.
En tanto, cientos de cangrejos,
con sus ojos saltones de lujuria,
indiscretos, con sus pinzas,
aplaudían.-


LA PREGUNTA

¿Qué estarás haciendo en este
momento?
En este preciso instante
cuando escribo estos versos,
no cuando otro los esté leyendo.
Entonces no sabré cuánto tiempo
habrá pasado,
y espero,
por mi propio bien,
que esta pregunta ya no me importe
tanto.-


EL NACIMIENTO DE VENUS

Simonetta se llamó la joven que
sircvió de modelo a Botticelli para
este cuadro.

Una hermosa pelirroja por la que se
deslumbraban todos los hombres de
Florencia en el siglo XV.

La casaron a los 15  años de edad, eso
debió ensancharle las caderas.

Tenía 22 años cuando posó desnuda
para el maestro, a esa edad murió.

No sabemos si el buen Sandro tuvo
oportunidad de sentir en su mano
el calorcito de su fuego,
o si mezclaba simiente en sus formulas
de colores. Quizás el fue un tipo
profesional que no se enamoró de ella.
Sí, es posible.

Pero habría que explicar por qué
Boticcelli tardó nueve años en concluir el
cuadro después de  que ella murió.
Eso sin contar que le dio por pintar
mujeres de cabello rojo parecidas a
Simonetta. Y sobre su petición de
ser enterrado a los pies de su tumba
34 años después, ya ni hablamos.

La mitología nos dice que Cronos le
cortó los testículos a su padre Urano
y los arrojó al mar. Éstos se unieron
en una placenta y de allí nació
Venus.

Simonetta murió de tuberculosis,
Sandro no sabía, al transcribir al
lienzo esa blancura de su piel, que
mientras le daba vida a Venus, su
amada se moría.

En su renacer Venus reclamó a la
joven pelirroja, lo que fue una
especie de castración del deseo a
todos los hombres de Florencia,
y consecuentemente a nosotros.-


EL CUMPLEAÑOS

Llegas a casa.
El mundo se queda tras la puerta
o mejor aún: desaparece.
Percibes un aroma a mujer,
si, un olor a mujer mojada lo inunda
todo,
y todo cambia de colores.
Te diriges a la cocina,
no, no es allí, pero se siente,
definitivamente estuvo ahí.
El aroma te guía, no, no te guía,
te jala, te envuelve en una nube
y te desprende del suelo,
ya no aminas: flotas,
te elevas por la sala.
No tienes duda:
un olor a mujer mojada lo inunda
todo.
Junto a la ventana, que da al mundo
que apagaste,
entonces, por fin, se te revela,
con su vestido negro que era verde,
flotando, inmensa, en la recamara,
así se besan, palomas al vuelo,
y todo se ilumina, se apaga
y se reinventa.-



                                                          Juan Miguel Pérez Gómez 




Imágenes: Pinturas del artista florentino Sandro Botticelli  ( Italia, 1445- 1510)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

lunes, 21 de julio de 2014

Asunción de ti


Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


                 
                                                                 Mario Benedetti

      (Paso de los Toros, Uruguay, 14 de septiembre de 1920 - Montevideo, 17 de mayo de 2009)


                                                 "Digamos que te alejas definitivamente
                                                 hacia el pozo del olvido que prefieres,
                                                 pero la mayor parte de tu espacio,
                                                 quedará para siempre, en mí, doliente"







ASUNCIÓN DE TI

Quién hubiera creído que se hallaba
sola en el aire, oculta,
tu mirada.
Quién hubiera creído esa terrible
ocasión de nacer puesta al alcance
de mi suerte y mis ojos,
y que tú y yo iríamos, despojados
de todo bien, de todo mal, de todo,
a arrojarnos en el mismo silencio.
A inclinarnos sobre la misma fuente
para vernos y vernos
mutuamente espiados en el fondo.
Temblando desde el agua,
descubriendo, pretendiendo alcanzar
quién eras tú detrás de esa cortina,
quién era yo detrás de mí.
Y todavía no hemos visto nada.
Espero que alguien venga, inexorable,
siempre temo y espero,
y acabe por nombrarnos en un signo,
por situarnos en alguna estación
por dejarnos allí, como dos gritos
de asombro.
Pero nunca será. Tú no eres esa,
yo no soy ése, ésos, los que fuimos
antes de ser nosotros.
Eras sí pero ahora
vengo un poco a ti.
No demasiado, solamente un toque,
acaso un leve rasgo familiar,
pero que fuerce a todos a abarcarnos
a ti y a mí cuando nos piensen solos.

2

Hemos llegado al crepúsculo neutro
donde el día y la noche se funden y se igualan.
Nadie podrá olvidar este descanso.
Pasa sobre mis párpados el cielo fácil
a dejarme los ojos vacíos de ciudad
no pienses ahora en el tiempo de agujas,
en el tiempo de pobres desesperaciones.
Ahora sólo existe el anhelo desnudo,
el sol que se desprende de sus nubes de llanto,
tu rostro que se interna noche adentro
hasta sólo ser voz y rumor de sonrisa.

3

Puedes querer el alba
cuando ames.
Puedes
venir a reclamarte como eras.
He conservado intacto tu paisaje.
Lo dejaré en tus manos
cuando éstas lleguen, como siempre,
anunciándote.
Puedes
venir a reclamarte como eras.
Aunque ya no seas tú.
Aunque mi voz te espere
sola en su azar
quemando
y tu dueño sea eso y mucho más.
Puedes amar el alba
cuando quieras.
Mi soledad ha aprendido a ostentarte.
Esta noche, otra noche
tú estarás
y volverá a gemir el tiempo giratorio
y los labios dirán
esta paz ahora esta paz ahora.
Ahora puedes venir a reclamarte,
penetrar en tus sábanas de alegre angustia,
reconocer tu tibio corazón sin excusas,
los cuadros persuadidos,
saberte aquí.
Habrá para vivir cualquier huida
y el momento de la espuma y el sol
que aquí permanecieron.
Esta noche, otra noche
tu estarás,
tibia estarás al alcance de mis ojos,
lejos ya de la ausencia
que no nos pertenece.
He conservado intacto tu paisaje
pero no sé hasta dónde está intacto sin ti,
sin que tú le prometas horizontes de niebla,
sin que tú le reclames su ventana de arena.
Puedes querer el alba cuando ames.
Debes venir a reclamarte como eras.
Aunque ya no seas tú,
aunque contigo traigas
dolor y otros milagros.
Aunque seas otro rostro
de tu cielo hacia mí.-



                                                              Mario Benedetti


       

 Imágenes: Pinturas del artista John Bagnold Burgess  (Chelsea, Londres, 1829-1897)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

sábado, 19 de julio de 2014

Para sangrar

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                           Sebastián Olaso

Poeta, cuentista y editor argentino nacido en San Nicolás en 1968. Estudió Letras en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. En 2007 dictó seminarios sobre creatividad en la literatura en el Lateinamerika - Forum de Belín, Alemania y en la Maison de l' Amerique Latine de Estrasburgo, Francia. Ha publicado los libros de poesía: "Control sobre mis ojos" (2006) y "Tiranía del desborde" (2009). Participó en varias antologías, entre ellas:  Conaculta, México, 2008.


                                                       "Sucede que salvarse
                                                        es doloroso y complicado.
                                                        Sucede que vivir es doloroso
                                                        y complicado"




PARA SANGRAR O VOLVER
I

Hay aguas que son luz en la sangre
y su gorjeo
me despierta, me desnuda, me despide, me destruye,
me desea
y yo me detengo a vivir,
bajo la lágrimas del pecho que se sabe envejecida.
Ya no será temprano en esos acuarios prometidos
donde mis padres soñaron lo que soy
y donde ser lo que han soñado es apenas un fraude,
una galaxia triste y diminuta
sin más que un cuerpo donde girar
o recostarse
o reconocer impensables cadenas
de ajeno rojo amor.
En estas aguas he aprendido
a serenar los ocasos invisibles
que con solamente tres palabras
me permiten morir, o matar o viajar
hacia otros corazones
que en este silencio, son la misma cosa.
Como un peldaño lanzado al viento
escalo
vibro
nado en estas aguas que son luz en la sangre
con la tarea despiadada
de ubicarme en mi osamenta,
de acostumbrar mis contornos a la gris
estructura
de este habitante feliz,
que tiembla por mis dedos
y deshace valijas.

II

A veces me lamento de contar
con tan pocas palabras, con tan pocos gestos,
de sentir apenas lo que siento,
de no poder diseñar otro destino
con otra fuerza, otra dimensión,
que se prolongue un poco,
tan sólo un poco más allá.
Me lamento de estos límites
de estas desgraciadas cadenas
que me atan como si mataran,
que me ajusten al talle de lo que soy
sin dejarme empujar mis miserias un poco,
tan sólo un poco más allá.
¿Cómo desgarrar este entramado,
cómo seducir las amplitudes de la ausencia,
cómo resolver esta ecuación de sumar  sumar
tantos puñados de pobreza que nunca serán otra cosa
que uno, que la unidad de uno mismo:
el esfuerzo más el dolor más el coraje
el amor, más el futuro más el verbo, la osadía
más el hambre, el miedo más la música?
Sumarse por completo es casi como no sumar nada,
es casi lo mismo que arrastrarse por los gastados
papeles de la tierra
dejándose vencer antes de dar el primer paso,
antes de dar el primer beso, la estocada más feroz.
Es casi lo mismo llorar que desnudarse
mentir que gritar, dormir que mirar fijo,
que mirar fijamente a los ojos para afirmar las pasiones,
que mirar fijamente los ojos para no escuchar.
A veces me lamento de que tanto mundo por delante
se escape irremediablemente
de mi paso por el mundo.-


TIRANÍA DEL DESBORDE
II

El huésped
revolvió entre los secretos
que yo escondía en mis cajas.
Los manchó de ajenidad.
Y después de llevarse
lo que nadie debió ver
me dejó
vacío de misterios.
Desnudo.
Delatado

IV

Pero cuando algo sucede,
lo más importante es lo que sucede
detrás.
Detrás de una guerra
sucede que los pueblos
recuperan la caverna.
Detrás de un nacimiento
sucede que los pueblos
reconstruyen la caverna.
Detrás de un olvido
sucede
que los pueblos
reclaman
la caverna.


                                                             Sebastián Olaso



 

Imágenes: Pinturas del estilo naif o ingenuo, de distintos países.


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com


jueves, 17 de julio de 2014

Perspectiva


Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


                                                           Eutiquio Leal

Poeta , narrador y ensayista colombiano nacido en Chaparral en 1928  y fallecido en Bogotá el 13 de mayo de 1997. Profesor universitario, fundador de los primeros talleres de literatura en Colombia. Escribió los libros de poesía: "Mitín de alborada" (1950), "Ronda de hadas" (1978), "Trinos para sembrar" (1988), "Música de sinfines" (1988), "Trinitarias" (1996), etc. Su novela "Después de la noche" (1964) ganó el Primer Premio Literario de la extensión cultural de Bolivar.


                                                       "Trinaba sin partitura
                                                       ni diapasón
                                                       en compañía
                                                       de su propia sol-edad" 






PERSPECTIVA

De su verde siniestro revestida
anda la sombra anónima
farisaicamente acribillando
banderas
y florestas y esmeraldas.

Regida desde el trono palaciego
marcha a cegato golpe militar
hacia los cementerios
de la historia.

Tarántula iracunda sin oriente
por entre socabones
enlutados
va intentando el retrecho de la aurora
en libertad y en trance
para otro siempre de seguir amando.

De paso en su locura precipicio
está pudriendo todo,
acribillando los luceros signos
de la feroz contienda.

La oscura muerte ahora
ha de morir también en el combate
de donde brotará la nueva sangre
entera, proclamada.-


CONFESIÓN

En este deshojar
ya margaritas, ya torrentes nuevos
o lunas en su mengua...
tras este consumir entre suspiros
los horarios
y la galaxia allá remotamente...
hemos venido yendo
para tornarnos de ilusión polvo sensible,
fríamente más férvidos
y de manzanas menos rombos sabios.

Ya no sabemos casi la azucena
de la luz cantarina,
ni el mimo revoltoso de los vientos,
ni los impulsos mágicos
e intrínsecos
del dolor confortante...
y ya la hiel de los desvelos
es una incierta gran desconocida
que no encuentra su albergue
en tanta nube
carbonera, misteriosa y apetente.

Peregrinos en trocha promisoria
¿ahora entendemos más
y conocemos menos la congoja?

Siquiera si supiéramos profanos
una brizna de rojo
el cómo se incinera el otro cielo.-


DERROTERO

El río mal dormido que se fuga
de entre su fría roca
por el poro sutil de las aristas
lleva carnosos roquedales suyos,
despeinados.

Todo un rumor licuado como música
punzando tercamente ahora mismo
con nostalgia ritual
de anteriores entrañas ya perdidas.

Afluente de canciones siderales
y de espejos sedientos
directamente en vocación oceánica;
nota triunfal, guerrero retumbando
un no sé qué de
alondra o de lucero.

Solitario licúa su destino
en saboreo de yerbas migratorias:
proyectará sus ínclitos retratos
multiformes
de tronantes cristales
a las claras alturas de su lecho
sobre arena profunda consentida.

Por sus venas ligeras
va palpitando siempre bajo el trueno
de nueva risa errante
con su piel en frescuras irisadas,
fiel a la vida misma y sus furores.-


OQUEDAD

No asentarse primero
en ningún lino,
ni siquiera en el ala muy coqueta
de la rosa,
que era la fosa de antes.

No sentirse seguro
en una hoguera ni en un trono
que no hayan sido la palabra siempre
de los meandros estelares
en el pecho tatuado.

Sólo ha un tránsito infinito
donde existir en pleno
con todos vuestros versos y huracanes.-


                                                             Eutiquio Leal






Imágenes: Pinturas del artista Pedro Lira


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

martes, 15 de julio de 2014

Las vidas

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía universal de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


                 
                                                             Pablo Neruda

Homenaje al gran poeta chileno a 110 años de su nacimiento (Parral, 12 de julio de 1904- Santiago, 1973)

                                             
                                                   "Muchachas que buscabais
                                                   el gran amor, el gran amor terrible,
                                                   ¿Qué ha pasado, muchachas?
                                                   ¡Tal vez el tiempo, el tiempo!"





LAS VIDAS

Ay, ¡qué incómoda a veces
te siento
conmigo, vencedor entre los hombres!
Porque no sabes
que conmigo vencieron
miles de rostros que no puedes ver,
miles de pies y pechos que marcharon conmigo,
que no soy,
que no existo,
que sólo soy la frente de los que van conmigo,
que soy más fuerte
porque llevo en mí
no mi pequeña vida
sino todas las vidas,
y ando seguro hacia adelante
porque tengo mil ojos,
golpeo con peso de piedra
porque tengo mil manos
y mi voz se oye en las orillas
de todas las tierras
porque es la voz de todos
los que no hablaron,
de los que no cantaron
Y cantan hoy con esta boca
que a ti te besa.-


MADRIGAL ESCRITO EN INVIERNO


En el fondo del mar profundo,
en la noche de largas listas,
como un caballo cruza corriendo
tu callado callado nombre.

Alójame en tu espalda, ay refúgiame,
aparéceme en tu espejo, de pronto,
sobre la hoja solitaria, nocturna,
brotando de lo oscuro, detrás de ti.

Flor de la dulce luz completa,
acúdeme tu boca de besos,
violenta de separaciones,
determinada y fina boca.

Ahora bien, en lo largo y largo,
de olvido a olvido residen conmigo
los rieles, el grito de la lluvia:
lo que la oscura noche preserva.

Acógeme en la tarde de hilo
cuando el anochecer trabaja
su vestuario, y palpita en el cielo
una estrella llena de viento.

Acércame tu ausencia hasta el fondo,
pesadamente, tapándote los ojos,
crúzame tu existencia, suponiendo
que mi corazón está destruido.-



MUJER, NADA ME HAS DADO


Nada me has dado y, para ti, mi vida
deshoja su rosal de desconsuelo,
porque ves estas cosas que yo miro,
las mismas tierras y los mismos cielos.

Porque la red de nervios y de venas
que sostiene tu ser y tu belleza
se debe estremecer al beso puro
del sol, del mismo sol que a mí me besa.

Mujer, nada me has dado y, sin embargo,
a través de tu sed siento las cosas,
estoy alegre de mirar la tierra
en que tu corazón tiembla y reposa.

Me limitan en vano mis sentidos,
dulces flores que se abren en el viento,
porque adivino el pájaro que pasa
y que mojó de azul tu sentimiento.

Y sin embargo no me has dado nada,
no se florecen para mí tus años,
la cascada de cobre de tu risa
no apagará la sed de mis rebaños.

Hostia que no probó tu boca fina,
amador del amado que te llame,
saldré al camino con mi amor al brazo
como un vaso de miel para el que ames.

Ya ves, noche estrellada, canto y copa
en que bebes el agua que yo bebo,
vivo en tu vida, vives en mi vida,
nada me has dado y todo te lo debo.-


                                                 
                                                          Pablo Neruda




Imágenes: Pinturas del artista francés  Paul Gauguin  (París, 1848 - Atuona, 1903)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com