Páginas vistas en total

viernes, 30 de agosto de 2013

Cinco ventanas

                                                             Álvaro Cunqueiro

                                                    (Galicia, España, 1911-1981)                  


                                                    "Inaudita presencia
                                                    los peces venían a crear
                                                    el azul de los ojos
                                                    en su regazo"



SOL   poesía de Álvaro Cunqueiro

Sol:
     
     Cinco ventanas colgadas
     de la misma alba rosa:
     vivas,
              intactas,
                          desnudas,
     con anhelos de manos,
     como espejos de mástiles.

Sombra:

      Cinco ventanas colgadas
      de la misma alba turbia:
      calladas,
                   llanas,
                             duras,
       sin afanes de presencia,
       sin afanes de huida.

Siempre:

        Cinco ventanas: sólo.-


SIN QUE NADIE LO SUPIERA

Sin que nadie lo supiera

hubo un momento puro
en el que nada hubo.
                              Ahora,
en la palma del agua,
de la sombra el fruto del instante aquel.



TAMBIÉN EL MAR, HOY

También el mar, hoy,
tiene el alma llena de madurez.
-Se le oye la adolescencia
en el vidrio del aire
llena de fragmentos de vísperas
y de intactas navegaciones oscuras.-
Así. Más allá. Ahora de la sombra:
¿No te duele el canto,
-redondez tibia de beso preciso-
del sol en la sombra?.-


UN MUSLO TIBIO

Un muslo tibio: así
-entreabierto-
que se sienta pasar
intacto y clásico: imagen
                suma breve,
gozo de clara visión.
Lancha.-


YA NO HAY

Ya no hay aquella simple
y turbia desnudez.
Tus muslos ya no huelen
a canciones agrestes.
Tus manos ya no tientan
la risa curva y acre.
Como si hubiese pleno oscuro.-


YO NO LA VI NACER

Yo no la vi nacer. Me la dieron
porque yo ya lo sabía: ¡qué blanca! ¡qué bien!
                            ¡qué niña más bien plantada!
De surtidores de luz
la compraban vientos claros.
Me la dieron porque yo ya lo sabía:
Si era del lado del mar
seco de serenidades,
                                azul,
                                       rosa,
                                              lirio,

¡columpio de piedra dura!.-


                                           
                                                        Álvaro Cunqueiro




    Imágenes: pinturas del artista contemporáneo de Estados Unidos, Thomas Hart Benton


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

jueves, 29 de agosto de 2013

Cabecera

                                                                  Ana Cristina Cesar

                                                     (Río de Janeiro, Brasil, 1952-1983)


                                                           "tengo celos de ese cigarrillo
                                                           que fumás
                                                           tan distraídamente"


CABECERA    poesía de Ana Cristina Cesar



Intratable.
Ya no quiero poner poemas en el papel
ni dar a conocer mi ternura.
Me doy aires de dura,
muy sobria y dura,
no pregunto
"¿de la sombra de aquel beso
qué haré?
Es inútil
quedar a la escucha
o maniobrar la lupa
de la adivinación.
Dicho esto
el libro de cabecera cae al suelo.
Tu mano que se desliza
¿distraídamente?
sobre mi mano.-


A PUNTO DE PARTIR

A punto de
partir, ya sé
que nuestros ojos
sonreían para siempre
en la distancia.
¿Parece poco?
Suelo de sal gruesa y oro que se raja.
A punto de partir, ya sé que
nuestros ojos sonríen en la distancia.
Lentes oscurísimas bajo los pilares.-


COMO CAPERUCITA

Corró de mamá a la abuela
cargada de bolsos.
Pero es en el camino donde exclamo:
- ¡ahora puedo todo!
Para esta figura obstinada voy hasta el
agotamiento,
valiente,

soy una mujer del siglo XX
disfrazada en el siglo XXI.-


UN BESO

que tuviera un blue
Es decir
imitara feliz
la delicadeza, la suya,
así como un tropiezo
que se sumerge sordamente
en el reino expreso
del placer
Espío sin un ay
las evoluciones de tu confrontación
a mi sombra
desde la elección
inclinada sobre el menú;
un pescado a la parrilla
un novio
un agua
sin gas
de despegue:
lector ensordecido
tal vez extasiado
"al éxito"
diría mi censor
"a la escucha"
diría mi amor
siempre en blue
pera era un blue
feliz
indagando sólo
una cuestión
matriz
dibujada a tiza
entre un beso
y la renuncia intuida
de otro beso.-


                                                        Ana Cristina Cesar




Imágenes: pinturas de artistas contemporáneos brasileños.


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

miércoles, 28 de agosto de 2013

Así nunca

                                                             Angel González

Poeta, catedrático y ensayista español nacido en Oviedo en 1922. Licenciado en Derecho por la Universidad de Oviedo. Enseñó Literatura Española Contemporánea en las Universidades de Alburquerque, Utah, Maryland y Texas en  Estados Unidos. Miembro de la Real Academia Española, fue galardonado, entre otros, con el Premio Antonio Machado en 1962, el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 1966 y el Premio Internacional de Poesía "Ciudad de Granada" en el 2004. Su último libro fue "Otoño y otras luces" (2001). Falleció en Madrid el 12 de enero de 2008.

                                     
                                                  "No fue un sueño,
                                                  lo vi:

                                                  La nieve ardía"


ASÍ NUNCA VOLVIÓ A SER   poesía de Angel González


Como llevaba trenza
la llamábamos trencita en la tarde del jueves.
Jugábamos a montarnos en ella y nos llevaba
a una extraña región de la que nunca volveríamos.
Porque es casi imposible abandonar
aquel olor a tierra de su cabello sucio,
sus ásperas rodillas todavía con polvo
y con sangre de la última caída
y, sobre todo,
la nacarada nuca donde se demoraban
unas gotas de luz cuando ya luz no había.
Allí me dejó un día de verano
y jamás regresó
a recoger mi insomne pensamiento
que desde entonces vaga por mis brazos
corrigiendo su ruta, terco y contradictorio,
lo mismo que una hormiga que no sabe salir
de la rama de un árbol en el que se ha perdido.-



BREVES ACOTACIONES PARA UNA BIOGRAFÍA

Cuando tengas dinero regálame un anillo,
cuando no tengas nada dame una esquina de tu boca,
cuando no sepas qué hacer vente conmigo,
pero luego no digas que no sabes lo que haces.

Haces haces de leña en las mañanas
y se te vuelven flores en los brazos.
Yo te sostengo asido por los pétalos,
como te muevas te arrancaré el aroma.

Pero ya te lo dije:
cuando quieras marcharte ésta es la puerta:
se llama Angel y conduce al llanto.-


EL DÍA SE HA IDO

Ahora andará por otras tierras,
llevando lejos luces y esperanzas,
aventando bandadas de pájaros remotos,
y rumores, y voces, y campanas,
-ruidoso perro que menea la cola
y ladra ante las puertas entornadas-.

(Entretanto la noche, como un gato
sigiloso, entró por la ventana,
vio unos restos de luz pálida y fría,
y se bebió la última taza.)

Sí:
definitivamente el día se ha ido.
Mucho no se llevó (no trajo nada):
sólo un poco de tiempo entre los dientes,
un menguado rebaño de luces fatigadas.
Tampoco lo lloréis. Puntual e inquieto,
sin duda alguna, volverá mañana.
Ahuyentará a ese gato negro.
Ladrará hasta sacarme de la cama.

Pero no será igual. Será otro día.

Será otro perro de la misma raza.-


                                               
                                                          Angel González





Imágenes: pinturas del artista Edward Cucuel (Estados Unidos, 1879-1954)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

martes, 27 de agosto de 2013

Torturada nube

                                                         Blanca Varela

                                                  (Lima, Perú, 1926- 2009)

                                             
                                                      "estuve atenta
                                                       desarmada, sola casi
                                                       en la muerte
                                                       casi en el fuego" 
                       


AQUELLA TORTURADA NUBE PARECÍA TAN FIRME  poesía de Blanca Varela



Aquella torturada nube
parecía tan firme,
ambulando,
desgarrando,
chocando con masas de ángeles.

Cóncava,
valva de nieve y soledad,
de trajín y música constante,
de arena, de resplandor
y fuga,
desierto etiope
en un tutti de gemidos
y sorpresa.

Tan exacta
sobre el laberinto de la pupila,
color perdido
de vieja misiva,
terrible silencio
de quien ha sacudido el aire
y conoce el vado de los sollozos.
Continuaba,
migradora,
llave del torbellino
como una gota pura
preñada de su propia existencia.-


ASÍ SEA

El día queda atrás,
apenas consumido y ya inútil.
Comienza la gran luz,
todas las puertas ceden ante un hombre
dormido,
el tiempo es un árbol que no cesa de crecer.

El tiempo,
la gran puerta entreabierta,
el astro que ciega.

No es con los ojos que se ve nacer
esa gota de luz que será,
que fue un día.

Canta abeja, sin prisa,
recorre el laberinto iluminado,
de fiesta.


ASÍ SEA

El día queda atrás,
apenas consumido y ya inútil.
Comienza la gran luz,
todas las puertas ceden ante un
hombre
dormido,
el tiempo es un árbol que no cesa de
crecer.

El tiempo,
la gran puerta entreabierta,
el astro que ciega.

No es con los ojos que se ve nacer
esa gota de luz que será,
que fue un día.

Canta abeja, sin prisa,
recorre el laberinto iluminado,
de fiesta.

Respira y canta.
Donde todo se termina abre las alas.
Eres el sol,
el aguijón del alba,
el mar que besa las montañas,
la claridad total,
el sueño.-


                                                               Blanca Varela





Imágenes:  pinturas del artista francés Louis Anquetin 


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

domingo, 25 de agosto de 2013

Cae la noche

                                                         José Ángel Valente

                                    (Orense, España, 1929-Ginebra, Suiza, 2000)


                                               "Demasiado tarde vuelves
                                                a recaer en frases y agudezas,
                                                mientras escondes el temblor
                                                que sube absurdamente burdo"



CAE LA NOCHE  poesía de José Angel Valente


Cae la noche.
            El corazón desciende
infinitos peldaños,
enormes galerías,
hasta encontrar la pena.
Allí descansa, yace,
allí, vencido,
yace su propio ser.

            El hombre puede
cargarlo a sus espaldas
para ascender de nuevo
hacia la luz penosamente:
puede caminar para siempre,
caminar...
                ¡ Tú que puedes,
danos nuestra resurrección de
cada día !.-


CERQUÉ, CERCASTE...

Cerqué, cercaste,
cercamos tu cuerpo, el mío, el tuyo,
como si fueran sólo un solo
cuerpo.
Lo cercamos en la noche.

Alzose el alba la voz
del hombre que rezaba.

Tierra ajena y más nuestra,
allende, en lo lejano.

Oí la voz.
Bajé sobre tu cuerpo.
Se abrió, almendra,
bajé a lo alto
de ti, subí a lo hondo.

Oí la voz e el nacer
del sol, en el acercamiento
y en la inseparación, en el eje
del día y de la noche,
de tí y de mí.
Quedé, fui tú.
Y tú quedaste
como eres tú, para siempre
encendida.


TODA LA NOCHE ME ALUMBRES

Toda la noche me alumbres
redonda en el silencio.
Toda la noche, luna,
alúmbreme en el cielo.

Toda la noche me alumbres,
escudo de mi pecho,
escudo de verdad
firme en el cielo negro.

Toda la noche me alumbres
desnudo contra el sueño:
con la luz que reluces
hazme más verdadero.
Con la luz que reluces
toda la noche me alumbres.-



                                                              José Angel Valente





 Imágenes: pinturas del artista contemporáneo de Rumania, Adrian Borda.


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

sábado, 24 de agosto de 2013

Rostro de vos

                                                               Mario Benedetti

                                                           (Uruguay, 1920-2009)

                                       
                                             "Te espero cuando la noche se haga día,
                                              suspiros de esperanzas ya perdidas.
                                              No creo que vengas, lo sé,
                                              sé que no vendrás"




ROSTRO DE VOS   poesía de Mario Benedetti


Tengo una soledad
tan concurrida
tan llena de nostalgias
y de rostros de vos
de adioses hace tiempo
y besos bienvenidos
de primeras de cambio
y de último vagón.

Tengo una soledad
tan concurrida
que puedo organizarla
como una procesión
por colores
tamaños
y promesas
por época
por tacto y por sabor.

Sin un temblor de más,
me abrazo a tus ausencias
que asisten y me asisten
con mi rostro de vos.

Estoy lleno de sombras
de noches y deseos
de risas y de alguna
maldición.

Mis huéspedes concurren,
concurren como sueños
con sus rencores nuevos
su falta de candor.
Yo les pongo una escoba
tras la puerta
porque quiero estar solo
con mi rostro de vos.

Pero el rostro de vos
mira a otra parte
con sus ojos de amor
que ya no aman
como víveres
que buscan a su hambre
miran y miran
y apagan la jornada.

Las paredes se van
queda la noche
las nostalgias se van
no queda nada.

Ya mi rostro de vos
cierra los ojos.
Y es una soledad
tan desolada.-



TALANTES

Un hombre
alegre
es uno más
en el coro
de hombre
alegres
un hombre triste
no se parece
a ningún otro
hombre
triste.-



SIRENA

Tengo la convicción de que
no existes
y sin embargo te oigo cada
noche

te invento a veces con mi
vanidad
o mi desolación o mi
modorra
del infinito mar viene tu asombro
lo escucho como un salmo
y pese a todo

tan convencido estoy de
que no existes
que te aguardo en mi
sueño para luego.-


                                                   
                                                                   Mario Benedetti





Imágenes: pinturas del artista español Cayetano Arquer Buigas.



Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

jueves, 22 de agosto de 2013

Los amigos

                                                          Carolina Varela López

Poeta y narradora colombiana nacida el 23 de abril de 1976 en Cali. Estudió Contaduría Pública en la Universidad Libre de Cali. Tiene publicados los poemarios: "Esquizofrenia de amor" (2008), "Amarte desde afuera", presentado en Tijuana, México, "Cardamomo", etc. Además publica en periódicos universitarios de Colombia, España, México y Perú. Poeta invitada al Encuentro "El Festín de las Letras" en Ensenada, Baja California en el 2013.


                                                  "Insurrecta la palabra, desayuno la espera:
                                                   ¡no me traigas la ausencia de mi alcoba!
                                                   yo acuno tus tristezas
                                                   en el doblez de la herida"


LOS AMIGOS   poesía de Carolina Varela López 


Vi un paño que hostigó los ojos
y otro trapo que torturó el himno
que atrapó el alarido de auxilio
y solo trajo angustia y gemidos

Vi un gorrión sujeto a una silla
había sido arrancado de su nido
lo ataba una cadena enemiga
que hirió tobillos y muñecas

Vi gaviotas sobre largos zancos
en busca del exilio
parecía que llevaran la mochila
al hombro y miedosas corrieran

Vi arrastrar maletas sin recompensas
chirriaban como si taconearan
las muecas de  doscientas brujas
una casa de madera vieja

Luego te vi desvariar
como si hubieras escapado
de la garra de los buitres
eras un niño con escalofríos
llamando a mamá
no importaban los juguetes
los amigos habían desaparecido
entonces, se te hizo urgente
convocar a sus ángeles
para que volvieran a saltar la cuerda
a jugar rayuela
a comer galletas
en el patio
de la casa.-


ENCUENTROS
I

Ahora que venciste mi sueño
e hiciste rendir mis rodillas
para comer la merienda de la tarde,
sobre la manta tejida de arabescos;
déjame besar tu fractura de obsidiana,
untarte los ungüentos ancestrales
de sábila y caléndula.


II

Ahora que me quitaste la tierra de mis uñas,
tapaste el hoyo donde guardaba
mi cabeza
para ungirme con esencia
de naranja;
déjame secar el rocío carmesí
que corre por tu rosa,
sacarte las espinas con crema de amapola
tatuarte la frente con mis besos.

III

Ahora que puliste mi utensilio,
encerraste las hojas de mis plantas,
luciste tu reflejo en los cristales;
déjame hornear las galletas,
esparcirles mermelada
para que se vaya lo agrio de tu boca.

IV

Ahora que me entrejes en el vientre,
que no necesito las gotas
de equinácea
para sanar mis alergias;
déjame palpitar en tu aliento,
sustentarme del plantío primigenio,
cruzar los pies y dar brincos
de júbilo.-


                                                    Carolina Varela López





Imágenes: pinturas de artistas colombianos contemporáneos.


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

miércoles, 21 de agosto de 2013

Nostalgia

                                                                      Eliseo Diego

                                                        (La Habana, Cuba, 1920-1994)


                                               "Con la mirada inmóvil del verano
                                               mi cariño sabrá de las veredas
                                               por donde huyen los ávidos domingos
                                               y regresan, ya lunes, cabizbajos"



NOSTALGIA DE POR LA TARDE    poesía de Eliseo Diego


El que tenía costumbre de poner las manos
sobre la rosa blanca junto al pan y el agua,
traje rugoso de fervor y alpaca,
y aquella su esperanza filial en los domingos,

ya no conmueve nunca
el suave pensamiento de la fronda
con el doblado consejo de su paso.
Y el taciturno banco entre los álamos dormido
y aquel campito hirsuto a quien las lluvias
respetaban.

Qué tedio los sepulta como la muerte a los ojos
que no los cruza nunca la bendición de unas
palomas,
que tengo que soñarlos, mi amiga, tan despacio
como quien sueña un grave color
que nunca viera
como quien sueña un sueño y eso es todo.

Porque quién vio jamás
pasar al viejecillo
de cándido sombrero bajo el puente
ni al orador sagrado en la colina.

Yo vi al lagarto de liviana sombra
distraerse de pronto entre su sangre,
quedar inmóvil, sí, tumbado,
pesando e incapaz de confundirse ya nunca
con la tierra.

(El que tenía costumbre de cruzar las manos
sobre la mesa blanca para mejor mirarnos,
su mueca de morir cuándo la he visto,
su mueca parda.)

He visto al pez de indestructible púrpura,
en la mañana arde como criatura perpetua
de la llama,
olvida los trabajos mugrientos de su sangre,
yace perfecto y la madera sagrada lo levanta.

Pero quién vio jamás
el ruedo misterioso de tu falda
mientras cortas las rosas en la tarde
ni el roce y la tristeza de la lluvia
como un ajeno campo por mi cara.

Porque quién vio jamás las cosas
que yo amo.-


CANCIÓN PARA TODAS 

No soy el hoy fragante de tus ojos amo
sino a la niña oculta que allá dentro
mira la vastedad del mundo con redondo
azoro,
y amo a la extraña gris que me recuerda
en un rincón del tiempo que el invierno
ampara.
La multitud de ti, la fuga de tus horas,
amo tus mil imágenes en vuelo
como un bando de pájaros salvajes.
No sólo tu domingo breve de delicias
sino también un viernes trágico, quién sabe,
y un sábado de triunfos y de glorias
que no veré yo nunca, pero alabo.
Niña y muchacha y joven ya mujer, tú
todas,
colman mi corazón, y en paz las amo.-


                                                                     Eliseo Diego





Imágenes: pinturas de la artista contemporánea Jekaterina Razina.


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

lunes, 19 de agosto de 2013

Calicanto

                                                         Ana María Iza

Poeta y periodista ecuatoriana nacida en Quito en 1942. Obtuvo el Premio Nacional de Poesía "Ismael Pérez Pazmiño" convocado por el diario "El Universo" de guayaquil en cuatro ocasiones. Parte de su obra está contenida en: "Pedazo de nada" (1961), "Los cajones del insomnio" (1967), "Puertas inútiles" (1968), "Heredarás el viento" (1974), "Fiel al humo" (1986), "Reflejo de sol sobre las piedras" (1987), "Papeles asustados (1994), "Herrumbre persistente" (1995), etc.


                                      "Se perdona lo que no se olvida.
                                      Únicamente los muertos han olvidado.
                                      El olvido es un señor con lentes
                                      de aumentos aumentados"



CALICANTO       poesía de Ana María Iza

Cuando el río suena
Orinoco arrastra
Si al cruzar la caída de un astro
llueve cenizas
Si espuman las rocas
sus verdes cristales
me siento y escribo

Cuando arde la casa
prendidas las sombras
estalla el silencio
abierto alarido

Si un nombre sin nombre
a mi boca sube
un ruego
una súplica
y nadie responde
entonces mal-digo.-


ESTER-NIDAL

Volver a caminar
sobre las células
mejor que andar sobre la luna

Libertos
Libertinos
ricos
ricas
pobres pobras
cualquier rato los pasos
se nos pierden

¿No meditan
no se asustan no se atragantan?
De hacerlo
no sabrían dónde meterse
a quien abrazar fuerte
hacia dónde correr gritando
no me dejes
no te vayas no me vaya

Se está muy bien aquí
entre nosotros
en confianza
golpeándonos amándonos riendo
comiendo no comiendo  soportándonos

Mañana ya es otro día
y ahí no alcanzamos todos
Mañana otro señor
otro truco otra maniobra
Otro número
que no es el de nosotros.-


LOBO AZUL

No quise detenerte
pensaste que era el viento
la fuerza de gravedad que te empujaba

Y era el impulso mío
la sed de lo que parte

Bien puede ser
el sol tras la montaña
o la montaña en sombra desteñida
la ciudad que se esfuma en la ventana
la estela en barco convertida
el olor de los muelles

la hora cero
la caída del Dios que nos levanta

La dulzura de las manos solas
la mancha
en los pañuelos blancos

No quise detenerte
me gustabas por agua

Llévate el lobo azul
Déjame el lila pálido.-


                                                                  Ana María Iza






Imágenes: pinturas del artista inglés Jhon Collier  (1850-1934)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

sábado, 17 de agosto de 2013

El forastero

                                                               Piedad Bonnett

Poeta, novelista y dramaturga colombiana nacida en Amalfi, Antioquia, en 1951. Es Licenciada en Filosofía y Letras por la Universidad de Los Andes, donde ocupa la cátedra de Literatura. Tiene una maestría en Teoría del Arte por la Universidad Nacional de Colombia. Por su primer libro de poesía "De Círculo y ceniza" (1989) recibió Mención de Honor en el Concurso Hispanoamericano de Poesía "Octavio Paz", luego publicó "Ese animal triste" (1996), "El hilo de los días", "Explicaciones no pedidas", "Nadie en casa", "Todos los amantes son guerreros", "Las herencias", etc.


                                      "porque te vi sonriendo en tus orillas
                                       cayendo voy
                                       errática y ardida
                                       en los oscuros mundos abismales"



EL FORASTERO   poesía de Piedad Bonnett


Otra vez ha llegado el arrogante amor sin anuncio
y se ha instalado aquí
donde tu nombre comienza a ser un árbol
que me da sombra con sus siete letras
sin permiso sin prisa -con un rstro tan nuevo
que no conocí sus ojos antiquísimos
sus garras de milano
su paciencia-
ha dado órdenes para que el sol alumbre
y ha clavado su espuela
aquí donde tus ojos me pierden y me ganan
aquí donde tu voz
donde tu mano
lustra la piel de este animal que tiembla
hirsuto y tan hermoso
que ahora es guerrero el sueño al que despierto
mientras la muerte huye
de nuevo estoy a salvo.-


LABERINTO

Condenada a ser sombra de tu sombra,
a soñar con tu nombre en cada madrugada.
Por la ventana abierta un olor errabundo
de vida, -¿y tú en qué calle?-
un temblor en la luz,
el llanto de algún niño.
Y tus ojos cerrados,
o tus ojos abiertos como dos golondrinas,
y tu mano en el agua o tu mano en tu pelo
o tu mano en el aire con su triste blandura,
-¿y en qué calle tus pasos?-
y yo en sueños atada al hilo de tus sueños,
condenada a ser sombra de tu sombra,
a soñar con tu nombre en cada madrugada.-


NOCTURNO

La noche, oscura loba, golpea las ventanas
con una lluvia airada.
A lo lejos
un monótono ruido de motores
recuerda la ciudad que se desvela.
Duermen los niños
y se puebla la casa con sus sueños
de campos y caminos soleados.
En el cristal mi rostro indiferente
me devuelve impasible la mirada.
Todo se ha detenido:
el mundo afuera,
las sombras misteriosas y en el libro
el llanto de la pálida muchacha.
Noche inmensa,
noche sin bordes como un mar eterno.
Un pensamiento leve: aquí alguien falta.
Un estremecimiento.
Allá, a lo lejos,
una bocina suena
y en el libro
vuelve a llorar la pálida muchacha.-


 A LO LEJOS

No insistas. Alguien allá a lo lejos está
matando el sueño.
Alguien destaza el corazón del tiempo.
Alguien allá a lo lejos acaba con él mismo.-



                                                                Piedad Bonnett





Imágenes: pinturas del artista Santiago Cárdenas (Bogotá, Colombia, 1937)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda 
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio 

jueves, 15 de agosto de 2013

Primer sueño

                                                          María Belen Aguirre

Poeta argentina nacida en Tucumán en 1977. Estudió Cine en la Universidad Nacional de Tucumán. Ha fundado y desde 2009 dirige la Biblioteca Parlante Haroldo Conti para discapacitados visuales. Ha publicado poemas y cuentos en revistas literarias nacionales y del extranjero. Tiene escrito los libros " Praga en dos" (poemario, 2012), "El Pater" (2012), "Arigato" (2013), etc. Está en proceso de edición "Retrato de Teresa" . "El silencio de Tamar (poemario) y "Clases de Olga".


                                       "Tus viejos milagros.
                                       Tus antiguas glorias. 
                                       Tu discreto estar ahora  
                                       Inabrazable"




PRIMER SUEÑO DE TAMAT   poesía de María Belen Aguirre

Caminabamos sin pensar el paso
vos
mi amor
y yo.

A diestra y siniestra
los caminos ignotos.

El tiempo era del agua
su causa pútrida.


Y era de ver la saña con que atravesaba
nuestro avance el barro.


Pensar.

Dejarnos los zapatos olvidados, por ejemplo.
Y seguir.

Pero amábamos demasiado el producto de
nuestro trabajo.

Los zapatos, no.

Ningún pez, renacuajo o lombriz de tierra a la
vista.
Todos muertos.

Los zapatos, no.

Y la tarde
esa breve entelequia
prodigaba sobre nosotros sus últimos rayos.

La noche, no.

Fue entonces cuando el cielo
implosionado por un rayo
cayó a nuestra diestra
hecho trizas.

El apocalípsis, no.
Pensé cerrando los ojos.

Y a la siniestra un muro
construido sobre la nada
desplomaba sus ladrillos viejos.

La casa, no.

Y todo era silencio en el sueño negro.

Para saber si era verdad
busqué rauda tus ojos.

Y tus ojos asintieron
en lento parpadeo.

Yo a vos te creo,
te dije sin decir.

Y abazada a la sábana abracé el fin esa
mañana.-


LOS IMPROPERIOS DE TAMAR

Vas a caer.
Vas a rasgar el suelo
con el aplomo de tu alma.

Vas a emigrar
sin atavíos
a la tierra infértil
de los parias.

Vas a juntar
de gota en gota
el agua inútil
en el cuenco inmundo
de tus manos.

Vas a ordenar.
No van a oir.

Vas a pedir.
No van a dar.

Van a querer
cerrar la llaga
de tu oprobio.

Pero es profundo
y hondo
y negro
el pozo ese.-



                                               María Belen Aguirre





Imágenes: pinturas del artista argentino del surealismo Vito Campanella



Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com 
twitter@quiquedelucio




martes, 13 de agosto de 2013

El juego

                                                          Juan Gelman

                                             (Buenos Aires, Argentina, 1930)


                                                  "Cómo será pregunto.
                                                   Cómo será tocarte a mi costado.
                                                   Ando de loco por el aire
                                                   que ando que no ando"



EL JUEGO EN QUE ANDAMOS  poesía de Juan Gelman

Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta salud de saber que estamos muy enfermos,
esta dicha de andar tan infelices.
Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta inocencia de no ser un inocente,
esta pureza en que ando por impuro.
Si me dieran a elegir, yo elegiría
este amor con que odio,
esta esperanza que come panes desesperados.
Aquí pasa, señores,
que me juego la muerte.-


EPITAFIO

Un pájaro vivía en mí.
Una flor viajaba en mi sangre.
Mi corazón era un violín.

Quise o no quise. Pero a veces
me quisieron. También a mí
me alegraban: la primavera,
las manos juntas, lo feliz.

¡Digo que el hombre debe serlo!

Aquí yace un pájaro.
Una flor.
Un violín.-


ESCRIBO EN EL OLVIDO

Escribo en el olvido
en cada fuego de la noche
cada rostro de ti.
Hay una piedra entonces
donde te acuesto mía,
ninguno la conoce,
he fundado pueblos en tu dulzura,
he sufrido esas cosas,
eres fuera de mí,
me perteneces extranjera.-


GOTÁN

Esa mujer se parecía a la palabra nunca,
desde la nuca le subía un encanto particular,
una especie de olvido donde guardar los ojos,
esa mujer se me instalaba
en el costado izquierdo.

Atención atención yo gritaba atención
pero ella invadía como el amor,
como la noche,
las últimas señales que hice para el otoño
se acostaron tranquilas bajo
el oleaje de sus manos.

Dentro de mí estallaron ruidos secos,
caían a pedazos la furia, la tristeza,
la señora llovía dulcemente
sobre mis huesos parados en la soledad.

Cuando se fue yo tiritaba como un condenado,
con un cuchillo brusco me maté
voy a pasar toda la muerte tendido con su
nombre,
él moverá mi boca por la última vez.-


                                             
                                                        Juan Gelman






Imágenes: pinturas del artista argentino Raúl Soldi  (Buenos Aires, 1905-1994)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
La Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

lunes, 12 de agosto de 2013

Andenes

                                                           Jorge Teiller

                                     Lautaro, Chile, 1935-Viña del Mar, 1996)


                                          "¿Qué canción te gustaría oir,
                                           qué película te gustaría ver?
                                           ¿y con quién te gustaría que soñáramos
                                           después de las nueve y media de la noche?"



ANDENES  poesía de Jorge Teiller

Te gusta llegar a la estación
cuando el reloj de pared tictaquea,
tictaquea en la oficina del jefe-estación.
Cuando la tarde cierra sus párpados
de viajera fatigada
y los rieles ya se pierden
bajo el hollín de la oscuridad.

Te gusta quedarte en la estación desierta
cuando no puedes abolir la memoria,
como las nubes de vapor
los contornos de las locomotoras,
y te gusta ver pasar al viento
que silba como un vagabundo
aburrido de caminar sobre los rieles.

Tictaqueo del reloj. Ves de nuevo
los pueblos cuyos nombres
nunca aprendiste,
el pueblo donde querías llegar
como el niño el día de su cumpleaños
y los viajes de vuelta de vacaciones
cuando eras -para los parientes
que te esperaban-
sólo un alumno fracasado con olor a cerveza.

Tictaqueo del reloj. El jefe-estación
juega un solitario. El reloj sigue diciendo
que la noche es el único tren
que puede llegar a este pueblo,
y a ti te gusta estar inmóvil escuchándolo
mientras el hollín de la oscuridad
hace desparecer los durmientes de la vía.-


COSAS VISTAS

7
Sentado en el fondo del patio
trato de pensar que haré en el futuro,
pero sigo el vuelo del moscardón
cuyo oro es el único que podría atrapar,
y pierdo el tiempo saludando al caballo
al que puse nombre un mediodía de infancia
y que ahora asoma
su triste cabeza entre los geranios.-

17
Día tras día
en los charcos verticales,
de los espejos de los bares
se va perdiendo tu cara
esa hoja caída de un árbol condenado.-

29
Yo me invito a entrar
a la casa del vino
cuyas puertas siempre abiertas
no sirven para salir.-

31
Los perros ladran en el patio
al invitado triste de los domingos.
Sólo los gorriones lo saludan.-

37
En la casa de madera
sueño con los pájaros
que anidaron alguna vez en este bosque.-

44
Un vaso de cerveza,
una piedra, una nube,
la sonrisa de un ciego
y el milagro increíble
de estar de pie en la tierra.-


                                               
                                                                  Jorge Teiller






Imágenes: pinturas del artista de República Dominicana Cándido Bidó.


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
La Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio