Páginas vistas en total

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Volar en esta realidad !

La (anti) poesía de Nana Gutiérrez

PIE EN TIERRA

La eternidad
la
eternidad qué
me importa
a
mí la
eternidad !
Yo
quiero
volar
en esta
realidad.


Nana Gutiérrez Bonelli: (Arica 1924-1985) Poeta chilena. Se debería rescatar del injusto olvido la obra de Nana Gutiérrez y tendría que ser prioridad del pueblo de Arica, en el norte de Chile, lugar de residencia de esta notable poetisa de línea rupturista, creativa, que se ganó el respeto de gigantes de la poesía como Pablo Neruda y Nicanor Parra. Cultivó la anti poesía, donde mostró una aguda sensibilidad social con un exacto toque de ironía en alianza con un fino humor irreverente. Tras la familiaridad y reconocimiento propio en la voz de la poeta, surgen las lecturas posteriores pues sus textos amenos y jocosos, invitan a seguir siendo leídos y pensados, de manera que su sensibilidad penetre en cada anhelo, miedo, duda y por que no burla justificada, lo cual privilegia el trabajo de esta autora. Fue una activa movilizadora cultural y ayudó a promocionar a muchos jóvenes poetas en la década de los setenta. Murió a los 61 años.

LAS POETISAS

Ojo!
Han de saber ustedes
que no hay nada más deplorable
nada más fastidioso
que las señoritas poetisas !
Estas señoritas han invadido el mundo
han invadido los círculos literarios
han hecho morir del corazón,
a varios catedráticos !
Las hay de todos colores
y de todas tallas:
Poetisas de bigote
Poetisas sin escrúpulos
Poetisas con faltas de ortografía
Poetisas flacas como
agujas de costureras tristes.
Poetisas de terror de editoriales !
Poetisas que persiguen
a los Premios Nacionales
Poetisas madres de familia
Poetisas que van por las calles
ubicando a sus víctimas
Poetisas lolitas
Poetisas beatniks
Poetisas con pantalones
(capaces de volver loco a
cualquier Poeta del gremio)
Poetisas que escriben con el dedo
Poetisas recién dadas de alta
del Hospital Psiquiátrico
Poetisas en tratamiento perpetuo
Poetisas capaces de odiosos recitales
Poetisas a punto de suicidarse
Poetisas de vuelta del suicidio
Poetisas picadas de viruela
Pero Ojo ! Señores, todas ellas
terminarán con esta
maquiavélica invasión
con esta lluvia
con este vendaval
con este azote
con esta nueva especie atómica
acabaran les digo
Con todos los Géneros Literarios !
¡ Dios Mío !.-

Nana Gutiérrez, empezó a escribir desde muy joven y pudo a lo largo de su vida publicar una buena cantidad de libros, de los cuales se detacan: "Manos arriba" (1968), "Por el rabo del ojo" (1970) leido por Pablo Neruda para la televisión italiana, "Abril" (1971), "Calendario" (1972) obra traducida al italiano, inglés y francés, "Luna llena" (1974), "Tiempo de palomas" (1975), etc. También escribió en conjunto con el autor argentino Marco Denevi. Sus antipoemas fueron recopilados en "The South America of the Poets" con traducción a varios idiomas. A pesar de ello, es difícil en la actualidad conseguir alguno de sus trabajos.

Imágenes: pinturas de la chilena Carmen Zita Aldunate Salas (Viña del Mar, 10 de febrero de 1940), moderno en estilo renacentista.



lunes, 28 de noviembre de 2011

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos...

Poesía de Cesare Pavese

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos
-esta muerte que nos acompaña
de la mañana a la noche, insomne,
sorda, como un viejo remordimiento
o un vicio absurdo. Tus ojos
serán una vana palabra, un grito acallado, un silencio.
Así los ves cada mañana
cuando sola sobre ti misma te inclinas
en el espejo. Oh querida esperanza,
también ese día sabremos nosotros
que eres la vida y eres la nada.
Para todos tiene la muerte una mirada.
Vendrá la muerte y tendrá tus ojos.
Será como abandonar un vicio,
como contemplar en el espejo
el resurgir de un rostro muerto,
como escuchar unos labios cerrados.
Mudos, descenderemos en el remolino.-

LAST BLUES TO BE READ SOME DAY

Era un sólo galanteo,
seguramente lo sabías-
alguien fue herido
hace mucho tiempo.

Todo está igual,
el tiempo ha pasado-
un día llegaste,
un día morirás.

Alguien murió
hace mucho tiempo-
alguien que intentó,
pero no supo.-

Cesare Pavese: (Italia 1908-1950) Poeta, novelista y traductor italiano. Obtuvo la Licenciatura en Letras en 1932, trabajó como editor y traductor de Melville en su novela Moby Dick, también realizó una excelente traducción de los escritores Dos Passos, Faulkner, Defoe, Joyce, Dickens y Anderson, entre otros. Estuvo preso en 1935 por su actividad antifascista, expresada en duros escritos en la revista "La Cultura". Un año despues regresó a Turín, ya afiliado al partido comunista, y produce una parte muy importante de su obra como: "El oficio del poeta", "Diálogos con Leuco", "El oficio de vivir", "La casa de la colina", "La luna y la fogata", etc.
Agobiado por la depresión y el desengaño, Pavese se quitó la vida en agosto de 1950 tomando varios frascos de somníferos en la habitación 346 de un hotel de Turín, a los 42 años y despues de haber recibido esa noche un premio literario por su libro "El bello verano".
Se especula que su determinación se debió a su frágil salud y a sus constantes fracasos sentimentales, el último con la actriz estadounidense Constance Dowling a la que dedica sus versos "Vendrá la muerte y tendrá tus ojos". Vista la aficción amorosa de Pavese, la mujer considerada en su conjunto, absolutizada, fue sin dudas el detonador que acabó con las ganas de vivir de uno de los más importantes escritores italianos del siglo XX.

TIENES ROSTRO DE PIEDRA ESCULPIDA

Tienes rostro de piedra esculpida,
sangre de tierra dura,
viniste del mar.
Todo lo acogesy escudriñas
y rechazas
como el mar. En el corazón
tienes silencio, tienes palabras
engullidas. Eres oscura.
para ti el alba es silencio.

Eres la bodega cerrada
con la tierra removida,
donde el niño entró
una vez, descalzo,
y que siempre recuerda.
Eres la habitación oscura
en la que se vuelve a pensar siempre,
como en el patio antiguo
donde nacía el alba.-

                                          Cesare Pavese

Imágenes: Pinturas de Carlo Carrá (1881-1966) Italiano, máximo representante del futurismo. Contemporáneo de Pavese a quien conoció. Obras: "La cámara incautata" (1947), "El pino y el mar" y "Barcaiolo".


sábado, 26 de noviembre de 2011

Concurso de Poesía Fundación Pablo Neruda 2011

Hace pocos días se dió a conocer a los ganadores del Concurso  "Taller Latinoamericano de Poesía Fundación Pablo Neruda" 2011, organizado conjutamente por La Universidad Nacional de Córdoba, la Secretaría de Extensión Universitaria y el Taller Latinoamericano de Poesía de la Fundación Pablo Neruda de Chile. Una muy buena ocasión para conocer a los jóvenes poetas que fueron merecedores de tal reconcimiento.
En la publicación respectiva que se editó, con motivo de la publicación de los trabajos ganadores, Augusto Orta Córdoba, Coordinador General del Concurso, comenta que:
"En los tiempos que corren donde las relaciones humanas muchas veces son instantáneas, sin argumentos ni reflexión; la existencia de un acto poético tal como es la realización de este Concurso trata de reflejar la intención de saber ante todo en que andan los jóvenes poetas, escucharnos, retroalimentarnos sin pequeñas vanidades con el afán de emprender un viaje que parece utópico y que a la postre es necesario. Nuestros maestros nos enseñaron que o nos salvamos juntos o nos hundimos por separado."

Dario Carlos Dassie: Primer Premio

Ahora,
ábreme el cuerpo
y
observa lastimaduras
tan bellas
como
elegantes.
Mirar las estrellas
no servirá
de nada,
sino te sientes luz distante.


Ser lanzado de una catapulta
al aire,
veloz, con la sensación
de golpearte los dientes
contra una pared inmensa
pero el impacto nunca llega.
Esa sensación de miedo,
adrenalina,
costante y ambigua
no servirá de nada
si no eres sangre, muro
catapulta y aire.

Y las golondrinas,
no son más que pájaros,
nunca las vi en descanso
siempre
               volando.

Ser la fiebre y el vomito
ser el asco, ser el mundo
y volver a ser quien no puedo ser.
quien no se concibe en esta oscura
caricatura,
en esta máquina de tortura tan audaz
que representa la vida.
(Fragmento)

                              ***
Cecilia de Lucio: Primera Mención de Honor

I

Te extraño desde mis vértebras
de continente hundido

esperar

hasta saberte grieta
en la línea
de mi biografía

III

Descubrí un hueco
de ciudades anónimas
inmune
a los sellos del pasaporte

desde entonces
no muero
por ir a África
a morirme

VI

No vivo en mi país
 ni en ningún otro

VII

Me apuñalaste en pedacitos
las verdades

hundime de nuevo
clavame los paisajes
donde nos detuvimos

así me quedo
sin ojos de aeropuerto

VIII

Aunque se modifique
el recorrido

hay una gramática oculta
estricta
precisa

en tu arte
de hacerte el boludo

              ***

Este concurso contó con el aval de un jurado que tuvo la difícil tarea de elegir ante una numerosa cantidad de concursantes,un primer premio y tres menciones de honor, la calidad humana del jurado da fe: la elección ha sido justa. El poeta Jaime Quezada, primer motor de la experiencia Taller Latinoamericano de Poesía de la Fundación Pablo Neruda y Tamym Maulén escritor del país vecino junto a Adriana Musitano y Cecilia Corona Martinez, las dos con una gran trayectoria académica de nuestro país, eligieron a cuesta de saber lo parejo en la calidad de los participantes. 
Se han plasmado así, las mejores intenciones de instituciones decididas a lograr el acople entre la poesía y la gente, su reenamoramiento.

Imágenes: Foto de Pablo Neruda como Senador de la Nación y obras del pintor post-impresionista Vincent Van Gogh.

viernes, 25 de noviembre de 2011

Una lógica inesperada

Se sabe que la minificción debe ser ingeniosa, cuando el lector capta un alarde de ingenio en esa brevedad que propone el escritor, sonríe con satisfacción. Pero el intento de ese lúcido instante es, por lo general, lúdico y desacralizador, a veces nos hace reflexionar con un insospechado punto de vista, o nos obliga a re-examinar un concepto pasivamente aceptado. Lo importante en la práctica de este género de textos es la estrategia utilizada para lograr en muy pocas palabras, el efecto sorpresivo que le da entidad. Además, los escritores de microrrelatos tienen en general algo de rebeldes y gozan de pensar por sí mismos, por caminos no trillados. Hoy, les propongo ocho minirrelatos de autores conocidos, con ilustraciones de la pintura minimalista del estadounidense Barnett Newman, acaso en la plástica, por su economía de recursos, lo más similar a un breve relato literario. Una lógica inesperada en el caso de Raúl Brasca:

"Me abandoné a la placidez del sueño y, cuando regresé a la
vigilia, me vi empapado y temblando de miedo. Me perdí detrás de una mujer, y cuando me di cuenta, estaba desnudo y sin un centavo. Me dejé flotar en el vaivén de las olas, y cuando volví en mí, me hacían respiración artificial. Definitivamente, no puedo dejarme solo:"

Uno de Julio Otxoa:

"El perro riñe al gato, el gato al ratón, el ratón a la musaraña, la musaraña a la araña, la araña a la mosca, la mosca a la hormiga, la hormiga a la pulga, pero la pulga, como es tan pequeña, no tiene nadie más pequeño a quien pelear, así que, indignada, prepara la revolución para derrocar al perro."

Uno de Andrés Rivero:

"Decía que amaba tanto a su esposo que tenía que engañarlo con otros hombres; uno, para probarse a sí misma todo lo que quería al marido; dos, para destrozarle la ilusión a esos que algún día podrían rivalizar con su conyuge."

Uno de Fabian Vigne:

"Me desperté a las tres de la madrugada sobresaltado, bañado en sangre, con un puñal clavado en el medio de mi pecho. ¡Menos mal! -me dije- es sólo una realidad y seguí durmiendo."

Uno de Gabriel Jiménez Emán:

"Había confundido tanto la vigilia con el sueño que antes de acostarse clavaba con un alfiler cerca de su cama un papelito que decía: Recordar que mañana debo levantarme temprano".

Uno de Luis Felipe Fernández:

"Al convertirse en hermoso cisne, el patito feo comprendió que su madre había sido adúltera".

Uno de Alfredo Armas Alfonso:

"Engracia Magna Pastora Toribia Rafaela le pusieron a la hora del bautismo, y no crecía. Mamá lo atribuía a la carga de tanto nombre".

Concluímos con el mismo autor que empezamos, Raul Brasca:

"A ella le gusta el amor. A mí no. A mí me gusta ella, incluido, claro está, su gusto por el amor. Yo no le doy amor. Le doy pasión envuelta en palabras, muchas palabras. Ella se engaña, cree que es amor y le gusta; ama al impostor que hay en mí. Yo no la amo y no me engaño con apariencias, no la amo a ella. Lo nuestro es algo muy corriente: los dos perseveramos juntos por obra de un sentimiento equívoco y de otro equivocado. Somos felices".

Obra consultada: "Breviario de cuentos breves latinoamericanos" de Juan Armando Epple, Revista Iberoamericana de Bibliografía y "Cuento en red" (Teoría) de Dolores Koch.



Imágenes: Pinturas del artista estadounidense Barnett Newman (1905-1970), del minimalismo dentro del expresionismo abstracto. Sin título y "¿Quién le teme al Rojo, Amarillo y Azul?"



jueves, 24 de noviembre de 2011

Escuchar a través de la pared

La nueva narrativa: Hoy, desde España

AL OTRO LADO

Ayer conocí por fin a la hija de los vecinos. Hace dos días que mi mamá me dijo: "La familia que se muda a la casa de al lado tiene una niña de tu edad ¿qué bien, no? Y yo la miré con disgusto, siempre me irrita cuando me habla en ese tono. Yo no soy ninguna niña, tengo ya quince años. Todos los chicos del barrio se han dado cuenta, ahora me miran cuando paso por la plaza a comprar el pan, sé que lo hacen aunque finjo ignorarlos, y mi papá no quiere que me pare a hablar con el Chapas, que ya me ha invitado un par de veces a dar un paseo en su auto. No es guapo, el Chapas, lleva siempre barba sin afeitar, y es bastante mayor que yo, pero tiene esa mirada de fuego que me hace temblar las piernas de gusto cada vez que lo veo.
En esas estaba yo aquella tarde, pensando en los ojos de Chapas, y en sus músculos, y en sus manos grandes y sucias de trabajar en el taller, cuando mamá vino y me contó lo de la hija de los vecinos, y me sonrió muy contenta, como si se alegrase de que por fin yo fuera a tener una amiga para jugar. Me irrité y me marché a mi cuarto, a pensar en el Chapas sin interrupciones, y desde la ventana pude ver un camion de mudanzas y a una pareja que discutía. Me parecieron más jóvenes que mis padres. Él era alto, llevaba gafas. Tenía cuerpo de atleta. Ella llevaba el pelo recogido en un moño despeinado y gritaba. No vi a su hija por ninguna parte. Me tumbé en la cama. Cerré los ojos. Las voces llegaban amortiguadas desde la calle.
-...tantas mudanzas, voy a volverme loca...
-...nuevo comienzo...volver a empezar...
-...el doctor dijo...la niña...estabilidad...
-...Todo irá bien...muy bonita ¿no?
-¿...y me quieres?
Desperté varias horas después, me había quedado dormida con la ropa puesta. Sudaba. Me desvestí y dudé entre ponerme el pijama o no. Hacía calor. Entonces escuché aquel golpeteo rítmico, del otro lado. Un ritmo constante y pausado. Me pegué a la pared, escuché los gemidos, los jadeos, y un hombre que respiraba fuerte, que murmuraba entre dientes
y susurraba, y subía y empujaba con furia, y una mujer
que suspiraba en voz baja, y de pronto el hombre gritó y yo me aparté de la pared asustada.
-Te quiero, te quiero- dijo la voz del hombre.
Hubo una pausa.
-Creo que está enferma por nuestra culpa...
-Está bien, está dormida, déjala descansar.
-El doctor dijo...
-...ya no puedes hacer nada.
-No, no puedo.
-...empezar de cero, ¿sí o no?
-Pero...
-Pronto habrá terminado todo. Nos mudaremos de nuevo si hace falta.
-No, está bien...
-Bésame...pidió el hombre.
Ya no escuché nada más. Me costó dormirme esa noche. Pensé en el Chapas. Ayer por la mañana anduve como sonámbula hasta que mamá me mandó a la panadería y fui dando un paseo por la plaza. Allí estaba el Chapas con los demás chicos. Y había una joven hablando con ellos. No me costó mucho adivinar quién podía ser. Tenía el pelo rubio como su madre, aunque lo llevaba suelto. Cuando me acerqué noté que era muy bella. El Chapas también se había dado cuenta y la miraba con sus ojos oscuros y brillantes. No parecía muy enferma, y me pregunté qué tendría. Ella se giró hacia mí.
-Hola, tú debes ser Norma, ¿no?. Yo soy Noelia ahora vivo en la casa de al lado.
Yo ignoré su mano tendida, sólo observaba cómo los ojos del Chapas la recorrian lentamente. A mí nunca me había mirado así. Quise avergonzarla. La encaré bruscamente.
-Sí, lo se. Tus padres tienen su habitación junto a la mia
y son bastante ruidosos. Anoche casi rompieron la cama.
El Chapa abrió muchos los ojos, hubo alguna risa
entre los chicos. La sonrisa de ella se había congelado, pero me mantuvo la mirada azul, penetrante.
-Creo que lo imaginaste -respondió con calma- Mis padres duermen en el lado que da al jardín. Mi madre está enferma y necesita silencio, mucha calma.
Yo noté que mis mejillas se encendían y aparté la mirada. Los recuerdos de la noche anterior se arremolinaron en mi cabeza. La oí despedirse. Yo seguí mi camino. No quería mirar al Chapas, me sentía avergonzada, no sabía por qué. Seguro que me mintió para darme una lección. Al fin y al cabo no está bien escuchar detrás de las paredes. Ni dormir sin pijama.-

           Eva Díaz Ríobello

La escritora nació en Asturias, España en 1980. También es periodista. Licenciada en Literatura Comparada. Ha escrito "Susurros en el tejado" con el que en 2010 ganó el Concurso Nuevos Creadores, concedido por la Academia de Letras de Granada. También obtuvo el Premio Jóvenes Talentos Booket en el año 2005. Eva Díaz Ríobello fue premiada por sus textos con becas en el extranjero. Actualmente desarrolla su carrera en Madrid, en medios escritos y digitales como Elmundo.es , Europa Press y El país.com

Imágenes: Artistas plásticos, Kadir Nelson y Luconge.

quiquedelucio@gmail.com
Twitter@quiquedelucio



miércoles, 23 de noviembre de 2011

La decadencia del oficio

Poemas de Alejandro Rubio

La casa abierta, el aire con olor a repollo hervido. Si me dieran un peso
por cada uno de mis días que pasé
esperando en el cuarto de hotel...
No todos fueron así, pero así
se me aparecen quemaduras en el borde de la mesa, la sombra
de la silla en la pared, mirar tranquilo
las motas de polvo de espaldas
a la ventana: y un día igual, otro año,
te llama el Chancho y te dice:
Heredia,
Heredia usted es Gardel.
Gracias por todo. Ahora vivo en una especie
de ático o altillo, tres por tres,
casi nada me rodea.
Pocas visitas, cuando vienen
les sirvo mate o en su defecto café, hablan
y me distrae el temblor
de la mano entre las piernas, una mancha
en la baldosa; pero lo que de verdad me inquieta
es la decadencia del oficio.

Como a esos tipos que todavía hablan
de los asados que se mandan
los albañiles: dos horas, tres.
Clavados a una frase
como mariposas sobre el telgopor. En cambio, ese rubio
en la mesa del fondo, que se peina
con los dedos y a quien la luz
del mediodía parece molestar,
si fuera algo, sería
jugador profesional, de póker:
no producir nada ni depender
de nadie, entregado
no a un clon, ni a una
pericia, sino al mero
movimiento que no sabemos si lleva
hacia atrás o hacia adelante o afuera, pero que deja,
sin que sirva de precedente, algunos restos palpables
que nos mantienen. Una filosofía en esfigie.
(Fragmento)

Alejandro Rubio: (Buenos Aires, 1968). Poeta, su grupo de pertenencia
es "la poesía de los noventa". Es un personaje ilustre del under literario de Bs. As. Publicó unos diez libros de poesía, entre ellos, "Música mala" (1997) y "Harry Samuel Horribly" escrito en un gracioso inglés "mal aprendido". Su poesía es muy contundente; su libro "Metal pesado" se iniciaba con un verso muy recordado:
"Me recontracago en la rechota democracia". Su estética lumpen y politizada es una actualización literaria posible de los significados de la palabra "peronismo". Dice Alejandro Rubio:
"Yo creo que todo escritor que respete su métier tiene que enfrentarse, cuando hace su obra, a cuestiones éticas y políticas. Que no necesariamente se trasladan en paridad a la política del "campo literario" en cuanto tal, donde, en general, sobre o por debajo de las disputas estéticas, éticas y políticas, hay narcisismos, amiguismo, oportunismos e intereses. Lo que veo yo en este momento es que no hay propuestas fuertes estéticas o políticas. Es como si los escritores hubieran pasado directamente a la economía política del "campo" interviniendo allí mediante declaraciones y gestos, con prescindencia de los textos. Eso es suicida porque queda un vacío tal que ni siquiera se llega a perfilar un lugar en que los escritores tengan un papel definido y autónomo, quedando el "campo" exclusivamente en manos de las editoriales, los suplementos literarios y las instituciones culturales con sus migajas para repartir en el Tercer Mundo".

Pesadez en el aire de agosto,
tu pie, mi nariz, otro domingo salvaje.
Si lo que abunda, es decir, la aridez
fuera un truco: una lona que cubriera
nuestro legado, la fe de nuestros padres. Rumiar
la grasa del asado, cada pensamiento,
cada percepción. Nacimos pobres, pobres.
Pero no es que no hayamos estado
en la fiesta; es que nos quedamos
para limpiar y ser testigos
de lo que hace la luz con los restos.-

                        Alejandro Rubio





Imágenes: pinturas de Pablo Picasso: "Hombre pobre", "La familia del saltimbanquis" (1905) y del cubano César Santos "Después de la llegada", del hiperealismo americano.


martes, 22 de noviembre de 2011

La primer mujer

Poemas de Carol Ann Duffy

EL CLIMA PERDIDO

Como se siente un astronauta
que fue a la luna
si por casualidad alza los ojos
una noche, solo
para ver la asombrosa luz de su pasado
donde dio
su primer pequeño paso
para un hombre.

Esta noche, sola,
en la punta de mi lengua
el sabor de un copo de nieve
se niega a devolverme
el clima perdido, los dibujos
que mi madre hacía
ante mis ojos
en la bella hiriente luz de la nieve.-

Carol Ann Duffy: (Glasgow, 1955).
Poeta y dramaturga británica. Es Poet Laureade, es decir , poeta de la corte de Inglaterra, desde abril de 2009. Premio instituído por el rey Carlos II en 1966, considerada por ello la primera Poetisa del Reino. Duffy es la primer mujer, la primer escocesa y la primer persona abiertamente homosexual que obtiene el puesto.Vive en Manchester y es catedrática de poesía en la M. Metropolitan University. Vive su homosexualidad y lo difunde, tiene una hija.
Su obra literaria comienza en 1974 con el libro "Fleshwezthercoock and the other Poems" y ya tiene publicado unos treinta libros, entre poemarios y literatura infantil. Uno de sus últimos trabajos es "The Lost Happy Endings", Editorial Penguin, 2007. En "Ruptura" escribe una apasionante serie de poemas dedicados a un amante que no identifica, con el que obtuvo los premios "Standing Female" y "Feminine Gospels".
Es poca su obra traducida al castellano, suele aparecer en Antologías de la poesía actual.
Carol Ann Duffy obtuvo en 1988 el Premio Somerset Moughan y en el 2005 el codiciado premio T.S. Eliot Prize. Ha ganado en varias ocasiones el Scottish Arts Council Book Award.

MI TRAGO FAVORITO

Fue en The Red Dragon
en Pederyn
en el centro de Glamorgan
donde ordené
dos medios vasos
de Dark Braurs
y me los llevé afuera
para beberlas en la hierba
entre la nieve
sola
mientras una tremenda luna adamascada
sobresalía en el cielo.
Recordándolo
con palabras casi iguales a éstas,
de hecho me considero afortunada;
tanto como me siento
porque aún me amas
y el final de nuestra relación
está todavía a varios años de distancia.
Salud.-

                                                       Carol Ann Duffy

Traducción de Mirta Rosenberg.


lunes, 21 de noviembre de 2011

Tener una segunda oportunidad

Muchas veces, individualmente, nos equivocamos y generalmente decimos "Ya tendré una segunda oportunidad". Es mucho más difícil, por supuesto, cuando es la humanidad entera la que se equivoca. Entonces, el razonamiento es otro, ¿Merecemos una segunda oportunidad?. El gran Gabriel García Márquez, dijo al respecto: "Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuanto te quiero, que nunca te olvidaré." Hermosa frase optimista. Césare Pavese (1908-1950), también dijo lo suyo , más pesimista como lo fue en casi toda su magnífica obra:

                                                        "La primera vez/ para nunca fue.
                                                         La primera vez/ será/ para siempre/
                                                         la segunda vez.
                                                         Después,/ corregida,/
                                                         aumentada,/ la primera vez/
                                                         será nada.
                                                         Después: / siempre en vez de/
                                                         siempre en vez de/ siempre en vez."-

DILUVIO

Eran tantas las lluvias que cayeron sobre Castelldefels, que una noche en sueños recibió un mensaje divino. Al igual que Noe debería botar una embarcación con dos animales de cada especie, pues el diluvio era inminente. Quedaba sólo un mes. Visitó todos los bancos y cajas de ahorro. Promocionó todo tipos de rifas, timbas, colectas. Creo asociaciones, fundaciones y en tres semanas empeñándose por varias vidas compró un superpetrolero con bandera chipriota.
Como en el Zoológico de Barcelona, pensaban en un inmediato traslado, con suma astucia y artimañas, los embarcó para hacer un viaje promocional. Cargó el superpetrolero y mientras se ultimaban detalles, pensó en los pasajeros que llevaría. Al ser un huérfano que había vivido casi en la calle; al estar soltero, al no tener amigos; no quiso meter extraños en el barco que se pelearan por minucias. Por eso adelantó la salida y ya en alta mar comenzó el diluvio. El día cuarenta, salió el sol, dejó a los primates en una isla alejada del resto de los animales. Al no poder reproducirse él, les daba así una segunda oportunidad.-

                                     Carlos Fernández Guillén


Imágenes: pinturas de Edward Hick (1780-1849), pintor folclórico estadounidense, "Convivencia" y "El arca de Noe".

quiquedelucio@gmail.com
Twitter@quiquedelucio

sábado, 19 de noviembre de 2011

Oleaje de peces, oleadas de sangre...

Mar y literatura se unen particularmente bien. Y es que el mar contiene la vida y la muerte, la fuerza de la tormenta y la calma de la bonanza, bases de la poesía, lo que le hace presente en todos los tiempos y en todas las lenguas. Yo, que estoy a 700 Km. de la costa más cercana, recuerdo ese verso de Jorge Manrique, que ya en el siglo XV nos decía: "Nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar que es el morir". Esa tremenda masa de agua salada siempre ha dado como fruto impresionantes relatos, bellos mitos y conmovedoras poesías. Desde Poseidón, Andrómeda y la Atlántida, pasando por la imaginación de Julio Verne en las profundidades de su "20.000 Leguas de viaje submarino".
El mar como la poesía misma, en este vertiginoso siglo XXI sigue siendo tan inaprensible, inalcanzable, no sólo por nuestros limitados ojos, atrapados por su horizonte, sino por nuestro propio espíritu, que no cesa de mirarlo y descubrirlo. Oleaje de peces.

María Guadalupe Alvarado. Poesía actual de México.

ESCALANDO

Oleaje de peces,
oleadas de sangre.
Desafiante das, esquivas,
pudres, mutilas, cortejas.

Espuma en líneas,
vocación de algas,
revistes escaleras,
respiras en sábanas de olas.

Descubro en ti cenizas,
enredos de hojas,
sollozos
en cada uno de tus latidos.

Alimentas al mundo
lo arrastras,
lo hundes
con tus fauces calcinantes
lo devoras.

Desnuda cierro mis ojos,
inmersa,
desviándome.

Bajo por la escalinata,
mi pie siente el abismo,
crepita mi médula.

Esta herida con cisuras,
no la cura tu susurro, tu silencio.

Ulula en tu fondo el abismo,
el eco gimiendo,
tus poros suspiran.

Con pasos sobrios
sin miedo escalaré,
aun suba de rodillas.

Una escalera
surgió con la marea,
ella sutura mi herida
hay luz sin penas.

Sigo escalando, tú
en el mismo peldaño.-

                                      María Guadalupe Alvarado



Colaboración de Ágarrate Magazine Cultural de México.

viernes, 18 de noviembre de 2011

El poeta de la deformidad

Leónidas Lamborghini. A él el poeta lumpen Alejandro Rubio, le dedica un capítulo de su "Autobiografía Podrida". Dice que es el mejor poeta argentino y una de las razones es que él ha encontrado una posición en el mundo condensada en la deformidad. Y agrega la deformidad en Lamborghini permite refundar el concepto de belleza. "No decir que algo que era feo ahora es bello, sino apartar a la belleza de la medida, la regularidad, la simetría, la verdad y el bien".
Lamborghini dijo en una entrevista que : "La poética mia fue un rechazo a la poesía que yo llamaba lastimosa, mendicante, de la poesía social. Vi desde el principio que había que romperles el espinazo con el lenguaje". Leónidas Lamborghini, la voz del marginal.

EL SABOTEADOR ARREPENTIDO

En mi rostro está escrito la aceptada
renuncia
tanto vil ostracismo
después supe
el trabajo es salud, es factor
dignifica
y la otra es el crimen
la poesía maldita
Yo era el brazo derecho ahora no soy nada
Esta guitarra cae ya
volcada de mi alma
su última nota
espera.-

Leónidas Lamborghini: (Buenos Aires, 1927-2009). Poeta argentino que luego de ganarse la vida en la industria textil en tareas de tejedor, y ya siendo activo militante peronista comenzó a mediados de los años 50 a desarrollarse dentro del ámbito periodístico y poético (terreno donde supo brillar su hermano Osvaldo).
Fue redactor del diario Crítica y debutó como escritor a través de "El Saboteador arrepentido" y con el transcurso de los años, se le sumaron títulos como "Al público", "Las patas en las fuentes", "La estatua de la libertad", "Coplas del Che", "La canción de Buenos Aires", Odiseo confinado", etc.

EL SOLICITANTE DESCOLOCADO

Desempleado
buscando ese mango hasta más no poder
me faltó la energía la pata ancha
aburrido hace meses, la miseria 
busco ahora trabajo
en la era atómica
dentro o fuera del ramo
si es posible.
Todos los días abro el mundo
un jardín de esperanzas
en la sección empleados
voy clasificándome
atento
este aviso me pide.
Solicitud detállame
el que suscribe
práctico en desorganizar
está deseando
ganarse un pan en tu establecimiento
hombre de empresa
casilla de correos.-

Lamborghini vivió su exilio en México, perseguido por su militancia peronista, donde se dedicó a tareas de redactor publicitario. Muchas veces criticado, otras tantas celebrado, siempre controvertido, Leónidas tuvo entre sus admiradores a Leopoldo Marechal, Juan L Ortiz y Ricardo Piglia, que escribió: " Todos admiramos a Lamborghini y todos lo hemos copiado".


  Imágenes: pinturas del argentino Antoni Berni (1905-1981): "Retrato de Juanito Laguna", "Familia" y "Pan y trabajo".

jueves, 17 de noviembre de 2011

Una comida en familia

La reunión familiar a la hora de la comida. "No hay nada más lindo que la familia unida"...decía el jingle de un programa de televisión de hace unas décadas atrás. ¿es así?...ahora que falta un poco más de un mes para las fiestas y los parientes se reúnen ,¿ realmente la pasan bien?. Seguramente habrá sobre el tema tantas miradas como comensales a la hora de comer. Esta, al menos, es una visión original, la que nos propone en un relato breve, la escritora uruguaya Inés Bortagaray.

A LA MESA

El mantel es blanco. Cubre todas las esquinas de esta larga mesa de madera puesta en el jardín, y llega a rozar el suelo. Sobre el mantel hay platos, fuentes, cucharas, cucharones, cuchillos, servilletas, tenedores, botellas, jarras, flores, migas de pan. Alrededor estamos nosotros, la familia unida. Todos sentados a lo largo de esta gran mesa que ocupa dos parcelas de quinta, la nuestra y la de los otros, los parientes. No somos tan ruidosos como una familia italiana ni se hace el gran escándalo ni el borracho da la nota, pero igual somos borrachos. Todos tomamos vino, por ejemplo. La mesa se corta en dos entre las dos parcelas. De un lado quedamos nosotros; del otro, los parientes.
La pequeña esposa de mi primo alto, el de boca mojada como un pez y orejas de cera rebosante, viene hacia mí desde la otra mesa con gesto de arrojo (tras los cristales gruesos de sus lentes aparecen los ojos de  de muchacha provinciana que aún a pesar del encierro se hace temer, la de la lengua ácida). Se para frente a mí y me increpa: ¿por qué dijiste que mi tía es puta? Yo le digo: yo no dije nada, momentito.
Momentito: estoy recordando.
Hace veintisiete años dije algo. Dije, mirando la foto de la boda de la tía de la actual esposa de mi primo, dije: esta es una puta. Yo había aprendido la palabra puta y la usaba por vanidad. Mi vanidad se debía a haber aprendido a usar con ligereza algo que no parecía tan liviano. La palabra. Esta es puta esta no es puta esta es puta. Yo no soy puta. Yo no soy una cualquiera.
¿Por qué me lo decís ahora, cuando ya pasó tanto
tiempo? No demora, y dice, como si mordiera: Porque vos y tu madre y tu abuela tienen que tener un merecido. Yo sí demoro. ¿Un merecido por qué?. Vuelve a morderme. No estar tan campantes, en esta mesa, cuando bien se sabe que son víboras. Me molesta más lo de campantes que lo de víboras. Yo siempre salí ilesa de las críticas ajenas. Me cuido mucho de hacerlas, de decir: este es un vanidoso, aquella está llena de amargura. Es por eso que lo hablo más conmigo que con el resto y entonces me digo: qué vanidosos que estamos hoy, cuánta amargura me viene encima.
Dejo de prestarle atención a la esposa de mi primo el de la saliva y miro a una niña de rizos rojos que se sienta a mi lado. La miro y no sé quién es, de qué pariente es hija. Se sienta como señorita entre mi hermana y yo; las dos la miramos con sorpresa. No nos pelea ni tampoco está jugando. Parece haber encontrado el lugar exacto para ella. Las piernitas le oscilan sin llegar al piso. Rozo con mi dedo sus rodillas y ella se estremece y se ríe. Entonces me arrodillo y ella salta de la silla y nos ponemos a jugar bajo la mesa. Dice que se llama Olinka y que su nombre es ruso como el de algunas princesas. Jugamos a hacer caras de las feas y yo le gano. Afuera sigue el barullo, pero se oye apagado por el peso del mantel. Afuera alguien dice: nuestra ensalada es por lejos la mejor. Olinka se saca los zapatos y las medias caladas y me muestra su pie. Se lo huele y me lo da para que yo también lo huela. Lo huelo y le digo: ay, que pie más asqueroso. Después vamos a los pies de la familia y se los olemos a todos.
Algunos nos gustan y otros no. A ella le gustan más que a mi los pies de la familia. Los pies de mamá huelen rico. Tiene sandalias color café con tiras de cuero que se cruzan adelante. Mi hermana se rasca el empeine con la punta del zapato. Cuando acercamos las narices hace un movimiento brusco y le golpea el mentón a Olinka, que justo está oliendo. Olinka comienza a lloriquear y yo le tapo la boca con mi mano. En la mesa se hace silencio. Alguien ahoga una exclamación y se oye un zumbido.
Me acurruco entre las piernas estiradas de mi padre (sé que ahora yace satisfecho con la boca casi sonriente, plácida, y esos ojos de ausencia dichosa, de momento previo al desencanto) y atraigo a Olinka contra mi pecho como quien aprieta a un niño durante el estallido de una bomba. La discusión entre las mesas da comienzo entonces.-

                                                        Inés Bortagaray 

Inés Bortagaray: (Salto, Uruguay 1975) Escritora y periodista. Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Escribe guiones de películas como el de "Una novia errante". Tiene dos libros de relatos. El que presentamos en esta nota se incluye en la edición de Zoetrope dedicada a nuevos autores latinoamericanos "All-Story" propuesta presentada por Francis Ford Coppola.


Imágenes: pinturas de Alvarez de Sotomayor "Comida en Bergantiños", "Bodegones", " Naturaleza Muerta" de Paul Cezanne (impresionismo) y "La comida en el arte", hiperealista.

quiquedelucio@gmail.com
Twitter@quiquedelucio

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Una ciudad de cartón

La madre de Santiago Vega, más conocido en el mundillo literario como Washington Cucurto, estaba paseando por un shopping y de pronto vio la portada de un libro que le llamó la atención. "Se parece a mi hijo" dijo asombrada. Se acercó a la vidriera y comprobó que el muchacho de la foto, caracterizado como un pai brasileño, era ese nacido en Quilmes, morrudo que ella tuvo hace 38 años. La señora entró a la librería para buscar el libro "El curandero del amor", y le dijo al librero: "Soy la madre del autor". Qué hubiera dicho la señora si hubiera leído en la portada que su hijo, maquinaria de marketing mediante, es considerado como "el hecho maldito de la literatura argentina, una auténtica trompada a la mandíbula de la cultura bienpensante". Difícil saberlo porque la anécdota, contada por el propio escritor en un bar, concluye con las palabras del vendedor: "La felicito, señora".

LA CIUDAD

Pese a todos los libros de cartón mal armados; mal pegados
pese a todas las palabras y los pensamientos tilingos,
sobreviviremos.

Construiremos otra ciudad, otro barrio de Once,
otra estación ferroviaria, otra plaza,
si estamos juntos, sólo juntos, compañera de todo;
pese a la bronca y la violencia construiremos un mundo
nos levantaremos con ganas, come me decís en tus mensajes:
¡qué ganas de verte; cómo te extraño!

Librito tras librito, construiremos todo de la nada,
¡el barrio estará orgullosos!

Cuantos más libritos de cartón fabriquemos,
más niños los leerán.

Construiremos caminos, puentes, obeliscos y casas,
y al final del camino una prole de críos nos dirán gracias.

Comenzaremos unidos y terminaremos en pedacitos
de otros que son como nosotros;
hijos, solaris, compañeros, soñadores y esclavos.

Esta ciudad nos recordará a otras
se meterá de prepo en el alma de otras.

Acá estará siempre Buenos Aires, Nuevo Once,
La República de todos.
A un cartonero.-

Washington Cucurto está en la Feria del Libro de Buenos Aires. ¡La cara de la platea llena de docentes cuando llega la mesa de lecturas y Cucurto abre su libro de tapas de cartón! Las caras de educadores de blancas palomitas cuando el escritor, legitimado por el escenario, el micrófono, todo, abre la boca y lee un poema sobre bicicletas y mujeres y dice que cuando son lindas:"¡Fah que ganas de mirarles el culo a las dos!". ¿Eso es poesía?, se cuestiona por ahí. Gran pregunta, que ya vale la presencia del creador y director de "Eloísa cartonera".

Washington Cucurto: (seudónimo). Poeta, narrador y editor argentino, nacido en 1973. Su obra siempre recurre a las minorías y a los marginales. Dirige la editorial Eloísa Cartonera, un proyecto social que nace allá por la crísis del 2001 y publica libros de autores
inéditos latinoamericanos editados en cartón comprado a los cartoneros de Buenos Aires. Su principal obra poética: "Zelarayán", "La máquina de hacer paraguayitos", "20 pungas contra un pasajero", "La luna en tus manos", "Hatuchay", "Upepeté", etc.
Tiene escritas varias novelas, entre las más conocidas, vale citar a "El curandero del amor" y "Cosa de negros".

UNA CARTONERIA EN BUENOS AIRES

¡Cómo les explico, señores lo que es una cartonería en Buenos Aires!
No hay palabras para semejante despropósito de amor.
El poeta al final del día tampoco encuentra las palabras adecuadas.
Es que no las hay.
En la calle Brandsen del barrio de La Boca, en esta tarde
late una cartonería, un tallercito donde unos jovenes
osados fabrican los libros más lindos que vi. No soy un
bibliófilo, pero esto lo puede constatar un
bibliotecario yanqui
con familia en México o un mexicano estadounidenseado.
¿Por qué todos los bibliotecarios yanquis son latinos?
En la cartonería de Buenos Aires están los hombres más simpáticos
esos a los que nunca tendremos el disgusto de conocer y el placer de
leer.
Que sea siempre así, en esta cartonería donde un grupo de
trabajadores sueñan, pintan tapas y recortan el cartón de las calles.
Pero es difícil explicarles con lujo de detalles qué es una cartonería.
Nadie lo sabe, ni siquiera nosotros.-

                                                    Washington Cucurto             

quiquedelucio@gmail.com
Twitter@quiquedelucio

lunes, 14 de noviembre de 2011

Una cierta confusión-Kafka

Muchas veces uno pide ayuda a alguien para que lo proteja y el resultado es exactamente al revés de lo pensado o casi. Como dice el dichoso refrán "Es peor el remedio que la enfermedad", este comentario que bien podría estar dirigido a muchos civiles que en épocas muy tristes de nuestro país fueron literalmente a golpear las puertas de los cuarteles para que nos protegieran los militares, en realidad está sólo enunciado para la presentación de un cuento. Casi una parábola sobre lo mencionado. El tema sería ¿cómo hacer para defenderse de los que te defienden?  De Franz Kafka: El viejo manuscrito.

Podría decirse que el sistema de defensa de nuestra patria adolece de serios defectos. Hasta el momento no nos hemos ocupado de ellos sino de nuestros deberes cotidianos; pero algunos acontecimientos recientes nos inquietan.
Soy zapatero remendón; mi negocio da a la plaza del palacio
imperial. Al amanecer, apenas abro mis ventanas, ya veo soldados armados, apostados en todas las bocacalles que dan a la plaza. Pero no son soldados nuestros; son evidentemente, nómades del Norte. De algún modo que no llego a comprender, han llegado hasta la capital, que, sin embargo está bastante lejos de las fronteras. De todas maneras, allí están, su número parece aumentar cada día.
Como es su costumbre acampan al aire libre y rechazan las casas. Han convertido esta plaza tranquila y siempre pulcra en una verdadera pocilga. Muchas veces intentamos salir de nuestros negocios y hacer una recorrida para limpiar por lo menos la basura más gruesa; pero esas salidas se tornan cada vez más escasas, porque es un trabajo inútil y corremos, además, el riesgo de hacernos aplastar por sus caballos salvajes.
Es imposible hablar con los nómades. No conocen nuestro idioma y casi no tienen idioma propio. Ellos se entienden como se entienden los cuervos. Todo el tiempo se escucha ese graznar. Nuestras costumbres y nuestras instituciones les resultan tan incomprensibles como carentes de interés. Con frecuencia hacen muecas; en esas ocasiones ponen los ojos en blanco y les sale espuma por la boca, pero con eso nada quieren decir ni tampoco causan terror alguno; lo hacen por costumbre. Si necesitan algo lo roban.
También de mi tienda se han llevado excelente mercancías. Pero no puedo quejarme cuando veo, por ejemplo, lo que ocurre con el carnicero. Apenas llega su mercancía, los nómades se la llevan y la comen de inmediato. También sus caballos devoran carne; a menudo se ve a un jinete junto a su caballo comiendo del mismo trozo de carne, cada cual de una punta. Hace poco el carnicero pensó que podría ahorrarse, al menos, el trabajo de descuartizar y una mañana trajo un buey vivo. Pero no se atreverá a hacerlo nuevamente. Yo me pasé toda una hora
 tapado con toda mi ropa, tirado en el suelo con mantas y almohadas para no oír los mujidos de ese buey, mientras los nómades se abalanzaban sobre él y le arrancaban con los dientes trozos de carne viva. No me atreví a salir hasta mucho después de que el ruido cesara.
Precisamente en esa ocasión me pareció ver al emperador en persona asomando por una de las ventanas del palacio; casi nunca sale a las habitaciones exteriores, pero esta vez lo vi, o por lo menos me pareció verlo, contemplando cabizbajo lo que ocurría frente a su palacio.
- ¿En qué terminará esto?- nos preguntamos todos- ¿Hasta cuando soportaremos esta carga y este tormento? El palacio imperial ha traído a los nómades, pero no saben cómo hacer para repelerlos. El portal permanece cerrado; los guardias, que antes solían entrar y salir marchando festivamente, ahora están siempre encerrados detrás de las rejas de las ventanas. La salvación de la patria sólo depende de nosotros, artesanos y comerciantes; pero no estamos preparados para semejante empresa; tampoco nos hemos jactado nunca de ser capaces de cumplirla. Hay cierta confusión, y esa confusión será nuestra ruina.-

                                                                 Franz Kafka

quiquedelucio@gmail.com
Twitter@quiquedelucio




sábado, 12 de noviembre de 2011

Mi único tema es lo que ya no está

                                         CONTRAELEGÍA

                           Mi único tema es lo que ya no está
                           y mi obsesión se llama lo perdido.
                           Mi punzante estribillo es nunca más.
                           Y sin embargo amo este cambio perpetuo
                           este variar segundo tras segundo
                           porque sin él lo que llamamos vida
                                    sería de piedra.-

José Emilio Pacheco: (Ciudad de México 1939) Poeta y ensayista mexicano. Empezó a brillar desde muy joven en el panorama cultural gracias a su dominio de las formas clásicas y modernas y al enfoque universal de su poesía. Además se ha consagrado como eximio traductor, trabajando como director y editor de colecciones bibliográficas y diversos suplementos culturales. Es el escritor mexicano más admirado de la actualidad no sólo porque en el 2009 ganó el Premio Cervantes. La admiración viene de antes. Desde que publicó sus primeras poesías a fines de los años cincuenta o desde que logró la veneración de miles de lectores jóvenes con la novela "Las batallas en el desierto". Pacheco durante mucho tiempo evitó las entrevistas, no le interesa convertirse en poeta oficial y siempre criticó la tendencia de que los poetas fuesen más importantes que la poesía misma.
Ha sido galardonado además con el Premio Nacional de Poesía, el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda en 2004 y el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 2009.

LUMBRE EN EL AIRE

Estallan los jardines de la pólvora
en el cielo oscurísimo y su aplomo

Estruendo frente al mar que se encarniza
desde la eternidad contra las rocas.

A cada instante otro Big bang.
Nacen astros, cometas, aerolitos.

Todo es ala y fugacidad
en la galaxia de esta lumbre.

Mundos de luz que viven un instante.
Luego se funden y se vuelven nada.

Como esta noche en que hemos visto arder
cuerpos fugaces sobre el mar eterno.-

INDESEABLE

No me deja pasar el guardia.
He traspasado el límite de edad.
Provengo de un país que ya no existe.
Mis papeles no están en orden.
Me falta un sello.
Necesito otra firma.
No hablo el idioma.
No tengo cuenta en el banco.
Reprobé el exámen de admisión.
Cancelaron mi puesto en la gran fábrica.
Me desemplearon hoy y para siempre.
Carezco por completo de influencias.
Llevo aquí en este mundo largo tiempo.
Y nuestros amos dicen que ya es hora
de callarme y hundirme en la basura.-
                           
                              ***
En la obra poética de José Emilio Pacheco se destacan: "Los elementos de la noche" (1963), "El reposo del fuego" (1966), "No me preguntes cómo pasa el tiempo" (1969), "Irás y no volverás" (1973), "Islas a la deriva" (1976), "El silencio de la luna" poemas de 1985 a 1996, etc.     

Imágenes: Pinturas de Francisco Goitia (México 1882-1960) Perteneciente a la escuela mexicana de Pintura y Escultura. Uno de los primeros que con su marcada ascendencia indigenista inició rumbos fijos para una pintura netamente revolucionaria. Obras: "Paisaje", "Costas de Cataluña" (1950) y "Tata Jesucristo" (1926).

viernes, 11 de noviembre de 2011

Silvio

                                    "Compañeros poetas tomando en cuenta
                                    los últimos sucesos en la poesía
                                    quisiera preguntar, me urge
                                    que tipos de adjetivos
                                    se deben usar para hacer
                                    el poema de un barco
                                    sin que se haga sentimental
                                    fuera de la vanguardia
                                    o evidente panfleto"
de "Playa Girón"

No es la primera vez que nos visita Silvio Rodríguez, pero en esta oportunidad la Universidad Nacional de Córdoba le acaba de otorgar el Doctor Honoris Causa, galardón entregado por la rectora Carolina Scotto. Silvio agredeció y confesó, con humildad no merecerlo, pero luego reflexionó: Me consuela cuando aclaman por Cuba. Entonces el peso de la distinción se reparte. Pienso en mi pueblo que sí merece muchas cosas.

Silvio nació el 29 de noviembre de 1946, en San Antonio de los Baños-Cuba. Cantautor y poeta es considerado el máximo exponente de la música característica de su país surgida con la Revolución Cubana, conocida mundialmente como la Nueva Trova. Tiene aproximadamente unas cuatrocientas canciones escritas. Sus temas resuenan en cada fogón y son chispas de rebeldía en los corazones jóvenes. Son tantos y tan buenos que me costó elegir uno para acompañar esta nota en el Blog.
Me decidí por Ángel para un final.

Cuentan que cuando un silencio
aparecía entre dos
era que pasaba un ángel
que les robaba la voz.
Y hubo tal silencio el día
que nos tocaba olvidar
que de tal suerte yo todavía
no terminé de callar.
Todo empezó en la sorpresa
en un encuentro casual
pero la noche es traviesa
cuando se teje al azar
sin querer se hace una ofrenda
que pacta con el dolor
o pasa un angel
se hace leyenda
y se convierte en amor.
Ahora comprendo
cual era el ángel
que entre nosotros pasó
era el más terrible, el implacable
el más feróz.
Ahora comprendo en total
este silencio mortal
ángel que pasa
besa y te abraza
ángel para un
final.-

                     Silvio Rodríguez